Lo que NO hay que poner en el perfil de LinkedIn

Publicada el día: 26 octubre, 2013

Las redes sociales tienen muchos puntos en común, pero no son todas iguales. En el caso de esta, vinculada al ámbito laboral y empresarial, supone tener algunos recaudos.



 

Las redes sociales son moneda corriente hoy en día y cada una tiene su función específica. LinkedIn es una red social profesional dedicada al mundo de los negocios, por lo cual, el perfil en ella no debería ser el mismo que se podría tener en Facebook o Twitter. Hay determinadas cosas a considerar en LinkedIn. Por ejemplo:

 

* Escribir correctamente

Esto es fundamental. Primero que nada, se debe escribir correctamente, sin faltas de ortografía ni abreviaturas. Evitar los comentarios muy coloquiales o desubicados: esto no es Facebook. Las relaciones en LinkedIn son contactos laborales, no amigos ni familiares. Hablar como se lo hace con una amiga es poco profesional.

 

* No poner datos personales irrelevantes

Si la idea es poner algún dato más personal, mantener la compostura, no indicar datos irrelevantes, como el color favorito. Debería estar relacionado con el trabajo, por ejemplo los deseos o las aspiraciones.

 

*  “Soy bueno en las búsquedas en Internet”

Añadir aquellas habilidades que realmente sean importantes o marquen una diferencia. En la actualidad, la mayoría sabe utilizar Internet o Word. Hay que incluir conocimientos que tengan que ver con la profesión u oficio, y aquello que realmente nos diferencia, que es un valor agregado sobre la competencia. Evitar los clichés y buscar nuevas formas de contar los talentos: en vez de decir que uno es una persona proactiva, contar una historia que lo demuestre.

 

*Solamente el nombre

Parece obvio, pero hay gente le encanta añadir cosas al campo de su nombre. Nombre y apellido, punto. Nada de sobrenombres o apodos, es poco profesional. Además, no está permitido dentro de los términos de uso de la red social, porque puede complicar a la hora de almacenar datos.

 

* No dar datos confidenciales

Es obvio, pero mejor aclararlo. No se debe revelar información confidencial de la empresa -un proyecto, un dato-, porque puede terminar en un despido.

 

* No hablar mal de tus compañeros ni de tu jefe

Es algo más común de lo que se cree, aunque parezca una locura. Y si a uno lo echan o se va de un trabajo, no hablar mal de ese lugar tampoco.

 

* Algo hay que escribir…

Si uno abre una cuenta de LinkedIn, hay que tomarse el tiempo necesario para completarla. Puede resultar un poco pesado, pero así como un perfil lleno de cosas abruma, uno que no dice nada no tiene ninguna utilidad para los posibles empleadores.

 

* Hacer comentarios egocéntricos

No hay que decir que uno es el mejor; en todo caso, hay que demostrarlo. Una cosa es venderse bien y contar los aspectos positivos de uno. Otra, muy diferente, es hacer un panegírico de sí mismo. Si molesta en la vida cotidiana, también lo hace en LinkedIn.