Ambientes modernos

Publicada el día: 25 julio, 2013

La disposición y los muebles son los de siempre. Lo que cambian son los diseños, materiales, colores, texturas y accesorios, que les dan nueva vida a los diferentes ambientes de una casa.



 

Hall de acceso y living. Una decoración ecléctica, propia de un viajero que atesora en un lugar de la casa recuerdos del mundo que salió a conocer. Los objetos allí ubicados no se opacan ni se invaden, sino que se enriquecen mutuamente. Rústicos y contemporáneos, se agrupan con un lenguaje refinado en armonía y equilibrio. El par de sillones ingleses está recubierto con tapices africanos negros con toques violáceos, que armonizan con los almohadones de los sillones en azul solferino. El sofá y la chaise longue de líneas netas rodean una mesa baja que se ubica frente al hogar para contemplar el fuego y una pintura de Denise Tapela con motivos de viajes. La mesa baja de café es una “mesa despensa” con detalles de manijas de viejo almacén. Las lámparas están acompañadas de un reflector que oficia de lámpara de pie. Al costado del sofá principal hay dos mesas que son dos antiguas cajas transportadoras de té, recicladas. El columpio está armado con partes de un viejo sillón, frente a un puf capitoné en cuero color suela (Sandy Cairncross).

 

Family room y home theater. Punto de reunión para toda la familia, está dividido en cuatro sectores interrelacionados: living, comedor, y para los más chicos, escritorio y mesa de juegos. En el living los sillones forman una “ele”, son muy mullidos y de respaldo bajo, para no tapar la vista hacia la terraza. Los acompañan puf circulares de cuero y una banqueta de un cuerpo que puede adosarse a los sillones y transformarlos en cama. En el comedor, la mesa es un bloque monolítico de madera de líneas rectas y aspecto rústico. Se la combinó con sillas de patas cromadas y estructura de acrílico transparente. La mezcla en el equipamiento crea un conjunto moderno y desestructurado. En el sector para los chicos, hay un escritorio y muebles de madera laqueada blanca con detalles de patas cromadas y acentos de color en algunos estantes. El escritorio en “ele” frente al ventanal permite disfrutar de la excelente vista. El mueble lateral tiene varios nichos de guardado. Para los más pequeños se ubicó una mesa baja con sillas de color rojo, réplica en miniatura de las sillas Phantom. La  mesa es un poco más alta de lo habitual para que los grandes puedan sentarse a jugar con los más chicos. En todo el espacio, los colores elegidos están dentro de los tierra, naturales y crudo. Pequeños toques de color rojo y uva crean puntos de atención para dar vida y reforzar la sectorización. El rojo está presente en los espacios de los más chicos y los tonos ciruela y uva en los almohadones y mantas del sector de los grandes (Rosario Cadenas Madariaga).

 

Suite principal. Un amplio dormitorio que se proyectó con un concepto contemporáneo y con fuerte presencia natural. Consta de tres sectores: un espacio para dormir, un escritorio y una esquina con mesa de juego. El equipamiento contemporáneo tiene líneas simples, en materiales, nobles, y autóctonos. Predominan la madera, el cuero y las texturas naturales, con gran cuidado en la diversidad de tonos. Las grandes aberturas dejan entrar mucha luz, lo que de alguna manera le quitaba privacidad al ambiente; para eso se colocaron cortinas de seagrass que permiten regular el caudal de luz y la intimidad. La iluminación es cálida y difusa, no busca resaltar lugares ni objetos sino armonizar el lugar. El piso se cubrió de carpetas de distintas texturas unidas por la paleta de los tonos tierra (Eugenio Aguirre).

 

Estar íntimo. La idea fue convertir lo que es un lugar de paso, en un espacio de relax que invite al descanso. Se trata de un ambiente despojado creado con  texturas, materiales y colores cálidos para entregarse al descanso y meditar. La mesa es una pieza de madera en su estado puro, de la que se respetó su forma natural, donde el trabajo del hombre sólo intervino para darle una utilidad específica. Los rosas y violáceos fueron elegidos para transmitir optimismo y alegría, y los crudos, tranquilidad. Las fotografías en blanco y negro aportan relax (Cata, Mayca y Sebastián Solari).

 

Wine bar home. Un lugar para recreo de los dueños de casa junto a amigos, donde degustar vino disfrutando de la magnífica vista al campo de golf. La importante barra acompaña a la parilla que se enfrenta a un espacio de relax. El objetivo fue reducir la decoración a su expresión más básica para aprovechar los espacios y privilegiar la funcionalidad sobre el valor ornamental (Estudio Churruarin & Voiro Arquitectos).