Mejorá la postura

Publicada el día: 4 noviembre, 2013

¿Te duele acá… acá… y acá? ¿Te contracturás seguido? Quizás tengas que revisar algunos aspectos de la vida diaria y de cómo tratás tu cuerpo.



 

Hay una forma de graficar qué le sucede a la columna cuando la maltratamos con malas posturas o movimientos incorrectos. Si uno dobla una manguera, se corta el paso del agua y no se riegan las plantas. Con la columna sucede algo parecido: si se pinzan los nervios, se alteran los mensajes que le pasan a los órganos con los que están conectados.

La pregunta del millón, entonces, es ¿cómo se puede mejorar la postura?

 

• El viejo truco sigue funcionando: para enderezarte al caminar, practicá en tu casa con algún libro en la cabeza, evitando que se caigan  al suelo.
• Caminá sin adelantar los hombros. En realidad, todo lo contrario, casi deben ir tras las caderas. Tampoco adelantes la cabeza cuando camines.
• Ojo: una columna totalmente recta no es saludable, debe tener una ligera curvatura en el cuello y en las lumbares, la parte baja de la espalda. El cuello demasiado recto trae dolor de cabeza.
• No des pasos ni muy cortos ni muy largos: término medio.
• No arrastres los pies al caminar.
• En lo posible, caminá un poquito más rápido que de costumbre y respirá con el abdómen. Te llenará de energía.
• Mantené una dieta sana y equilibrada, rica en verduras y frutas, pobre en hidratos de carbono refinados.
• Salí a caminar o, mejor aún, practicá algún deporte o ejercicio físico: natación, yoga, stretching o pilates.
• Descansá las horas suficientes, no menos de 7 a 8 horas de sueño y en  un colchón adecuado, dalo vuelta periódicamente y cambialo cada 10 años.