Dejalo por escrito

Publicada el día: 30 enero, 2014

Los pizarrones llegaron para quedarse. Dejaron de ser exclusivos de las escuelas, bares y verdulerías y hoy se lucen en casas, como un objeto más de decoración. Lo cierto es que hay muchas alternativas para los distintos ambientes de la casa, así que la propuesta es: inspirate y subite a esta tendencia.



 

Hay dos opciones de poner pizarrones en la casa. Por un lado está la tradicional pizarra, que se cuelga en una pared o puerta o se coloca en un atril de madera. Pero lo que más posibilidades brinda es la pintura para pizarrones, que se consigue en las pinturerías más surtidas. Vienen en varios colores y el dato fundamental es que si primero das una mano de pintura imantada y luego, por encima, una de pizarrón, te queda una pizarra para escribir con tizas y adherir imanes. ¡Maravilloso!
Al secar, la pintura para pizarrones deja una película mate que permite la escritura con tiza y su posterior borrado. Es resistente al rayado y frotado, sin que por eso se ponga brillante. Se puede aplicar sobre mampostería, madera, hardboard y metal, lo que da pie para múltiples opciones, tan decorativas como utilitarias. Se seca en 3 a 4 horas y hay que dejar pasar 12 horas entre manos.
A continuación, surtido de ideas para distribuir pizarrones por toda la casa.

Ayuda memoria
Los pizarrones pequeños, con formas varias, que vienen para colgar, son ideales para anotar todo aquello de lo que no queremos olvidarnos. Los hay con forma de nube, de pez, de corazón y muchos más. Quedan divinos en la cocina, para anotar la lista del supermercado, o en el espacio en donde trabajamos, para agendar reuniones o fechas importantes.

Pizarrón con mayúscula
Si te gusta mucho, pero mucho la tendencia de los pizarrones en la casa, hacé una gran pizarra para colgar, comprada o pintada. En ella podés anotar recetas bien escritas (esmerate con la letra) como un detalle más de la decoración. También sirve para escribir el menú para los comensales de la casa o a los invitados en un día especial.

Vintage + actual: toda la onda.
La pintura para pizarrón es la gran solución en las habitaciones de los chicos. Lo más sencillo es pintar una pared, o parte de ella, para que los críos escriban y dibujen a gusto. También podés aplicarla en una puerta, con el mismo fin. Si querés, en la pared podés hacer un gran recuadro y enmarcarlo con madera, como si fuera un pizarrón comprado.

Cada cosa en su lugar
En la cocina o en el lavadero, las alacenas y cajones pueden estar más ordenados. ¿Cómo? Pintando con pintura para pizarrón la superficie de cada uno de ellos. Afuera, con tiza pueden rubricar una descripción de lo que hay dentro de cada cajón. Así, no hay nada que se pierda. Esta idea también aplica para cómodas y cajoneras modernas.

Espejito, espejito
Tu baño también puede ser merecedor de toda una pared pintada de negro. Podés jugar y ponerte creativa: aprovechá la oscuridad de la pared para dibujar con una tiza todo aquello necesario en un baño: espejos, vasito para poner los cepillos de dientes y posibles azulejos. Eso sí: reservalo para un toilette antes que para el baño principal, porque la humedad no le hace muy bien a las tizas.

Home office
Si tu casa es también tu lugar de trabajo, una idea súper interesante es pintar una de las paredes del escritorio con pintura para pizarrón y dibujar allí un gran calendario del mes o del año y organizar en él tus reuniones, fechas y acontecimientos más importantes del 2014.

Datos útiles, muy útiles
http://www.alba.com.ar/
http://www.colorin.com/home/
http://www.sinteplast.com/bifurcador