Fiestas a la mesa

Publicada el día: 9 septiembre, 2013

Dos opciones tan coloridas como glamorosas, con estilos bien diferentes, para recibir gente en casa.



 

Rojo de audacia

Una visión creativa y desprejuiciada hace que convivan candelabros con caireles y caminos orientales de mesa. Platos modernos de porcelana, copas de cristal, cubiertos plateados clásicos y objetos cromados de diseños netos. Un dressoir y una mesa de madera de teca oscura se cruzan para producir dos alturas. El primero cumple la función de mesa auxiliar: sobre él se lucen botellones de vidrio, copas y servilleteros de hilos. El predominio del color rojo y del amarillo se equilibra con los objetos plateados, la transparencia del vidrio y algunos toques de verde.

 

Rústica elegancia

Junto a un patio iluminado, la mesa única –angosta y rectangular- se armó sobre un eje longitudinal que ocupan las copas y vasos. Dos cabeceras se utilizan como espacios auxiliares de apoyo y otro central para las paneras y los condimentos. Todo el conjunto se organizó en la gama de los tierra, con marrones intensos, ocres traslúcidos, maderas naturales y blancos nacarados. Detalles y objetos plateados abrillantan la decoración. El contraste está dado entre lo natural y lo rústico del ambiente y los detalles artifícales de los maceteros, flores y frutas.