Con vista al Danubio

Publicada el día: 7 mayo, 2014

La casa 3M -en Linz, Austria- se encuentra al final de una calle que desciende abruptamente hacia el Danubio, rodeada de bosques, campos y huertos. El estudio Destilat reconoció la singularidad del entorno y diseñó una moderna vivienda con una serie de espacios en diferentes niveles que fluyen unos en otros, techos en voladizo y terrazas flotantes que capturan para la vida interior las maravillosas vistas.



 

La zona donde se alza esta casa, al pie de la montaña Pöstlingberg, es un bosque protegido y sólo se permite construir en el sector noreste de la propiedad. “El objetivo era integrar en el concepto de construcción la singularidad de la ubicación, junto al bosque, para asegurar una separación de la calle y simultáneamente poner en escena las vistas sobre el valle del Danubio y las colinas de los Alpes”.
La topografía del terreno marcó, en gran medida, las plantas del edificio, cuyas ventanas, en los diferentes niveles, juegan con el espacio exterior circundante.

Arquitectura
Un cuerpo de hormigón a la vista es el centro de la casa y atraviesa los diferentes niveles que se escalonan a su alrededor. Estos desniveles adquieren distintas alturas de techo en cada planta.
Un patio en la planta superior ilumina las habitaciones distribuidas en tres niveles, dejando a los vecinos para hacer frente a una fachada cerrada de aspecto monolítico.
Pero el lado sur de esta planta superior está completamente acristalado y se abre a una terraza que flota justo por encima del nivel del jardín. El techo y el piso de la terraza conducen el ambiente interior hacia el exterior de forma natural. El techo le da sombra al vidrio, protege de la intemperie y es el elemento dominante del diseño en la fachada sur.

Distribución
En su parte posterior, lateral a la carretera, el edificio aparece como una sola planta.
Un gran techo, en voladizo, sorprende y conduce a los visitantes hasta la entrada.  Y en el hall, con vestidor, dirige la vista al patio.
Una corta escalera a lo largo del cuerpo de hormigón lleva, bajando medio nivel, al centro de la casa. Allí la cocina se recuesta contra el cubo de hormigón, recibe luz por el techo y por las dos caras vidriadas del comedor que, sobre todo, revelan una magnífica vista al valle del Danubio. Desde la terraza lateral, se puede ver  el jardín privado que está un piso más abajo.
En la cocina-comedor una amplia escalera conduce a un espacio de 4 metros de altura y a la sala de estar, que se encuentra justo debajo del nivel del jardín y que, al igual que las habitaciones para dormir y de trabajo, se disponen alrededor del patio.
El salón está unido a una terraza en el jardín, con una parrilla embutida en la pared de apoyo, sobre el borde de la propiedad. El cuerpo de hormigón a la vista parece flotar 2,20 metros por encima de la sala de estar. En el mismo nivel se encuentran el baño de visitas, la sala de equipos y el estudio. Este último, con una altura de un piso y medio, está conectado con el patio y sirve a los residentes como un área creativa.
Por último, una corta escalera conduce al sótano, donde se encuentran las habitaciones de los niños con salida a un jardín terraza sostenido por un muro de piedra.
La piscina de hormigón a la vista está  en voladizo sobre el muro de piedra y sella, hacia el jardín,  la sala de máquinas que se encuentra bajo la terraza del comedor.

Materiales
El material elegido para la fachada –con partes de piedra, arena, piedra caliza, cerámica y mica– además de su color rojizo similar a la tierra, subraya el carácter individual de la casa.  A la vez, contrasta con el color blanco del interior, lo que permite que el cuerpo interior de hormigón a la vista sea elegantemente visible.
Se aplicaron tablas de pino en la parte inferior de los techos en voladizo de la cochera y de la terraza, dando a los espacios al aire libre una sensación especial.
El piso se mantuvo de color claro, con cemento blanco aplicado en varias etapas y luego molido.
Las ventanas de madera y aluminio son blancas en el interior y en el exterior están recubiertas con aluminio gris.
La casa 3M es una construcción moderna respetuosa del entorno, con espacios en múltiples diferentes niveles, que son los propios del terreno, y que se funden unos en otros con elegancia para conformar una vivienda única y original.