Cejas perfectas

Publicada el día: 4 noviembre, 2013

Trucos y consejos para depilarse bien las cejas: siempre con pinza, nunca con cera.



 

Basta ver a una persona con cejas gruesas antes y después de depilarlas para ver el efecto que tienen en nuestra cara, el rol que tienen. Depilarlas no es una ciencia oculta, pero tiene sus secretos. Por de pronto, lo mejor es respetar lo más posible la forma natural que tienen. Hay que tener en cuenta que si bien el pelo vuelve a crecer, el de las cejas no siempre se recupera y si se las deja muy finitas, se corre el riesgo de que queden así… para siempre.

 

A la hora de depilarlas, tener en cuenta lo siguiente:

• Para determinar la medida que deberían tener, ponete dos lápices o dos pinceles pegados junto a una de las comisuras de la boca. Cruzalos, de modo que formen un triángulo que nace junto a la nariz y enmarca el ojo: lo que sobresale, es lo que deberías sacar.
• Las cejas se depilan SOLAMENTE con pinza, jamás con cera. La pinza te permite ir trabajando pelo por pelo, ambas cejas en paralelo, para ir viendo el resultado. La cera, en cambio, por muy pequeño que sea el palillo, saca muchos pelos a la vez y lo más probable es que arranques de más. Además, el tirón favorece la aparición de arrugas.
• Si tenés cejas muy pobladas, no las afines de una vez, hacelo en dos o tres veces, dejando pasar varios días en cada ocasión, para que el cambio no resulte chocante.
• Las cejas demasiado finas dan un aspecto antiguo; las muy gruesas, muy exótico. No te las depiles de más, pero si son anchas, afinalas un poco.
• Cuando trabajes con la pinza, hacelo de a poco. Ante la duda, no sigas sacando y después de un par de días fijate si te gusta el resultado o si las seguís viendo muy gruesas o desparejas.
• Trabajá el grosor con la pinza, que te permite sacar los que se escapan de la línea general, y el maquillaje, para completar los espacios vacíos.
• Si tenés remolinos en algún tramo de las cejas y se te dificulta el hecho de modelarlas, sacá los pelitos rebeldes con la pinza y emparejá la zona con maquillaje del color de tu pelo, ya sea delineador o sombra.
• Si te depilaste de más, trabajalas con delineador, para volverlas lo más parecidas a su forma original, tratando de que queden del aspecto más natural posible.