¡Ay Jalisco!

Publicada el día: 17 diciembre, 2013

Este estado mexicano posee dos joyas que permiten terminar con la antinomia excursiones vs. playa. Guadalajara y Puerto Vallarta son dos de sus ciudades más conocidas y permiten combinar unos días a pura cultura con otros de máximo relax.



 

El estado de Jalisco se encuentra en la mitad del territorio mexicano y sus costas son bañadas por las aguas del Océano Pacífico. Considerado como el más emblemático de México, Jalisco ofrece a sus visitantes experiencias memorables, paisajes inimaginables y múltiples lugares de extraordinario contenido cultural, vivencias y emociones dignas de experimentarse. Hay una gran diversidad de paisajes naturales y urbanos, con las playas, campos y montañas y con la infraestructura moderna de la segunda ciudad más importante del país, Guadalajara, con su centro histórico y su zona metropolitana y que, además, es su capital. En Jalisco hay una gama de olores para percibir, emociones para vivir y deliciosos platillos típicos que hay que saborear, además de la bebida nacional por excelencia, el tequila, y la música de los mariachis, la más representativa de los mexicanos, que nació aquí y es cosa que el oído debe apreciar.
Sin duda los destinos más conocidos de Jalisco y los principales atractivos turísticos del Estado, son Guadalajara y Puerto Vallarta: centros mundiales de turismo de sol y playa y de turismo de negocios, respectivamente. Están separadas por apenas 300 kilómetros, que tranquilamente se pueden hacer por ruta, lo que sirve para apreciar el paisaje.

Ciudad de las rosas
Desde el punto de vista cultural, Guadalajara es la ciudad más emblemática de México y la que le ha dado su imagen iconográfica al país. El mariachi, el tequila y la charrería, originarios de Jalisco, son los símbolos mexicanos por excelencia y tienen su epicentro cultural en la capital del estado. La ciudad también se destaca por su arquitectura colonial, su folclore y sus tradiciones religiosas. El fundador Juan de Oñate nombró a la ciudad con este nombre en honor al conquistador Nuño Beltrán de Guzmán, que había nacido en la ciudad española de Guadalajara.
Además de albergar numerosos eventos culturales, tecnológicos y deportivos, como los Juegos Panamericanos 2011, esta ciudad es sede, cada año, de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), la más importante del mundo de habla hispana; la segunda a nivel mundial en el aspecto editorial, después de la Feria de Francfort y la segunda en términos de público luego de la de Buenos Aires. Esta Feria se creó en 1987 y es organizada por la Universidad de Guadalajara. Cada año tiene un país invitado de honor; en 1997 fue Argentina. También se conoce a Guadalajara como el Silicon Valley mexicano, por su industria electrónica, informática y de desarrollo de software.
Algunos de los puntos ineludibles para visitar son la bellísima Plaza de Armas, de refinado Art Nouveau, con su hermoso rosedal o kiosco, como le dicen ahí; el Palacio de Gobierno, con sus imponentes murales; la Catedral Metropolitana, de estilo ecléctico; la Plaza Guadalajara, antes Plaza de los Laureles; el Palacio Municipal, de bella arquitectura; la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, la Plaza de la Liberación; el imponente Teatro Degollado y su tímpano, con remembranzas de Apolo en la antigua Grecia, y la Plaza Fundadores, homenaje a una ciudad fundada cuatro veces.
Un punto insoslayable de Guadalajara es el Instituto Cabañas, antes conocido con el nombre de Hospicio Cabañas. En este edificio se conservan murales del artista Juan Clemente Orozco, y en 1997 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
También está el Monumento Los Arcos, antigua entrada a la ciudad, la Glorieta de la Minerva, el Bosque Colomos, el Zoológico, con su nuevo e impactante acuario; el Parque Agua Azul, el Instituto de Artesanía jalisciense; el Parque Mirador Independencia, con bellas vistas de la Barranca de Huentitán.
Guadalajara está formada por varios municipios y el de Tlaquepaque es otro de los lugares dignos de ser visitados. Es, probablemente, el centro artesanal más grande de México y se destaca por su producción de alfarería, textil y vidrio soplado. Es el lugar para comprar artesanías y aprovechar, además, para visitar el Museo Regional de Cerámica.

Sobre las aguas del Pacífico
Puerto Vallarta es un paraíso que debe ser considerado en la agenda de todo turista, porque reúne sensualidad, cultura, aventura y diversión, todo rodeado de un espléndido clima de sol, arena y mar.
Se trata de una costa de gran belleza, un clima exquisito y es poseedora de una gastronomía llena de especias y sabor. Ubicada en el estado de Jalisco y escondida al fondo de la Bahía de Banderas, tiene las costumbres y el folclore característicos del estado al que pertenece.
Aquí se respira el ambiente de un típico pueblo mexicano, que hace gala de callejones empedrados, arquitectura colonial, techos de teja roja, balcones y paredes blancas cubiertas de flores de colores. Esta arquitectura convive con los edificios modernos, por ejemplo, de algunas cadenas hoteleras.
La obra del hombre y la de la naturaleza conviven en armónica comunión; todo forma parte del conjunto que hace a Vallarta tan especial. Se puede empezar a conocerla desde su corazón, la Zona Centro, desde la Plaza Principal Ignacio L. Vallarta, con su kiosco de cantera (lo que nosotros llamamos rosedal), donde los martes, jueves y domingos, se oye el pregón de las serenatas a las seis de la tarde. En la zona se recomienda visitar el Palacio Municipal, de llamativa arquitectura; seguir por la calle Iturbide, y llegar al Teatro Saucedo, un recuerdo del esplendor de la década de 1920. El siguiente punto es la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, construcción emblemática de Puerto Vallarta, con su campanario rematado por una corona, que, se dice, es igual a la usada por la emperatriz Carlota.
La vegetación, escenarios naturales imponentes y pueblos de gran tradición se combinan a la perfección: en esta zona se encuentran las Playas Gemelas, la Playa de los Muertos, Conchas Chinas, Playa de los Camarones, la bahía de Boca de Tomatlán, Boca de Tomates y Playa Garza Blanca.
Puerto Vallarta es un refugio natural en el que se pueden practicar deportes acuáticos, disfrutar de paisajes selváticos y de formaciones rocosas de gran altura, como en las Islas Marietas. Estas, ubicadas en la zona sureste de la ciudad de Tepic, en el Estado de Nayarit, constituyen una de las reservas mundiales de la Biósfera protegida por la UNESCO. Se encuentran a menos de media hora de viaje desde Vallarta. En muchos de los destinos mencionados se pueden visitar lugares para observar el comportamiento de delfines y mantarrayas.
La pesca deportiva es otro de sus atractivos, así como el tenis y el golf, pues cuenta con instalaciones de primer nivel para su práctica. No menos interesante resulta la visita a la Sierra Madre, que esconde bellos pueblos, cascadas y parajes tropicales.
Entre las maravillas que este destino ofrece a los vacacionistas se encuentran El Faro, que se ubica en la Marina Vallarta y fue declarado monumento histórico en 1979. Además, el Malecón alberga algunas de las esculturas más significativas de Vallarta, destacando entre ellas el Caballito de Mar, de Rafael Zamarripa, que se ha transformado en símbolo de esta ciudad.
Pero si hay un ítem que distingue a Puerto Vallarta es que permite concretar el sueño de muchos: el del casamiento en la playa, a orillas del mar. De hecho, son tan populares que hay empresas y wedding planners que se ocupan específicamente de la organización. Es solo cuestión de ponerse en contacto y acordar los detalles. Algunas se realizan en Nueva Vallarta, que es una ciudad cercana a Puerto Vallarta, ubicada en el estado de Nayarit. El tema es que, a pesar de la cercanía, tiene un uso horario diferente. Entonces, si la idea es interactuar con Puerto Vallarta, se debe decidir cuál de los dos tiempos será el que domine la boda.

Datos útiles

* Para ir a Guadalajara, en general hay que viajar con escalas, en México o Miami.
* En cuanto al hospedaje, además de las opciones locales, hay hoteles de varias cadenas, como Hilton, Holiday Inn, Best Western y Crowne Plaza. Para los amantes de la arquitectura colonial, algunas de las opciones son el San Francisco Plaza, con jardines y fuentes, o el Morales Historial & Colonial Downtown Core, emplazado en una propiedad del siglo XIX, en el distrito histórico de Guadalajara.
* En cuanto a Puerto Vallarta, tampoco hay vuelos directos.
* Respecto a la hotelería, la oferta es amplísima. Hay opciones de las cadenas tradicionales como Sheraton, Meliá y Holiday Inn, además de los hoteles locales. También es posible alojarse en Nueva Vallarta, ubicada a unos 30 km de Puerto Vallarta. Allí, se recomienda especialmente el Riu Vallarta, en la Bahía Banderas.

 

Texto: Florencia Romeo
Fotos: Gentileza Embajada de México