Calzado inteligente para peques

Publicada el día: 29 abril, 2013

El pie, esa maravillosa obra biomecánica que nos regaló la naturaleza, debe ser cuidado con inteligencia y amor. Más aún, en los niños que en su etapa de crecimiento, están en continuo movimiento. De allí la importancia de fijarse bien a la hora de elegir el calzado adecuado, más allá de su bonito diseño.



 

No debemos olvidar que el ser humano fue creado para ir descalzo; por lo tanto, lo más sabio es tenerlo presente. Desde ya que en la actualidad, esto es totalmente imposible, por lo tanto, lo mejor es elegir (sobre todo en el caso de los chicos), un calzado inteligente que respete y ayude a mantener sanos sus pies. Su tarea es protegerlos y abrigarlos, no aprisionarlos, impidiéndoles estímulos tanto internos (del propio movimiento, equilibrio, postura) como externos (contacto de la planta con el suelo). Hablando sobre este tema, Philippe Souchard, creador del método Reeducación Postural Global (R.P.G.), en una de sus charlas pregunto al público asistente: “¿Por qué nos empeñamos en calzar a los niños con botas de esquí?”.

 

Qué dicen los especialistas

La Dra. Lorena Romano, pediatra del Sanatorio de los Arcos afirma que “el calzado ideal para los niños cumple dos funciones: facilitar el movimiento y protección frente a agentes meteorológicos, impacto excesivo e irregularidades del terreno”.

En cuanto a recomendaciones a la hora de comprar, asevera que “tiene que ajustarse  perfectamente en amplitud y longitud a las características anatómicas del pie. Debe ser del tamaño justo, no más grande para que dure más, ya que esto dificulta el andar y puede lastimar el pie. El tacón no debe superar los 3-4 centímetros para evitar cargar en exceso la parte anterior del pie y forzar las curvaturas de la columna vertebral  y la posición de la cadera. En el caso de pequeños con tendencia a los esguinces de tobillo, el calzado indicado es aquel que posea talón alto”. Agrega la doctora: “La suela debe ser capaz de absorber el impacto (con un espesor mínimo de 10 milímetros), ya que los chicos pasan mucho tiempo caminando, corriendo y saltando. Es preferible que sea cerrado en la parte posterior, no con tiras, y sí con contrafuerte, ya que ayuda a controlar y estabilizar los movimientos del talón durante la marcha y evita la formación de dedos en martillo. Por su parte, el sistema de sujeción tiene que ser mediante cordones o velcros. Un zapato inadecuado puede ser el origen de un gran número de patologías, como deformación del pie, callosidades, dedo en martillo, juanetes y futuros dolores en la cadera”. Para finalizar, puntualiza:

 

• No dejarse atraer sólo por el diseño y la moda.

• Asegurarse que el calzado no produzca fricciones ni presiones en el pie, los dedos deben poder moverse al andar.

• Dentro de lo posible, realizar la compra por la tarde, ya que los pies están más hinchados.

• Deben medirse los dos pies juntos, y si el número es diferente, se debe elegir el del pie más grande.

• Los niños en edad escolar necesitan calzado cómodo, con la parte de atrás rígida para contener el tobillo, y el frente cuadrado o redondeado.

• A veces está contraindicado que el calzado sea “heredado” de un hermano mayor, ya que ha tomado la forma del primero.

• Cuidado, si el zapato o zapatilla resulta apretado, los niños flexionan los dedos provocando callosidades o dedos en martillo.

A su vez, un estudio con consumidores realizado por la empresa Topper asegura que a la hora de comprar zapatillas, las madres priorizan la protección, durabilidad, resistencia, comodidad y calidad. Laa mejor respuesta a dichas necesidades son los 7 beneficios que esta marca incluyó en sus zapatillas:

 

1. Peso adecuado. Debido a la correcta distribución del peso, el pie no se ve forzado a gastar energía extra.

2. Talonera resistente. Mantiene al talón en forma vertical para evitar posibles torceduras.

3. Mínimas costuras internas. Para evitar roces que puedan lastimar su pie.

4. Adecuada elevación de la suela. El diseño facilita un andar cómodo sin descuidar la firmeza.

5. Suela flexible. Le permite al pie un movimiento natural y cómodo.

6. Suela con dibujo. Gracias a su diseño, garantiza un paso con mejor adherencia al piso.

7. Puntera ancha y alta. Le permite a los dedos del pie una mayor libertad de movimiento.

 

Texto: Adriana Aboy.

Fotos: Istockphoto y gentileza empresas.

Notas relacionadas