El impacto de la tecnología en la salud

Publicada el día: 3 febrero, 2014

Estar frente a una PC, hablar por celular o escuchar música a volumen alto de forma frecuente impactan en la salud. Algunos cambios en la rutina diaria ayudan para minimizar los daños.



 

Las consultas por los malestares que provoca el uso de computadoras y celulares son cada vez más frecuentes. Las conductas tecnológicas que adoptamos a lo largo de estos años provocaron afecciones en la postura, vista y audición, principalmente. La buena noticia es que hay trucos y cambios en la vida cotidiana que pueden ayudar a sobrellevar las molestias que causan las nuevas rutinas.

 

Mala postura y uso de PC
Cuando uno se posiciona mal frente a una computadora, lo primero que sufre el usuario es dolor en la región del cuello, llamado cervicalgia, por los constantes cambios de posición, además de dolores en la espalda. Esta cervicalgia, si toma toda la región del cuello y provoca dolores de cabeza frecuentes, se llama cervicobraquialgia. La posición ideal frente a una computadora consiste en colocarla de acuerdo a nosotros y no nosotros de acuerdo a ella. Es decir:
- La vista sobre la pantalla debe quedar a la altura de nuestros ojos si nos sentamos correctamente, con la espalda apoyada en la silla y los pies elevados unos 5 cm. En este caso se recomienda el uso de una pedana (elemento que permite apoyar los pies y los eleva).
- El teclado debe quedar formando en el codo un ángulo de 90º, entre el antebrazo y el brazo, y las manos deben ir apoyadas a nivel del canto de la palma, con las muñecas alineadas.
A pesar de que muchas veces no logramos la posición ideal para aliviar tensiones, sí debemos distraer la vista del monitor de la computadora, en períodos cortos y regulares, evitando encandilarnos con la misma. Desde ya, el brillo de la pantalla debe ser tenue en relación con la luz ambiental, para evitar los reflejos sobre el monitor. Además debemos pararnos y caminar cada 40 minutos, distraer la vista y aprovechar para estirar las piernas y la espalda.
En casos especiales, la permanente visión de las pantallas provoca la sensación de ojo seco. Puede usarse, previa consulta con un oftalmólogo, lubricantes oculares en gotas.

 

¿Qué hay con el uso de celulares?
Si bien no hay enfermedades relacionadas con el uso de la telefonía móvil, conviene usarlo en forma criteriosa. Lo mejor es prevenir el abuso del celular y alejarlo lo más posible del cuerpo cuando se pueda y usarlo sólo en casos indispensables. Además, no está de más apagar el celular cuando no se necesita: la nomofobia, que es el miedo irracional que sienten algunos cuando algo les impide interaccionar con su celular, es una enfermedad y es mejor prevenirla.

 

Los auriculares y la sordera
La reaparición del uso de auriculares en forma rutinaria en los jóvenes ya se había registrado en los ´80, con los walkman. Actualmente, el uso de auriculares está más extendido, por las aplicaciones de los celulares y la proliferación de MP3 y Ipods. A partir de su masificación es que hay que prestar atención a su uso, ya que los auriculares pueden causar pérdida auditiva, sobre todo cuando se escucha en forma prolongada y/o con volumen alto. La manera de prevenirlo es:
- Estar alerta ante zumbidos, sobre todo si se producen durante la noche, cuando el medio ambiente se acalla.
- Aparición de tapones de cera reiterados.
Lo aconsejable en cualquier caso es visitar al otorrinolaringólogo para controlarse.

 

Asesoró: Dr. Guillermo Bordoli, gerente médico de Staff Médico. MN 79.593.