Bronceado al plato

Publicada el día: 23 diciembre, 2013

Más allá de pantallas solares, horarios recomendados, productos que le dan color a la piel y pacientes exposiciones al sol, la naturaleza también aporta frutas y verduras que favorecen un dorado duradero. Por eso, este verano, hacete fanática de los betacarotenos, maravillosos compuestos que el hígado transforma en vitamina A.



 

Para quienes ya hace tiempo que comenzaron a tomar sol o desean comenzar a hacerlo, estos alimentos son una excelente manera de asegurarse un buen tono sin necesidad de estar tantas horas expuestos a los rayos de Febo (con los riesgos que ello implica). ¿Por qué? Porque los betacarotenos, entre otras cosas, aceleran la producción de melanina, pigmento natural fabricado por los melanocitos (células protectoras de la piel); además, junto a las vitaminas C y E, son antioxidantes naturales de nuestro organismo, por lo que neutralizan los radicales libres (causantes del foto envejecimiento de la piel provocado por el sol) y refuerzan los efectos protectores de las pantallas solares previniendo las quemaduras.

Cuanto más color, mejor
Una buena manera de identificar las frutas y verduras que poseen una alta concentración de betacaroteno es su color:
* Los amarillentos, rojizos o anaranjados son los “top ten” de los alimentos “bronceadores”. Dentro de los de mayor concentración están: el damasco, la zanahoria, el mango, la remolacha, la calabaza, la naranja, la mandarina, el durazno y el melón.
* También aportan lo suyo el pimiento y las verduras de hojas verdes como la lechuga, la espinaca, el perejil, el repollo y la acelga.
* Por otro lado, el tomate, el maíz, el brócoli, la yema de huevo y el kiwi cuentan con alfacarotenos, otros elementos también vitales que defienden a la epidermis de las consecuencias negativas que el sol puede generar.

Los jugos caseros
Hoy nadie duda del valor nutricional de frutas y verduras. También se sabe que la mayor parte de las vitaminas y minerales que contienen -cuando no todos- se destruyen o se alteran considerablemente durante la cocción de los alimentos. De esto se deduce, lógicamente, que la mejor manera de incorporarlos a nuestro organismo es consumirlos crudos. Por eso el recurso de los jugos realizados en casa. Por ejemplo: mientras que 1 naranja entera de tamaño medio tiene unos 85 mg de vitamina C, un vaso de 200 cc de jugo recién exprimido puede contener tres veces esa cantidad. Al exprimir la fruta y las hortalizas, también se rompen las membranas que rodean sus células, liberando los betacarotenos y facilitando su absorción. Además, bebidos con el estómago vacío, hará que sus componentes estén circulando por el torrente sanguíneo aproximadamente 15 minutos después de su ingesta.

Coctel natural que broncea
Se toma antes de desayunar y alcanza con tomar un poco de sol cada mañana, en los horarios permitidos, para obtener un buen tono.
- 3 naranjas.
- 1 manojo de frutillas o un durazno.
- 1 zanahoria mediana.
- Azúcar o edulcorante a gusto.
Pelar y lavar los vegetales, cortarlos en trozos y licuarlos. Luego, colar el jugo obtenido y endulzar la preparación. Consumirlo enseguida para evitar que se oxiden y pierdan fuerza sus componentes.

Asesoramiento: Dr. Pablo Cacchione, especialista en nutrición.