Con vista al Pacífico

Publicada el día: 25 marzo, 2014

La casa Mava está construida en un terreno con fuerte pendiente y ofrece, desde una gran terraza, una radical vista al océano, estableciendo así una relación única entre el habitante y la línea del horizonte. Proyectada por el estudio Gubbins Arquitectos, su estética arquitectónica de muros de hormigón, ventanales de aluminio y durmientes de madera crean una atmósfera de integración con el color de la tierra y vegetación del lugar.



 

Esta vivienda, ubicada en el condominio “Beranda”, localizado entre los balnearios de Cachagua y Maitencillo en Chile, está construída sobre un terreno con fuerte pendiente, con una vista radical al océano Pacifico, expuesta a los vientos del sur oeste y a futuros vecinos.
Cuentan los arquitectos que la estrategia principal fue crear una gran terraza, a la manera de un “nuevo suelo”, que permitiera la vida “del ocio” y radicalizar aun más la vista al océano, ofreciendo una relación única entre el habitante y la línea del horizonte, así como lo ofrecen los acantilados. Esta terraza se prolonga hacia el mar eliminando la mirada a las casas existentes.
El proyecto considera dos unidades a distintos niveles, lo que permitió abarcar el terreno de una manera adecuada y resolver el apoyo arquitectónico para la terraza.
Hacia el sur, una gran viga-pared de metal y durmientes de madera enmarca la vista, protege del viento sur- oeste presente en el lugar y de futuros vecinos. Bajo ella, se crea un nuevo lugar. Allí está la entrada a la casa, la relación entre las dos viviendas y un lugar protegido del sol.
El recorrido arquitectónico se completa cuando uno entra a un patio interior abierto al cielo y desde el cual se sube a la terraza.
Las dos viviendas desarrollan sus recorridos interiores en sentido perpendicular a la pendiente, consiguiendo así que todos los ambientes participen de la vista al océano Pacífico.
La arquitectura de los dos volúmenes longitudinales, en corte, se descompone y se pliega en una serie de losas y vigas que permiten salvar grandes distancias entre apoyos, sin entorpecer las visuales. Además, ayudan a proteger la casa del sol poniente.
La construcción está compuesta de muros de hormigón armado a la vista, ventanales de aluminio y vidrios dobles, y durmientes de madera.
La temperatura y la atmósfera creada por estos materiales ofrece una integración con el color de la tierra y vegetación del lugar.

 

 

Ficha técnica
Autores
: Pedro Gubbins Foxley y Víctor Gubbins Browne.
Colaboradores: Giacomo Visone y Sofía Valderrama.
Asesores técnicos: Calculista Mauricio Abella.
Constructor: Julio Hernández.
Localización: Condominio Beranda – Comuna de Zapallar.
Superficie del terrero: 2304 m2.
Superficie construida: 356 m2.
Año de proyecto: 2010.
Año de construcción: 2010-2011.
Materiales: Hormigón armado, acero, cristal y durmientes.

 

 

Fotos: Pedro Gubbins y Pablo Montecinos.