María Laura Elvira: de profesión, golfista

Publicada el día: 15 marzo, 2013

Texto Paula Bistagnino. Texto Diego García y gentileza María Laura Elvira. Omar Panosetti (Collage).

Especial Día de la Mujer / Golfista, es la segunda argentina profesional en competir en la Ladies Professional Golf Association (LPGA). Una fuera de serie.



 

En el fondo, siempre supo que iba a dedicarse al golf. Creció viendo a sus padres disfrutar de este deporte y ya a los 12 años estaba jugándolo ella también. Lo sabía casi con certeza, pero, sin embargo, esperó a tener el título de Licenciada en Economía de la Universidad Católica Argentina para dedicarle todo su empeño a su segunda profesión, que sin dudas fue la primera vocación. Eso fue en 2002 y entonces ya tenía 25 años. Empezó a entrenar sin parar; con disciplina y dedicación, pero también con paciencia: sin apuro, recién seis años después Twenty –como la conocían todos- hizo su debut profesional. Fue nada menos que en el LPGA Futures Tour -también llamado Symetra Tour, donde compite actualmente-. Y desde entonces su título de economista ocupa un segundo lugar entre los diplomas y reconocimientos que acumula: ocupó el primer puesto del ranking argentino entre 2006 y 2007; fue cinco veces campeona del Golf Club General San Martín -donde además fue capitana de los equipos para campeonatos nacionales-; también ganó el  Campeonato Sudamericano (Copa Los Andes) en 2007, la Copa de Oro en 2008, fue Campeona Nacional Uruguaya en 2006, Mejor Jugadora de 2004 del Club Ciudad Buenos Aires y es la segunda argentina profesional que compite en la Ladies Professional Golf Association (LPGA), la organización norteamericana de golfistas femeninas. Además de jugar al golf, le gusta bailar y disfruta de viajar y conocer el mundo.

-¿Qué cualidades debe tener una mujer para hacer una buena trayectoria en el golf?
Debe tener perseverancia, actitud ganadora y estar dispuesta a hacer los sacrificios necesarios en el mundo del golf. Tiene que tener un objetivo que sirva de modelo dentro y fuera de la cancha como así también los valores del LPGA: Leadership: ser líderes desde el ejemplo de integridad y respeto. Passion: el amor que compartimos con nuestros fans por el deporte. Giving: transmitir las enseñanzas éticas que nos dejaron los grandes jugadores.
Approachability: acercarnos a nuestros fans y sponsors reconociendo el valor de interactuar con ellos e ir más allá de sus expectativas.
–¿Qué inspira tu pasión por lo que hacés?
–Es muy difícil de expresar el sentimiento que genera la pasión por lo que hago. Tiene que ver desde amar la naturaleza, ámbito donde se desarrolla, hasta el desafío que me plantea la superación permanente de mi técnica, estrategia de juego, y preparación física y mental.
–¿Tuviste momentos difíciles en tu carrera?
–Siempre existen momentos difíciles en la carrera de cualquier atleta y superar algunas lesiones ha sido lo más duro. Mantenerme mentalmente activa en el deporte con ejercicios de visualización, y contar con un equipo de médicos y kinesiólogos excelentes me han ayudado a salir adelante.
–¿Cuál es la parte de tu trabajo que te da mayor placer?
–Jugar torneos me genera una adrenalina que sólo la competencia puede dar y es inigualable vencer el desafío que las dificultades, como el viento, la lluvia, los obstáculos, etc., te presentan en cada golpe de la competencia.
–¿Qué consejos darías a los jóvenes emprendedores?
–Mi consejo siempre está orientado a disfrutar tanto del entrenamiento como de la competencia, a no perder el deseo de jugar, que no se convierta en algo rutinario y entender que se trata de un juego.
–¿Qué es lo que se viene en el golf?
–Creería que lo que se viene es aún más profesionalismo y un nivel competitivo de
excelencia con más exigencias a edades más tempranas.

Aciertos personales
Una persona clave: en mi vida, mis padres; en mi trayectoria, Annika Sörenstam -una de las mejores golfistas del mundo-, porque es una mujer que siempre se quiso superar, ser la mejor en cada tipo de tiro, logrando la vuelta más baja de la historia y desafiándose a sí misma al competir contra los hombres. Es un ejemplo de deportista.

Una palabra: sinceridad.
Un color: rojo.
Un aroma: jazmines.
Un sabor: cualquier tipo de dulce.
Una textura: la suavidad de las plumas.
Un sonido: el canto de los pájaros.
Un sueño: ganar el US Open.
Un lugar: París.
Una cualidad: honestidad y perseverancia.