25 años con 25 lectoras

Publicada el día: 11 noviembre, 2013

Festejamos nuestro aniversario en la sucursal de Nucha en la calle Armenia, en pleno Palermo Viejo. Un brunch delicioso al que invitamos a 25 lectoras. Hubo cosas ricas, regalos, lágrimas, recuerdos, emociones y muchas risas. Fuimos felices. Gracias a todos.



 

Fue una mañana inolvidable, en la que ¡por fin! nos conocimos las caras. Compartimos un brunch delicioso y nos divertimos escuchando a nuestra astróloga, Susy Forte, hablar de los signos del zodíaco y contarnos los pronósticos para el 2014. Vinieron de todas partes y de diferentes countries, como El Solar del Bosque, La Martona, SHA, CUBA Fátima, El Rocío, Miraflores, Nordelta, Las Brisas, La Martinica, Los Horneros, Los Cardales, San Miguel de Ghiso, Campo Chico y Pilar del Este.
Pero entre delicias y cafés, nos hicimos el tiempo para hablar con ellas, nuestras invitadas. Con ustedes, nuestras lectoras. Acá, lo que nos contaron.

Victoria Valiño: Soy licenciada en publicidad pero recientemente me recibí de profesora de yoga y es a lo que me estoy dedicando ahora. Siempre hice yoga, trabajaba en relación de dependencia en publicidad y, a medida que nacieron mis hijos, se empezó a complicar más el tema de los horarios y busqué una alternativa. Así que ahora estoy ejerciendo como profesora. La revista me llega al barrio y siempre la agarro rápidamente porque desaparece. Me gustan las entrevistas, viajes… Un poco de todo. Además, gané un concurso con la revista. Había llegado el número de octubre y justo había un sorteo por el Día de la Madre, mi marido me decía que no era verdad, que no gana nadie. Yo mandé igual porque si no participaba, seguro no iba a ganar. Al tiempo me llegó un mail diciendo que era la ganadora. Ahora cuando hay un concurso, viene mi marido y me dice: “sí, sí, participá”.

Claudia Giannussi:
“Desde hace unos años me dedico a muñequería, a hacer muñecos country. Empecé como un hobby y terminó siendo medio de vida. Por ejemplo, en esta época, para las fiestas, tengo mucho trabajo y también doy talleres. En realidad, antes ejercía como gestora pero después fui mamá, dejé mi antiguo trabajo y empecé con esto. 
Me encanta cuando llega la revista al barrio, siempre la estoy esperando. Lo que más miro son las recetas, la decoración. Las guardo todas porque siempre hay muy buena información; a no ser que mi sobrina adolescente vea algo de moda que le encante ¡y se la lleve! Sueño con llevar a Disney a mi hijo, que tiene ocho años. Siempre, por una cosa u otra, lo postergamos. En realidad es el sueñito de él. El mío ya lo cumplí, que es ser mamá”.

Magalí Wysypka: Estudiante de Derecho. Vivo en Palermo y los findes vamos al country. Mi mamá lee mucho la revista en papel, yo también pero soy más de meterme en la web y recibir newsletter. A mi mamá le gustan las notas de ejercicio y alimentación, es fanática. Yo, de moda y tendencias”.

Dolores Stabilini: “Conozco la revista porque la recibo en el barrio. Dirijo el Conservatorio de Música Grassi, en Pilar, en Las Palmas. Toco el violín y mi mamá es pianista. A mí me divierte leer toda la revista, la miro toda”.

Marisa Cambón Grassi: Soy la mamá de Dolores. Tenemos una tradición familiar ligada con la música y el arte; el conservatorio tiene ciento tres años, yo soy directora de la seda capital, que es la central y tenemos sedes en el interior y exterior del país. Lo nuestro es por elección. Así como en una familia de inmigrantes los hijos gustan de hablar el idioma de los padres, nuestros hijos, mis nietos, también aman la música desde chicos. Por eso, también es un placer acompañar a la revista porque es un medio muy importante para poder llegar a los countries, donde hay tantas mujeres y familias. Es un medio que apoya muchísimo al arte. También me gusta leer toda la revista, menos cocina… ¡Porque no haga nada, soy malísima!”.

Beatriz Fagoaga: Soy abogada, trabajo en los Tribunales de Lomas de Zamora y soy mamá de dos nenas hermosas. Me llega siempre la revista y prefiero leerla en papel, no soy de meterme en internet. Las abogadas de Tribunales somos un poco antiguas en ese sentido. Prefiero los artículos de psicología, las entrevistas y, por supuesto, moda; como a la mayoría de las mujeres, ¿no? En mi tiempo libre, me encanta cantar. Participo en un coro, en el Museo Banco Provincia. También leo muchísimo y ¡no me gusta hacer gimnasia! Volví a cantar hace un par de años, había dejado en busca de logros profesionales y de ser madre pero hace un tiempo volví porque lo necesitaba. Mis hijas van a Yamaha, ahí en Canning, y van a canto y teclado; el que se queda afuera es mi marido”.

Rosario López Crosset: Soy periodista, tengo una consultora de comunicación. Hace recién un año que vivo en un country y el cambio me encantó. Tengo cuatro hijos varones ya antes vivía en Santa fe y Junín. Y la verdad, estoy re contenta. La revista la conozco desde hace muchos años, porque solía alquilar una casa en un country para pasar los fines de semana, y creo que tiene muchísimos contenidos. Es ideal para leer en un momento de relax y siempre te aporta algo, ya sea de belleza y estética o de la parte de noticias del sector de countries, o de decoración”.

Cristina Cervetto de Suárez: Voy al country los fines de semana y en verano me instalo con mis nietos. La recibo desde siempre. Antes el country era muy chiquito, llegaban pocas y nos matábamos por la revista. Ahora, ya el diariero me la guarda y, el sábado, me la da con el diario. Me encanta la sección de arquitectura Moradas. Yo tengo mi casa terminada y la reformé hace unos años, pero Moradas te da un panorama de la vanguardia, ya sea alguna idea para incluir en tu casa o para recomendar a algún hijo o amigo. Después me gusta la cocina… ¡Busco lo más simple, empecé a los 55 años a cocinar! Por eso, me encantan la sencillas, del estilo un crumble de manzana o milhojas de frambuesas; esas sí las hago. Tengo una asignatura pendiente que es conocer la India. He viajado mucho pero por complicaciones familiares, responsabilidades, no puedo tomarme tanto tiempo y tan lejos. Cuando lo haga, quiero que sea sin preocupaciones, sin teléfono”.

Alejandra Marinaro: Soy secretaria académica de la Universidad Maimónides y dirijo la escuela de multimedia y de negocios. Vivo en Buenos Aires  y los fines de semana nos vamos a nuestra casa en Los Cardales. Recibía la revista y después conocí a Delia. A partir de ahí, empezamos a trabajar juntas en el diseño de la página web, de la revista y ahora estuvimos trabajando, desde la universidad, en el diseño del portal nuevo.  En mi tiempo libre me gusta hacer manualidades y de la revista me gustan todas las secciones, pero sobre todo lo que tiene que ver con decoración. Hay contenidos también que sirven como disparadores de charlas familiares, como una nota de las sagas de los libros que van al cine o a los juegos, como Los juegos del hambre. Empezamos a charlarlo con la familia y es súper interesante. Además, en casa la leen todos. Tengo una hijo de 14 y una nena de 9, y ella me la saca para mirar la moda”.

Beatriz Tewel: Soy licenciada en Estadística y me dedico a la Salud Pública. Conozco la revista desde sus inicios… ¡porque hace como cuarenta años que los fines de semana voy al country!  Y ahora, también la lee mi hija, en otro country. Desde la primera hasta la última página es muy interesante. La sección de viajes trae destinos muy bonitos y la parte gourmet muy buenas recetas, nunca las hago pero una piensa ¡qué rico!”.

Silvina Procupez: Soy arquitecta y socia de San Miguel de Ghiso desde el año ’79, pero vivíamos en Buenos Aires. Después, en el ’83, nos fuimos a vivir al country  con mi familia y después me fui a vivir con mi marido a mi propia casa.  Con mi familia, hemos seguido la revista desde sus inicios, es fantástica. Leo siempre el horóscopo. Me encanta la parte de arquitectura y los reportajes que hacen a distintas mujeres. Más allá de hablar sobre algún country en especial, tienen mucha información. Me encantaría cantar. Estudié un poco de canto, estuve un coro pero no tuve tiempo de seguir, es lo que me queda pendiente. En casa todos tocamos un instrumento, yo, la guitarra. Ahora debo estar tocando horrible… ¡Lo que necesito es más tiempo!”.

Diana Gradel: Soy decoradora de interiores. Conocí la revista Mujer Country hace muchísimo tiempo. Han publicado trabajos míos y soy su corresponsal en la Feria de Diseño de Milán, así que se estableció una relación muy familiar, de mucho afecto. Me encanta alejarme de la ciudad los fines de semana. Soy muy deportista, juego al tenis en el country desde hace  años y me gusta mucho la vida al aire libre; y mis hijos se han criado en ese ambiente. Amo estar sin maquillaje, en zapatillas, el cansancio que genera el deporte, me encanta escuchar el ruido de los pájaros, el silencio, el ruido que hacen las hojitas cuando se mueven, el otoño y el invierno en el country leyendo frente al hogar”.

Silvina Ramón: Trabajo en marketing, vivo en Núñez pero hace más de 30 años que los fines de semana voy al country. Antes iba con mis padres y ahora voy con mis hijos. Uno está en contacto con la naturaleza, hace deporte, los chicos también tienen sus actividades; es un estilo de vida que me gusta. Particularmente, en el country, la revista está en la entrada. Es lindo tenerla, la miro toda”.

Laura Turchetti: Soy gerente de marketing de General Motors. Conozco la revista por donde vivo y por el ámbito laboral, también. Obviamente es un medio muy interesante para publicitar. Es súper interesante para quienes vivimos en countries, tenemos otras necesidades y un estilo de vida diferente. Me gusta mucho como editan  decoración”.

Alejandra Coronas: Soy responsable de marketing en la firma Ramón Chozas. Somos auspiciantes en la revista pero, además, estoy por irme a vivir al country Pilar del Este. ¡Me encanta Mujer Country! Tiene una gran variedad, un muy buen armado y diagramación. Todo lo que es arquitectura me gusta mucho”.

Victoria Tanco: Soy golfista profesional, estoy jugando el circuito más importante a nivel internacional, en Estados Unidos. Depende el calendario, tengo muchos torneos y estoy seis o siete meses en Estados Unidos y, los otros, en Argentina. Acá tengo la mayoría de las canchas de golf cerca de mi casa, que es súper necesario. Conozco la revista, en mi casa siempre la leían y, después, me hicieron una nota. Me divierte mucho leerla, es muy interesante y me gusta cuando informan qué pasa en los otros countries. Ahora en noviembre me voy a jugar dos tornes a Estados Unidos, los últimos del año, y ya vuelvo para la fiestas y me quedo enero. No soy mucho de tomarme vacaciones porque me cuesta alejarme del golf. Por el momento, mi plan es quedarme en el country”.

Sol Storni: Soy artista, ahora estoy organizando hopenings que se inauguran el 22 y 23 de noviembre, en Nordelta. Estoy a full, muy contenta porque este año adquirió más formato festival y durará hasta el 1° de diciembre. Conozco la revista Mujer Country desde el 2007 cuando vivía en otro country y  me hicieron una nota a raíz de la muestra Señales de Vida que organicé ”.

Fanny Mandelbaum: Estoy desde hace más de 30 años en un country, la leo desde sus inicios. Voy a contar una infidencia que tiene que ver con mi personalidad: debo tener más de cien números de Mujer Country guardados por las notas interesantes  y muchos reportajes a personas que no son para mi tan conocidas y que he utilizado como consulta antes de hacer notas en el canal o en la radio. Para mí es una fuente de saber. Me encantan los reportajes, la moda y las notas médicas. A veces, en cocina, hay platos muy fáciles. Incluso, los últimos tres números los guardé por las recetas. Al country me voy los fines de semana, es mi cable a tierra. Me saco los zapatos, piso el pasto, arranco yuyos y me conecto con una realidad diferente a la que vivo día a día”.

Marcela Rottgardt: Soy empresaria y la titular de la joyería Giovanna Di Firenze. Conozco a Delia y a la revista desde sus comienzos, participamos también en su nacimiento. No somos proveedor/cliente, somos familia. Realmente admiramos mucho lo que ha hecho Mujer Country todos estos años, que es una vida, y cómo influye en las familias y, en especial, en las mujeres, que esperan la llegada de la revista porque tiene todo lo que nos gusta: moda, diseño y arquitectura que me gusta especialmente. Dentro del country, aprovecho para tomar clases de baile, que son liberadoras. También voy a otros countries, abiertos a los vecinos y comparto otras actividades. Como calidad de vida, vivir en un country creo que fue una decisión muy acertada, se vive con mucha tranquilidad”.

 

Texto: Soledad Cotelo
Fotos: Diego García