Laura Valenzuela: “Cada vestido tiene una historia”

Publicada el día: 31 mayo, 2014

La diseñadora argentina especializada en novias cumple 20 años con la moda y lo celebra a lo grande: con la apertura de un atelier mucho mayor, con cursos de reciclado textil para chicos y grandes, y con la vuelta triunfal a la BAFWEEK, donde presentará una síntesis de su trayectoria y su actualidad, en el mes de agosto.



 

Formó parte de las primeras camadas de egresadas de la Carrera de Diseño de la Indumentaria de la FADU, donde también ha sido docente. Pertenece a la generación dorada del Diseño de Autor. Poco a poco se fue especializando en el reciclado textil y de accesorios y en el rubro de novias. Hoy, en un atelier de enormes dimensiones en la Rue des Artisans de la ciudad de Buenos Aires, sigue creando, dando cursos de reciclado y se prepara para festejar sus 20 años con la moda, con un mega desfile en el marco de la BAFWEEK, en agosto próximo. Mientras tranto continúa con su tarea docente en la Universidad de Palermo, da charlas y cursos en el Centro de Diseño e Industrias Creativas de Rosario (CEDIC) y en el Museo Fortabat.
Ahora, su materia de investigación y creación es la pieza única, así como el collage y la fotografía. “Mi estilo siempre fue muy definido, me describiría con un estilo romántico. Me enredé con esta idea de reciclar telas antiguas desde hace bastantes años. Invariablemente, trabajé con la combinación de texturas e hilados poco convencionales, incluyendo materiales de época a diseños actuales”, dice la diseñadora.

- ¿Cómo surgió esta idea?
- Siempre me gustó crear diseño de piezas únicas con telas antiguas y vestidos a medida, especialmente para novias, aunque también trabajo con vestuario para teatro, publicidad y cine, o me contratan como asesora de diseño para empresas de moda.

-¿Qué querés transmitir a la sociedad con este concepto?
-Creo que además de lograr un buen diseño y dejar conforme al cliente, transmitir ese mensaje de conciencia social es realmente grato. Desde su lugar, uno puede tratar de dar buenos ejemplos y mostrar que en nuestro trabajo hay algo más allá para contarle a la gente. La mayoría de mis diseños están hechos con telas de fibras naturales, como sedas, e incluso los tintes, son naturales. Utilizo técnicas artesanales y no tradicionales.

-¿Te piden vestidos totalmente nuevos?
-Algunos vestidos ya están hechos, aunque otras clientas prefieren que se los diseñe para ellas, lo cual es un trabajo muy lindo y a la vez costoso. Cuando ellas vienen en busca de un vestido, primero tenemos una entrevista, donde les hago preguntas para conocer su personalidad, y ahí es cuando tengo las herramientas para crear un vestido único para esa persona. Hay mujeres que me traen telas que les gustaría que use, de algún familiar, o nuevas.

-¿Las novias te traen telas o accesorios de la familia para que incluyas en el vestido de bodas?
-Sí, les encanta. Cada vestido tiene una historia; cada uno de ellos es muy personal. A veces los coso por adentro, algún botón o aplique, piedras semipreciosas que ellas traen de sus abuelas, bisabuelas. Aunque muchas veces yo misma voy a San Telmo, depósitos o mercerías en búsqueda de esas maravillosas telas.


Texto:
Karen Zen Eckell.