Eugenia Ctibor: construir de verdad

Publicada el día: 15 marzo, 2013

Texto Paula Bistagnino. Texto gentileza Eugencia Ctibor y Diego García. Omar Panosetti (Collage).

Especial Día de la Mujer / Empresaria, gerenta de RRHH de Cerámicas Ctibor y directora del Museo del ladrillo.



 

La familia de Eugenia tiene historia. Su bisabuelo se llamaba Francisco Ctibor. Checo de nacimiento e ingeniero de profesión, decidió instalarse en la Argentina en busca de nuevos desafíos, luego de participar de la construcción de la Torre Eiffel en París y del armado del canal de Panamá. Eran los comienzos del siglo XX. En el país, Francisco ganó la licitación de la obra pública para la construcción del canal de desagües pluviales de la naciente ciudad de La Plata. Entonces, decidió comprar una fábrica de ladrillos para abastecer la obra. Así nació Cerámicas Ctibor. Desde 1978 es el padre de Eugenia y Jorge, quienes están al frente de la empresa y sigue a paso firme el espíritu emprendedor de su fundador. Ella es representante de la cuarta generación y gerente del Área de Recursos Humanos; y entiende que la cultura de trabajo con la que se manejan tiene cuatro pilares que la enorgullecen: la confianza, la buena disposición, la cooperación y la comunicación fluida. Pero no siempre estuvo en la fábrica. Eugenia es licenciada en Psicología y antes de entrar en Cerámicas Ctibor en 2006, fue docente, atendió en consultorios y trabajó en otra empresa. En 2008, fundó junto a su familia la Fundación Espacio Ctibor, una entidad de bien público sin fines de lucro, que tiene por objetivo, entre otros, fomentar el estudio, la preservación, el cuidado y el desarrollo del arte, la ciencia y la tecnología, y que dio nacimiento al primer Museo del Ladrillo, una iniciativa que enlaza pasado, presente y futuro de la actividad ladrillera nacional y que preserva las obras realizadas con ladrillos Ctibor.

–¿Qué cualidades debe tener una mujer para dedicarse al mundo empresario

–Tiene que tener empuje, convicciones fuertes, porque es un rubro muy masculino; hay que tener fuerza interior para batallar. También es importante tener sensibilidad y un pensamiento estratégico.

–¿Qué inspira tu pasión por lo que hacés?

–Me inspira lograr siempre un mejor desempeño en todo, todos podemos ir mejorando en la forma en la que trabajamos. Para mí encontrar el mejor puesto para una determinada persona es totalmente inspirador. Mi función es encontrar que cada uno calce en el lugar en que más se pueda desarrollar.

–¿Tuviste momentos difíciles en tu carrera?

–Generalmente, mis malos momentos están relacionados con las crisis. En la gestión de recursos humanos esto es vital. Tanto las crisis económicas como las sindicales son momentos en los que la gestión es clave. Los superé con mucha comunicación para establecer relaciones de confianza con la gente.

–¿Cuál es la parte de tu trabajo que te da mayor placer?

–Trabajar con la gente. Yo trabajo en la psicología laboral desde la vocación.

–¿Qué consejos darías a los jóvenes emprendedores?

Les diría que se jueguen por lo que sienten. Y que se profesionalicen, que se formen.

–¿Cuál será la próxima tendencia? ¿Qué es lo que se viene en la gestión de RRHH?

–Estamos atravesando grandes cambios a nivel de recursos humanos y las empresas están trabajando con estas turbulencias generacionales en donde nos encontramos con diferentes formas y valores; sobre todo en relación a la cultura del trabajo, cómo se tiene y se debe trabajar. Yo creo que van a tener que aparecer nuevas reglas de trabajo y las firmas deberán tratar de mantener los valores que considera vitales para su organización, porque las generaciones nuevas te empujan a nuevas formas.

 

Detrás de las paredes

Una persona clave en su vida o trayectoria: Jorge, su papá

Una palabra: armonía

Un color: violeta 

Un aroma: flores

Un sabor: chocolate

Una textura: seda

Un sonido: a risas

Un sueño: un mundo mejor

Un lugar: un bosque

Una cualidad: el equilibrio