A imagen y semejanza del bosque

Publicada el día: 14 julio, 2014

Con una geometría simple y contundente, la casa se confunde con un paisaje boscoso, copiando los colores del otoño. Desde grandes ventanales o desde aberturas más pequeñas pero estratégicamente ubicadas, la naturaleza no se pierde de vista.



 

Madera, hormigón, metal y vidrio -mucho vidrio- se combinan de un modo elegante en esta casa que profesa una arquitectura moderna en sentido puro. Con una resolución formal sin estridencias y una geometría sin manierismos, el arquitecto Robert M. Gurney elogia la arquitectura del maestro Phillip Jonhson y su Casa de Cristal (año 1949) y la abstracción del genial Mondrian, en esta vivienda situada en Maryland, en las afueras de Washington DC.
Gurney dispuso la casa en la pendiente de un lote muy arbolado y con vistas lejanas al río Potomac. La ubicó de manera de mantener la mayoría de árboles existentes y orientar las visuales hacia el río y la ladera boscosa.
La ​​organización de la vivienda se plantea en dos volúmenes que están conectados por puentes de vidrio sobre un espejo de agua que separa ambos cuerpos, creando una planta con forma de T, lo que hace más dinámica la composición.
A su vez, la combinación de materiales relaciona los diferentes cuerpos de la vivienda. Las extensiones se abren a una terraza que se organiza alrededor de una pileta, reforzando la conectividad con el singular paisaje.
En contraposición, en los espacios interiores domina el color blanco, lo que permite que los ambientes se “pinten” con la luz natural y los colores del bosque. Los ventanales construidos con marcos de hierro bien delgados fueron diseñados a partir de patrones inspirados en los cuadros de Mondrian, según cuenta Gurney, y se combinan con paneles de wengue, roble blanco y piedra para definir los espacios interiores. Esta mezcla de materiales convierte a esta casa transparente en un sitio increíblemente cálido, más allá de lo minimalista del diseño.
En la terraza, el piso blanco contrasta contra los marcos negros de las ventanas y unifica los volúmenes en la planta principal. Desde allí, la casa es totalmente vidriada. Y desde el interior, ese fondo transparente ofrece una vista increíble hacia el paisaje.
El estar y el comedor se encuentran a un lado del puente, mientras que la cocina, concebida como un espacio de convivencia más relajado, se ubica en el otro extremo.
El arquitecto organizó la planta de una manera interesante: todas las salas de estar y el comedor dan a la piscina, con una vista agradable. Y utilizó la pantalla de vidrio en ambos lados del estar (que está cerca de la entrada) con el fin de ampliar el espacio y darle más importancia. En las fachadas de la casa, Gurney balanceó además la relación entre las superficies ciegas y las de vidrio, eligiendo materiales de revestimiento con el color adecuado para que se adapten al ambiente natural que rodea la casa: un color borravino combina con tonos de gris.
Con la misma intención de que lo construido no desentone con la naturaleza, el arquitecto intenta en su diseño que los volúmenes, especialmente en la planta alta, se desmaterialicen. Así, Gurney combina bloques en voladizo en algunas de las habitaciones.

 

El estudio
El arquitecto Robert M. Gurney, con base en la ciudad de Washington, sostiene que la vasta mayoría de las casas que se construyen hoy en día son replicas de diversos estilos arquitectónicos de otras épocas. Las define como “reproducciones sintéticas de materiales y procesos de diseño”. Gurney se refiere a proyectos que no respetan la topografía, que emplean materiales que imitan a otros, casas que no tienen en cuenta la orientación ni el asoleamiento, es decir, decisiones que comprometen en gran medida la estética y la conciencia ecológica.
Nuestro estudio cree que la arquitectura debe romper con lo antinatural y la insana imitación”, sentencia el arquitecto, dedicado al diseño moderno, meticuloso en el detalle. En pocas palabras: “Las soluciones de diseño arriban a través de la correcta manipulación de la luz, el color, las texturas, las formas y la geometría. Del entendimiento de la tecnología actual, el paisaje y la historia, resultan propuestas que respetan lo histórico, lo topográfico y el contexto regional sin caer en revivals”, concluye.

 

Ficha técnica
Casa Wissioming 2
Arquitecto: Robert M. Gurney.
Ubicación: Glen Echo Heights, Maryland (Washington DC).
Fotografías: Maxwell Mackenzie.