Cuidado antiage

Publicada el día: 24 junio, 2013

Las distintas edades de la piel necesitan un cuidado especial. De los 20 en adelante, consejos para estar siempre 10.



 

El paso del tiempo no se vive igual en todas las edades, por eso las mujeres deben ser conscientes de cuidarse acorde a su reloj biológico. Ninguna debe olvidar lo esencial: limpiar, tonificar y corregir. Aunque a los 20 la regeneración celular de la piel se realiza perfectamente, hay que mantener cuidados básicos para preservar su lozanía. El uso diario de una emulsión de limpieza con vitamina E, que remueve las impurezas, productos que respeten el PH de su piel, una crema hidratante y, sobretodo, una pantalla protectora al exponerse al sol, son indispensables.

A los 30, la regeneración celular y la producción de sebo comienza a disminuir y aparecen arrugas más o menos profundas y, en algunos casos, manchas marrones por la menor producción de melanina. Es aconsejable realizarse un gommage y colocarse una máscara hidratante una vez por semana. Además, aplicar un bálsamo en el contorno de los ojos dos veces por día.

Alrededor de los 40 el film hidrolípico de la piel retiene menos los agentes hidratantes. La piel pierde más agua y se reseca; hidrátela dos veces por día y utilice algún serum para reafirmar y nutrir sus células en profundidad. Arrugas y arruguitas pueden atenuarse con gommages regulares. También –para casos puntuales- hay distintos peelings que debe realizar un especialista. Exfoliar la piel e hidratarla con máscaras dos veces por semana puede ayudar. Las cremas con ácido retinoico (Vitamina A ácida) son ideales para tratar las manchas del sol o por pigmentación debido a la edad.

Al llegar a los 50 disminuyen la regeneración celular (50%), la hidratación natural (escasa producción de sebo) y la flexibilidad de la capa externa de la piel. Es el momento de los cosméticos enriquecidos con ácidos Hidroxi Alfa (hay con ácidos vegetales) que, de uso diario y nocturno, promueven el rejuvenecimiento del tejido y aportan luminosidad a la piel. En el mercado también existen, a modo de shock antiage, las cremas con microliposomas hechas de fosfolípidos que son como microcápsulas que penetran la profundidad de la dermis y, a través de un proceso de ósmosis, retardan el envejecimiento.

 

Foto: Istockphoto.