Hacer espacio para el bebé

Publicada el día: 15 julio, 2013

Cuando está por llegar, la casa se revoluciona y entre tanto que hay para hacer, hay que pensar en la habitación, sus necesidades, en el aprovechamiento del espacio, en el futuro, en la comodidad y en la estética… Mucho trabajo… ¡pero uno muy lindo!



 

En principio, es imprescindible recurrir a un profesional que pueda asesorar a los papás para que encuentren  el mejor proyecto de acuerdo a sus necesidades, las de la vivienda y por supuesto, las del bebé.

 

Mobiliario, lo que no puede faltar

Debemos tener en cuenta que en esta primera etapa del bebé se necesita un sector de dormir, otro de cambiado y uno para alimentarlo.

El espacio en un principio debe ser pensado no solo para el bebé sino también para la mamá, quien lo va a cambiar y alimentar, y, muchas veces, durante la noche.

* El dormir. Hay que pensar en la cuna que va a utilizar el bebé. Elegir la más conveniente, según tamaño y posibilidades de transformación a futuro, tener en cuenta siempre que los muebles ocupen el mínimo espacio posible, algo fundamental, ya que en poco tiempo ese bebé comenzará a deambular. La cuna debe estar lejos de la ventana, por posibles filtraciones de aire y para resguardar al bebé de la luz para un mejor descanso.

* Higiene y cambiado. Este sector sí debe tener buena luz, estar ventilado y ser muy cómodo. Puede estar cerca del placard o cerca de la ropita para tener un mejor acceso. Y proyectar tener bastante guardado para pañales, óleo y demás accesorios que necesitemos en el momento del cambiarlo.

* El sector de alimentación. Conviene ubicarlo en un rincón de la habitación que sea estanco, no de paso, y que contemple un sillón bien cómodo para el bebé y la mamá. Ideal con apoyabrazos para descansar los brazos cuando se lo esta alimentando.

Siempre  hay que elegir muebles que sean funcionales y que éstos se puedan ir adaptando conforme la edad de los chicos. Mola propone la Línea Bloque y la Línea Malu, ya que ocupan el menor espacio siendo muebles muy versátiles y transformables, de materiales nobles, funcionales, con acabados no tóxicos y bordes redondeados para mayor seguridad.

 

Los colores

Lo ideal es elegir tonos neutros y que no contaminen visualmente el espacio.

Para aportar color y frescura son recomendables los vinilos que pueden ser fácilmente removidos cuando queremos cambiarlos.

 

Iluminación

Se debe priorizar el ingreso de luz natural controlado con cortinas que la tamicen. De noche se requiere de una luz general y otra tenue que permita ver, en los momentos de atender al bebé.

 

Textiles

Lo ideal es complementar la habitación con textiles de fibras naturales, una manta de abrigo y una chichonera para evitar golpes en la cuna. Algunos almohadones complementan el espacio y ayudan a darle un toque personalizado a la habitación.

Se puede aportar calidez agregando una carpeta suave en el piso.
Orden y guardado

El ambiente debe ser ordenado, confortable, seguro, y estimular su imaginación. Cabe tener en cuenta que no debe haber cosas que nos entorpezcan al caminar. Por eso es recomendable tener muñecos o juguetes bien guardados en estantes o cubos. El cuarto siempre debe estar ventilado y limpio.

Si no tuviera placard, una cajonera es ideal para guardar la ropa del bebe.

 

Cómo lograr un espacio diferente

Mola te ayuda a organizar los espacios de tus hijos de una manera diferente. Existen dos modalidades para lograr el proyecto más adecuado. Los padres pueden acercarse con las dimensiones de la habitación y de los muebles existentes, y se les arma una propuesta. O desde Mola los visitamos y juntos proyectamos este espacio.

 

Asesoraron: Fernanda Villadoro y Arq. Anahí Pereda, Co-fundadoras de Mola.

Fotos: gentileza Mola.