Cintas para amar

Publicada el día: 8 enero, 2014

De origen japonés, las washi tape son las cintas adhesivas más buscadas a la hora de decorar nuestra casa y objetos. Entérense cómo usarlas e inspírense con algunas ideas.



 

Cada vez que aparece un elemento de decoración, novedoso y lindo abrimos bien grandes los ojos, prestamos mucha atención y agendamos dicho dato para no olvidarnos. Esto pasa con las cintas washi tape, que desde hace un tiempo se venden en negocios de decoración y en algunas librerías más sofisticadas.
Las washi tape son cintas adhesivas de papel de arroz japonés. Vinieron a llenar de estampas y colores nuestra casa, objetos y juguetes.
Las dichosas cintas tienen muy buena reputación: se pueden cortar con la mano, no son tóxicas, los chicos pueden jugar con ella, son resistentes al agua y capaces de pegarse en cualquier superficie.
¿Las quieren ver en acción? Les damos algunas ideas para que puedan crear y decorar todo lo que más les guste.

Pisando color:
Las superficies en donde las cintas pueden plasmarse no tienen fin. Si buscaban darle un toque de originalidad a algunos de los espacios de la casa, con las washi tape lo encontraron: dibujen y pónganse creativos en el piso. Entre los sillones o debajo de la mesa baja, pueden aparecer destellos de las cintas japonesas.
Puertas más cancheras:
Si, las puertas se pueden lookear con washi tape. Quedan divinas y súper modernas. Formando dibujos, cruces y todo lo que se les ocurra. Eso sí, traten que la cinta elegida combine con los colores del ambiente en donde se encuentra la puerta.
Broches más cancheros:
Los broches de madera que todos conocemos, en sus dos tamaños (los de siempre y los mini) pueden quedar muy simpáticos decorados con las cintas. Una vez intervenidos pueden abrochar papeles en la oficina o en el escritorio, colgar una guirnalda en el cuarto de los chicos o carteles y dibujos en la cocina.
Mesas más cálidas:
Muchas veces pensamos y buscamos ideas buenas para personalizar la mesa cuando invitamos amigos a comer.
Hay miles de centros de mesa para elegir, pero los más originales son los que podemos hacer nosotras mismas. Si vestimos con las cintas washi tape a los vasitos de vidrio chicos, esos en los que entra una velita chata, ideamos un objeto único para iluminar nuestra cena.
Cuadernos y libretas con mucha vida:
Las tapas de nuestras anotaciones se merecen arte casero. Por eso, las cintas japonesas harán lo suyo allí. Podemos usar la tijera, recortar formas y lograr dibujos con ellas.
Ahora que ya las conocen, manos a la obra y a decorar todo aquello a lo que queramos darle vida y color.


Más info que les puede interesar:

Un blog donde explican todo a cerca de las washi tape, y además tienen buenísimas ideas.
http://allwashitape.blogspot.com.es/

Un lugar para comprarlas, hay miles de motivos: Kokoro origami:
http://www.kokoro-origamiyetceteras.com

La empresa japonesa que les dio vida:
http://www.masking-tape.jp/en/

 

Texto: Daniela Godachevich