Cómo armar un cuarto para adolescentes

Publicada el día: 10 abril, 2013

Los adolescentes necesitan su espacio, un dormitorio que no sea sólo para descansar, sino también para encerrarse a vivir su vida, a fantasear, a jugar, a charlas con los amigos y a estudiar. Ideas y claves para que nada falte a la hora de elegir.



 

Diferencias entre el cuarto de un niño y el de un adolescente

Por lo general los niños, tienden a jugar acompañados por sus padres en los lugares comunes de la casa (comedor, playroom, living, jardín) y los adolescentes a encerrarse en su mundo que es su cuarto. A la hora de diseñar un cuarto de niño, se prioriza el sector de dormir y de guardado de juguetes. En cambio, la planificación del espacio para adolescentes tiene que ver con el sector entretenimiento (TV, playstation, Wii), el sector de trabajo (el escritorio, biblioteca) y la posibilidad de invitar amigos a dormir. En la actualidad, es prioritario el espacio tecnológico, tanto de TV, como de computadora, que están tendiendo a unificarse.

• El equipamiento mínimo que debe tener

Cama con carro auxiliar, mesa de luz, escritorio, biblioteca y equipamiento de TV.

• Materiales adecuados y materiales desaconsejables

Se aconseja la madera en melamina, porque no se raya y tiene larga durabilidad. También corcho, goma eva y vinilos, porque son fáciles de cambiar, para acompañar el crecimiento del usuario. Se desaconseja el vidrio, por peligroso, y el laqueado, poco amigable para adolescentes que por lo general hacen un uso más descuidado y se salta rápidamente.

• Soluciones para aprovechar el espacio, por ejemplo, con muebles que combinan funciones

En Dash tenemos la experiencia de que no siempre es bueno que los equipamientos tengan doble funcionalidad. El escritorio es un lugar de apoyo de cosas fijas (computadora, equipo de música), por eso no conviene que sea plegable. No es lo mismo tener un carro auxiliar debajo de la cama para invitar amigos, que armar y desarmar un escritorio.

• Tips para cuando los hermanos comparten el cuarto

Depende la situación: según la edad (si tienen mucha diferencia, no es aconsejable); por la relación que tengan (pueden llevarse muy bien o muy mal, o pueden estar muy mimetizados y no es bueno que compartan espacio para que cada uno tenga su propio universo) y de acuerdo al espacio disponible (a veces no hay opción a que cada uno tenga su propio cuarto). Lo fundamental es determinar bien el espacio de cada uno, por ejemplo con el diseño del equipamiento, los colores de las paredes o la iluminación.

 

Asesoró: Denise Muchnik, de DASH.

Fotos: gentileza de las empresas