María Susini: “Cuando encontrás al amor de tu vida, el mundo se detiene”

Publicada el día: 9 junio, 2013

Modelo y conductora, hace seis años el destino la cruzó con Facundo Arana, el flechazo fue inmediato y su vida cambió para siempre. Hoy junto a sus tres hijos viven en el Tigre. Charla íntima con una mujer que transmite felicidad.



 

Son las 11 de la mañana y María Susini, 37 años, modelo, conductora de televisión, esposa de Facundo Arana y mamá de tres hijos (India de cinco años y los mellizos Yaco y Moro de tres), nos espera con una gran sonrisa. Su buena energía contagia.

Mientras Francis la maquilla (su maquilladora de hace años) se preocupa porque todos estemos cómodos. “¡Que quieren tomar? Mate, té, café con leche…tengo todo listo sobre la mesa. Acá hay sandwiches, alfajorcitos y golosinas” y como si fuera poco, se excusa porque no hizo a tiempo para hacer ella misma unos brownies y pan casero.

Le pregunto si siempre se despierta todos los días con esa buena onda y asegura que “En la vida hay que disfrutar de cada instante.  Brindar al otro lo mejor de cada uno”.

Esa es su filosofía de vida y confiesa que el secreto para lucir tan linda.”Creo que como uno está por dentro se ve por fuera, uno cuando está bien, transmite luz, belleza”.

–Además siempre hiciste deporte. Da mucha energía.
–Obvio. Salgo a correr, hago yoga. Ahora no estoy haciendo nada porque tuve un pinzamiento y estoy con kineseología,  pero el cuerpo tiene memoria y como siempre entrené tengo todo en su lugar. Por eso hoy me puedo relajar más, aunque con el frío le estoy dando a los dulces  que mejor que pare.

–Tu cutis está impecable, ¿adicta a las cremas?
–(Se ríe a carcajadas) Desde chica que uso cremas. Me hago limpiezas de cutis y ahora me hice un peeling. O sea nada del otro mundo. Soy coqueta.

–Este año te dedicaste más al modelaje ¿extrañás la televisión?
–Sí, a mi me encanta conducir, lo súper disfruto. También amo estar detrás de cámara. Me gusta estar en todos los detalles, trabajar en equipo. Cuando me entero que hay algún proyecto dando vueltas me agarra un poquito de extrañitis pero me doy cuenta que no podría estar todo el día fuera de casa,  los  chicos son muy chiquitos todavía y demandan. Así que cada tanto hago desfiles. Me gusta y me divierte.

–¿Te cuestionás hasta qué edad podrás modelar?
–Para nada. Yo nunca fui modelo de alta costura. Siempre hice otro tipo de desfiles. Es más, si me ves en la pasarela siempre estoy haciendo morisquetas, bailo, me divierto. Disfruto el presente, después haré otra cosa. Amo la conducción.

–Hace tres días viajaste a Santa Fe para hacer unos desfiles y ahora en dos días tenés que ir a Salta.  ¿Los chicos se lo bancan bien?
–Nunca me voy tan seguido, esta vez se dio así. Ahora Moro está más mimoso y extraña más. Pero tengo un marido que es súper compañero y  además mi mamá se queda con ellos en casa.

–Leí en una entrevista que una o dos veces por año te escapas sola con tus amigas… ¿lo seguís haciendo?
–¡Sí! Tengo mis amigas del colegio e intentamos por lo menos dos veces al año irnos dos o tres días a algún lugar. Lo importante es estar juntas, pasar el rato tomando mate como cuando erámos chicas, comiendo chocolates. A veces también nos escapamos solos con Facu.

–¿No te cela cuando te vas?
–Para nada. Obvio que me extraña y más si me toca trabajar un fin de semana, más porque nos gusta compartir los domingos en familia. Nos vamos al río. Pero en eso es súper compañero.

–¿Y vos? ¿Lo celás?
–Cuando lo conocí ya era Facundo Arana, el galán de las telenovelas. Así que sería tonta si lo celara. Creo que en una pareja la confianza es todo. Los dos sabemos con quien estamos.

–Me dijiste que estudiaste arte. ¿Pintás?
–Sí me encanta. Hago cuadros, me gusta todo lo manual. Hago carpintería, pinto paredes, agarro el taladro. No paro, siempre estoy haciendo cosas.

–Un canal de desconexión.
–Totalmente. Hay gente que medita, yo martillo o pinto. Me gusta hacer bancos de madera, armar rincones con cañas. Para mí tiene el mismo efecto que meditar… Es poner realmente la mente en blanco.

Realmente amor

–En menos de 6 años te enamoraste, armaste una familia y hace unos meses te casaste. ¿Cómo te diste cuenta que querías todo eso con Facundo?
–Creo que cuando encontrás el amor de tu vida, el mundo se detiene. Para mí por lo menos siempre fue así. ¿Viste las películas románticas cuando se encuentran los protagonistas que todo va en cámara lenta y hay música de fondo? Bueno, a mí me pasó algo así. Estaba con unos amigos, iba patinando y me caí, me lastimé la mano y él me acercó la suya y me dijo: ‘¿Querés que te ayude?‘; yo sentí que ese era el hombre de mi vida. En ese instante sentí que el mundo se detenía y que solo estábamos él y yo. Vino a casa y nunca más nos separamos.  Después me preguntó: ‘¿querés armar una familia?’. Le respondía que sí y todo se fue dando naturalmente. Y acá estamos.

–Los dos habían tenido parejas largas, ¿no te dio miedo?
–Creo que uno puede pegar mil vueltas, pero cuando encontrás tu verdadero amor, no hay dudas. Obvio que hay que saber reconocer ese amor, trabajar la pareja, estar atenta.

–¿Que es lo más te sedujo?
–Que en todas las cosas, encuentra magia. Disfruta todo lo que hace. A todo lo cotidiano le encuentra el lado mágico.

–El parece mucho más pausado. Vos sos más acelerada. ¿Logran el equlibrio?
–¡Ojo que él no para! Es una máquina de tener proyectos y hacer cosas, y además tiene carácter. Pero hace las cosas de una manera más simple. En ese sentido es más racional. Yo un día pienso: ¡qué bueno puede quedar el techo de esta manera! y en dos días di vuelta todo. Después me quiere matar.

–¿Cuál es tu secreto para fortalecer la pareja?
–No se si es un secreto, es mi forma. Cuando está le doy toda mi atención. Cuando llega del trabajo (N. De R. El actor protagoniza la tira Farsantes, de Polka, junto a Griselda Siciliani, Julio Chavez y Benjamín Vicuña, que pronto se estrenará) estamos todos esperandolo. Es una fiesta. Los chicos lo esperan en la puerta de casa.  Preparo una rica cena a veces con un buen vinito. Me gusta atenderlo.

Planeta mamá

Cuando se le pregunta si le gustaría tener más hijos, la modelo duda. “Por ahora no, los mellis son muy chicos. Pero nunca digas nuca. Yo vengo de una familia numerosa. Tengo un hermano y tres hermanas. Los Susini somos muy unidos. Nos encanta estar juntos, además todos tenemos hijos, así que imaginate. Y Facu, a su vez, tiene tres hermanas. Así que cuando nos juntamos a  comer asado la mesa es interminable”, cuenta y ríe a carcajadas.

–India tiene cinco años ¿cómo es la relación madre-hija? ¿Cela a su papá? 
–La relación es genial. Es una nena encantadora, súper alegre. Y tiene chochera con los dos. No es que llega su papá y a mi no me da bola. Con los dos es igual. Por lo menos por ahora es así, en unos años veremos.

–Cuando te enteraste que eran mellizos ¿te asustaste?
–Para nada. Estaba feliz con la noticia. Además fue como mágico. Porque antes de ellos había perdido un embarazo y estaba re triste. Pero como te decía antes, Facundo siempre le encuentra la magia a todo. En ese momento me dijo: ‘no te preocupes amor. Se fue a buscar al hermanito’ y al poco tiempo me embaracé de dos. ¡Imaginate la felicidad!

–Pero cuando nacieron estarías agotada.
–No dormía, pero no me importaba. Obvio tenía ojeras, les daba la teta y a veces le tenía que dar leche con una jeringa. Pero estaba pilas todo el día. Cuando ellos dormían, todos me decían que durmiera. Yo en cambio jugaba con India.

–Y Arana no quedó relegado..
–Para nada. Antes que nada cuidaba mi femineidad.  ¿Estás loca?  Con el bombón que tengo al lado.

–¿Cómo sos como mamá? ¿Exigente? Relajada?
–No tengo un manual. No me gusta ser una madre que dice a todo que no. Por eso a veces hago la vista gorda con ellos. Pero hay cosas que no se transan. La hora del baño, la de comer, no permito que se peguen. Por ejemplo cuando se van a bañar les pregunto con qué juguete quieren ir.  No se discute el hecho de bañarse, sí les doy la opción de elegir cómo lo quieren hacer.

–Vos y Facundo son súper aventureros, les gusta los deportes extremos, la vida al aire libre. ¿Pensaron en hacer algún proyecto juntos para televisión? Tipo un programa de deportes extremos…
–(Se ría a carcajadas) ¿Sos vidente? Justo el otro día fantaseábamos con algo así. Estaría bueno algún día. Ahora quizás los chicos son muy chicos para irnos los dos a hacer turismo aventura, pero estaría muy bueno.

Colorín colorado

El 2012 fue un año movilizante para la pareja. El galán intentó escalar el Everest para llevar hasta lo más alto la bandera solidaria por la donación de sangre, pero un pre-edema cerebro pulmonar truncó su sueño.  Su mujer inmediatamente viajó a Nepal para estar junto a él.

–¿Te asustaste mucho?
–Mirá él me llamó en cuanto lo bajaron y me tranquilizó. Me dijo que no me asustara, que estaba bien. Es muy cauteloso y sabe que en ese tipo de expediciones, si los médicos te dicen que no sigas, es por algo. Entonces no llegué a deseperarme pero cuando llegué a Nepal, si bien ya estaba todo bajo control,  me di cuenta que las cosas fueron más complicadas de lo que pensaba.

–Pero, como todo en ustedes, tuvo un final romántico.
–Sí. Sin yo saberlo, él se había llevado una cajita con dos anillos y tenía planeado filmarse en la cumbre del Everest con los anillos, proponiéndome matrimonio. Como no pudo llegar, cuando se sintió mejor les pidió permiso a los médicos para que nos llevaran a los dos en helicóptero hasta la cima. Lo dejaron, con un tubo de oxígeno al lado por las dudas y a 5000 metros de altura, me preguntó: ‘¿No es el lugar más lindo del mundo?’ ‘’, le respondí y ahí me dijo: ‘… entonces, en el lugar más lindo del mundo, te pido que te cases conmigo’.

En diciembre de ese mismo año en una ceremonia íntima en su casa de Tigre, con su familia y amigos y mientras el sol caía sobre la laguna, celebraron su amor ante un sacerdote amigo. Ante la prensa, el actor confesó emocionado “A los 40 años uno no se casa equivocado, lo hace con todas las ganas y para toda la vida. Aunque en realidad había tomado la decisión de hacerlo el primer día que la miré a los ojos. El jueves fuimos solos al civil, el viernes fue la iglesia con la única compañía de nuestros cachorros, y en un rato fue la celebración con nuestras familias y amigos”

–¿Cómo vivieron tus hijos ese momento?
–Como un cuento. Además de la fiesta, hicimos una pequeña ceremonia con ellos, íntima. Yo me vestí de princesa Disney  y Facundo de príncipe, con sable y todo. Una amiga se disfrazó de sirena y apareció en un bote en la laguna cantando y con  golosinas de regalo. Ellos creyeron realmente que una sirena venía a la boda de sus padres. Están en una edad divina, donde tienen esa magia. Estaban flasheados.

–¡Y cómo no estarlo! ¿El casamiento cambió algo?
–En lo cotidiano no. Pero yo soy muy romántica y casarnos fue reforzar el amor, sellarlo con una ceremonia frente a nuestros seres más queridos.

–¿Siempre soñaste con el vestido de novia y la fiesta?
–Siempre soñé con la boda, pero no con la gran fiesta. Es más, en algún momento imaginé que nos íbamos a casar frente al mar.

–Y dentro de 30 años..¿Cómo te imaginás?
–Abrazada a Facu..

–Lo dijiste sin dudar…
–¡Obvio! Es el amor de mi vida.

 

Texto: Karina Bianco.

Fotos: Diego García.

Agradecimiento: Maquilló Francisca Pereira con productos Makeup Forever, peinó Hair Carrizo. Agradecemos a Ossira y Favio Benchimo (https://www.facebook.com/FavioBenchimol).