Oslo, la capital del invierno

Publicada el día: 17 abril, 2013

Así llaman a la ciudad principal y sede del gobierno noruego. Una city helada y fascinante, plena de arquitectura y vanguardia y a un paso de los juegos de invierno y de los cruceros por los fiordos, tan anhelados en todo el mundo. Ahora estrena sus días cálidos, la mejor época para asomarse a visitarla.



 

Este año es el indicado para visitar esta ciudad que festejará los 150 años del nacimiento de Edvard Munch, el gran artista que pintó una de las grandes obras de la historia de la Humanidad: El grito que se exhibe en el Munch Museet. Este y la Galería Nacional serán los dos puntos que reunirán más de 250 obras del artista. El Museo Munch está en el barrio de Tøyen, en el lado Este, área de inmigrantes con puestos de kebab, peluquerías y mercados con especias. Pero además de este punto central e ineludible, la ciudad tiene distintos sectores que la dividen y ayudan a recorrerla mejor.

El Centro. Por los alrededores de la avenida principal Karl Johan’s Gate, la peatonal más concurrida, se encuentran toda clase de discotecas, clubes de jazz y cafés en  tiendas, centros comerciales y hoteles. Los grandes escenarios de conciertos también se encuentran bien situados, en el centro y a corta distancia a pié de Karl Johan, que tiene un espíritu que vibra día y noche. Es además la avenida de los desfiles de Oslo y en especial el del 17 de mayo, día Nacional de Noruega.

Kvadraturen. Es el centro histórico de Oslo. La zona situada entre la fortaleza de Akershus, la avenida Karl Johan, Jernbanetorget y Egertorget, que recibió este nombre, Cuadratura, debido a sus manzanas cuadradas y calles rectilíneas. Algunos de los edificios más antiguos de Oslo se hallan en Kvadraturen, y en los últimos años se han establecido en la zona varias galerías de arte y museos. Asimismo, al recorrer la avenida Karl Johan’s Gate, se puede ir desde la Estación Central hasta el Palacio Real, en 12 cuadras que reúnen parte de lo esencial de la ciudad: la catedral, el edificio del Parlamento o Stortinget y el antiguo Teatro Nacional, justo enfrente de la casa natal del poeta y dramaturgo Henrik Ibsen, transformada en un museo.

Oslo Oeste. Es una de las zonas más ricas de Oslo. Detrás del Palacio Real está el barrio de Majorstua, que ha sido consagrado al bullicio y a las compras durante muchos años. Aquí el viajero puede encontrar tiendas exclusivas con nombres de marcas conocidas, como Hugo Boss, DKNY y Massimo Dutti, pero también tiendas como Zara y Hennes & Mauritz. Las cafeterías y los restaurantes de moda están engarzados como perlas, en especial en Hegdehaugsveien. Más al Oeste se sitúan los barrios  Frogner, Briskeby y Bygdøy Allé. Edificios señoriales ponen su impronta en la zona y, a lo largo de Bygdøy Allé se encuentran las modernas y exclusivas tiendas de interiorismo y muebles. En esta parte de la ciudad también hay muchas galerías de arte y tiendas de antigüedades, y no hay que andar mucho para encontrar uno de los mejores restaurantes gourmet o un acogedor y agradable bistró pueblerino. El barrio St. Hanshaugen ofrece una magnífica vista sobre la ciudad y es un parque estupendo para el verano.

Oslo Este. Los bares y restaurantes más asequibles siguen estando en la parte oriental de Oslo. En este sector se encuentra Grønland, donde el visitante encontrará pubs tradicionales y bares modernos, tabernas que ofrecen platos de todos los rincones del mundo, verdulerías y tiendas de tejidos. Desde Grønland se puede pasear hasta Tøyen, donde se encuentra el museo de Munch y Kampen, que se caracteriza por sus encantadoras casas de madera.Asimismo, Gamlebyen y Ekeberg son áreas de importancia histórica. Los hallazgos arqueológicos de Ekeberg demuestran que esta zona ya estaba habitada hace diez mil años y en Gamlebyen se encuentra el Parque Medieval, que acoge las ruinas de las construcciones más antiguas de Oslo. En Ekeberg asimismo es posible visitar el lugar en el que Munch pintó El Grito.

Holmenkollen. Aquí se encuentra Nordmarka, una de las zonas de ocio más populares. Especialmente, Tryvann y Frognerseteren son buenos puntos de partida para excursiones y actividades, tanto en verano como en invierno. A la zona se llega fácilmente en metro, desde el centro, y sólo se precisan 20-30 minutos para pasar de la vida ajetreada de una gran ciudad a la paz y el sosiego del bosque. Sólo por la vista durante el trayecto, vale la pena subir. Durante el verano hay muchas posibilidades de hacer paseos, practicar ciclismo, piragüismo en canoa y pesca. El visitante se puede alojar en una de las cabañas de la zona, montar una tienda de campaña o dormir bajo las estrellas. Durante el invierno puede hacer interminables kilómetros de esquí de fondo, de día o en pistas iluminadas por la noche. Si busca algo con más viveza y emociones, puede atreverse con la instalación alpina Tryvann Vinterpark o con la pista de trineo más larga de Oslo: Korketrekkeren. Como complemento a esta magnífica naturaleza se halla en lo alto, la atracción más visitada: la Instalación de Cultura y Turismo Holmenkollen, donde se ubica el museo del esquí y cuenta asimismo con modernos hoteles de conferencias. Enfrente, la Fortaleza de Akershus que limita con la zona centro, ostenta su castillo medieval y sus museos.

Aker Brygge y Tjuvholmen. Con una costanera de madera y gran cantidad de yates fondeados cuenta con, 5.000 plazas de restaurantes, de las cuales 2.500 son al aire libre. Hay en este lugar un poco de todo y para todos los gustos y bolsillos. En verano sobre todo, hay una vida trepidante las 24 horas del día. Y junto al fiordo, nada cuesta deambular por el muelle y disfrutar de la vida. Muy cerca de allí, Tjuvholmen es el barrio más nuevo de Oslo,  denominado el “barrio artístico”. Alberga varias galerías y centros de arte, y en 2012 abrió sus puertas el nuevo museo Astrup Fearnley,  en el extremo del fiordo con un enorme parque de esculturas llamado  Vigelandsparken en honor del artista Gustav Vigeland, su creador.

Grünerløkka. El fantástico río Akerselva atraviesa Oslo de norte a sur y en sus orillas, no sólo hay zonas verdes y caminos, sino también restos de la interesante historia industrial de Oslo oriental. Es una zona comercial muy popular, donde se pueden encontrar originales boutiques de diseñadores y tiendas de antigüedades y de artículos de segunda mano.

Bygdøy. Es el nombre de una península situada al oeste de Oslo. En ella están algunos de los mejores museos de la ciudad. Ofrece playas y excelentes senderos para transitar. En verano, la mejor manera de llegar a Bygdøy es en barco, en apenas 15 minutos de travesía. El barco opera desde marzo hasta octubre. El resto del año se puede tomar el autobús 30, que tarda 20 minutos desde Nationaltheatret.

El Fiordo de Oslo. Los 100 kilómetros de longitud del fiordo de Oslo son una perla de la naturaleza. Durante el verano, el fiordo hormiguea de gente. Cada una de las islas interiores tiene su propia historia y carácter. Desde Hovedøya se puede observar la bulliciosa ciudad mientras se descansa en la playa. En el fiordo de Oslo también es posible pasear en canoa, bucear, pescar o navegar. Una buena forma de recorrer los fiordos es en un crucero, para apreciar la belleza de la geografía noruega.

En la renombrada Bærumske Jernverk (Fábrica siderúrgica de Bærum) de 1610 hay en la actualidad unos 50 comercios, como cafeterías, galerías y talleres. El lugar cuenta con bellos alrededores, donde se destaca el parque de esculturas cambiantes. Asimismo se pueden ver las antiguas viviendas de los obreros, la capilla y el museo de hornos de fundición, es decir, la historia de Bærums Verk.

Centro del Premio Nobel de la Paz. Presenta a Albert Nobel y a los ganadores de los premios de la paz y los trabajos que han realizado. También ofrece exposiciones temporales, creativas e interactivas presentadas con medios audiovisuales. A la vez las comprometidas películas y conferencias ayudan a crear una variada y mágica vivencia.

Opera & Ballet Noruega. Es la institución de música y artes escénicas más importante del país y el escenario nacional de Noruega para la ópera y el ballet. Es uno de los escenarios de ópera más espectaculares del mundo. Fue diseñado por el estudio de arquitectos Snøhetta. El edificio goza de una magnífica ubicación en Bjørvika, con vistas panorámicas sobre el Fiordo de Oslo. La nueva Casa de Opera ofrece un programa amplio y emocionante en tres salas: El Auditorio Principal con 1.369 butacas, El Escenario 2 con 400 butacas y La Sala de Ensayos con un foro para 200 espectadores.

Fábrica de Cristal Hadeland. Una de las atracciones turísticas más visitadas de Noruega fundada en 1762 se entronca en la historia, en el arte, en la cultura y en las tradiciones ancestrales de la artesanía. Es la actividad industrial en funcionamiento continuo más antigua de Noruega.

Fotos: Mujer Country y Náutica Viajes