El consultorio del pediatra: Nadar con mamá

Publicada el día: 26 octubre, 2013

Una vez que le toman el gusto al agua, disfrutan mucho de chapotear. ¿Conviene llevarlos a clase de natación?



 

Tengo una beba de siete meses que adora el agua. Desde las primeras veces que la bañé, Luz parece disfrutar chapoteando cono sus piecitos y manitas o jugando con los chiches que le compré para el momento del baño. Al ver lo feliz que ella es en la bañera, mi mamá me sugirió que la llevara a nadar. Por momentos la idea me resulta tentadora pero me da cierto temor, la veo tan chiquita. ¿Me podrían dar su punto de vista?

Paola Arias, de Escobar, provincia de Buenos Aires

 

Los bebés hasta los 18 meses poseen lo que se llama “reflejo natatorio”, es decir que se mueven con soltura en el agua debido a que conservan cierto recuerdo del medio líquido en el que vivieron durante la gestación. Por lo tanto, la edad ideal para llevarlos a nadar es entre los 6 meses y los 2 años. Si bien tu hijito no va a salir nadando, va a aprender a respirar adecuadamente, a relajarse, a desplazarse, a zambullirse en el agua y salir.

En este aprendizaje se produce el triángulo mamá, bebé, profesor; fundamental, porque así ella aprende a manipular a su hijito dentro del agua, sabe cómo y cuándo sumergirlo, una serie de técnicas que le permiten pasar un hermoso momento estando en cualquier pileta. Además, la estimulación que se produce durante las clases de natación para bebés ayuda a que el chiquito logre una mejor postura y una maduración motriz a edad más temprana.

 

Asesoró: la Sra. Lucía Azpiri Pando de Miceli, Profesora Nacional de Educación Física.

Notas relacionadas