De cara a los cuatro puntos cardinales

Publicada el día: 15 marzo, 2013

Situada en un barrio residencial de la ciudad de Mendoza, la casa es un ejemplo de arquitectura sustentable capaz de conservar una estética cimentada en la geometría y pensada para encarar las inclemencias del clima continental de la zona.



 

Esta vivienda, que ha sido diseñada por los Arq. Leonardo Codina y Juan Manuel Filice se sitúa en un terreno plano de 1500 m2, en un área residencial emergente dentro de la ciudad de Mendoza donde el clima presenta grandes amplitudes térmicas entre estaciones y donde por lo general la poca brisa que se presenta proviene siempre del Sur.

El lugar donde está ubicada la casa, su paisaje circundante y las condiciones climáticas fueron determinantes en su estética que además se concreta con parámetros sustentables.

La casa se recorre siempre en relación a un patio central de carácter íntimo abriendo los espacios principales a un gran jardín perimetral de uso más público y a una condición más húmeda. Los espacios principales, más amplios, se organizan con orientación norte para obtener una ganancia térmica directa por asoleamiento y los más íntimos se orientan al este, dejando los servicios al oeste.

Debido al movimiento natural de las masas de aire, el volumen del aire existente en el patio central se eleva por temperatura provocando vacío y absorbiendo los beneficios ambientales del jardín perimetral a través de las ventanas de los espacios interiores.

Una serie de elementos apoyan esta estrategia para encausar y disminuir los vientos del sur. El mismo recurso es utilizado en el patio central, a partir de una abertura horizontal a nivel del suelo en el muro de hormigón. De esta forma se logra resguardar a la casa de los vientos que la rodean y hacer un buen aprovechamiento térmico.

El gran tabique que emerge desde el patio central para proteger la casa de la radiación solar del oeste, resuelve el ámbito de acceso. Para protección de la cara oeste y para la cara principal de la casa, se optó por un sistema de fachada ventilada con un material micro perforado.

La idea radicó en encontrar contrastes, enfrentando un dramático ámbito de acceso desde donde es posible ver sólo suelo y cielo en contrapunto con un espacio interior abierto y profundo, donde pueden entenderse varias instancias visuales y donde todo parece estar en espacio y tiempo simultáneos.

La materialidad del proyecto está dominada por un esqueleto de hormigón  que se observa a simple vista y que está  realizado con tablas de pino cepillado. El material microperforado de la fachada cambia su expresión según las condiciones de iluminación. Los planos de guatambú lustrado natural, los tableros negros de las puertas y el resto de los materiales satinados y brillantes contrastan con la estructura principal.

 

A4 Estudio

Integrado por los arquitectos Leonardo Codina y Juan Manuel Filice, el estudio nació en 2004 y sus obras han recibido en 2002, 2006 y 2008 el Premio Edificar en la categoría “Arquitectura joven de Mendoza” y también han sido parte de la muestra Argentina en la Bienal de Quito de esos años. En 2007, el estudio fue considerado por diario Clarín junto a otros seis como generación del recambio; en 2008  obtuvo el premio Ventanas al Futuro otorgado por la Sociedad Central de arquitectos, y en 2010 participó en la Muestra Diseño Argentino 10 x 10 en el Centro Metropolitano de Diseño, en el Festival Internacional de Diseño de Buenos Aires y en el Encuentro Internacional de Arquitectura de Cali, Colombia. En 2011 fue finalista en Premios Arq con Casa Codina y Casa S.

 

Ficha técnica
Ubicación: Mendoza, Argentina.
Arquitectos: Leonardo Codina y Juan M. Filice.
Superficie: 450 m2.
Materiales: Hormigón, aluminio natural, vidrio y madera y aluminio negro perforado.
Web: www.a4estudio.com.ar