El living se mudó al jardín

Publicada el día: 18 noviembre, 2013

Para aprovechar el buen tiempo, nada mejor que vivir a full la fiesta de vida y color que la naturaleza nos regala a manos llenas. Basta de muros, puertas y ventanas cerradas que limiten nuestro contacto con tanta belleza. Adhiramos a las últimas tendencias y apostemos al living exterior.



 

La idea es transformar el jardín en una extensión del hogar organizando un living en exteriores. Se trata de un espacio cómodo y amable para compartir en verano con familia y amigos.

Se pueden armar fácilmente en galerías, directamente en el exterior o sumando a la vivienda una pérgola totalmente adaptable al diseño de cada casa (las hay modernas, minimalistas, victorianas u orientales). Y son construidas en materiales “antiage” como el hierro y el aluminio, resistentes a la intemperie; con cubierta de vidrio, chapa lisa, chapa acanalada o toldo.

Los muebles se eligen considerando los principales atributos que deben tener los que son usados en intemperie; es decir, priorizando un diseño orientado al confort, y estar construidos con materiales resistentes a la intemperie y de fácil mantenimiento. Con ese fin, se suelen utilizar estructuras metálicas con tratamiento anticorrosivo y pintadas con pintura poliéster bicapa. También, algunas superficies, como las de Mausy Design, son tejidas íntegramente a mano con PVC, especialmente formulado para resistir la agresión ultravioleta del sol. Los colores pueden ser marrón chocolate, blanco o negro. Algunos muebles de exterior vienen en módulos componibles, son livianos lo que permite armar livings de diferentes formas según el espacio disponible. Para los almohadones y colchonetas se utiliza lona acrílica importada sometida aun tratamiento particularmente eficaz contra las manchas, los cuerpos grasos, los líquidos y las salpicaduras de agua salada o clorada.

En cuanto a la variedad, todo vale, acorde al buen gusto del usuario y el espacio con que cuenta; algunos ejemplos: sillas, mesas de todo tamaño, sillones, bancos, muebles rústicos, barras, camastros, reposeras para piletas, hamacas… Un detalle importante, nunca debemos atiborrar con ellos un área pequeña. En esto, conviene recordar aquel viejo axioma del minimalismo que dice “menos es más”. Esa es una buena manera de apreciar la estética de lo que se elija y de permitir que la gente pueda circular por el espacio con facilidad.

Y, por último, cabe destacar que el equilibrio y la armonía entre los muebles interiores y exteriores darán al “living exterior” ese touch personal que invita a la paz y al relax.

 

Texto: Adriana Aboy

 

Direcciones

www.fontenla-furniture.com
www.dellacasa.com.ar
www.mimbrerodepilar.com.ar
www.walmer.com.uy
www.mausydesign.com
www.estudiodabulengel.com (Viviana Dabul y Susana Engel)