Dulzuras sin horno

Publicada el día: 25 julio, 2014

¿Qué puede ser mejor que un postre rico, ¡riquísimo!, bien goloso? ¡Que no necesite horno! Tres recetas imperdibles, para hacer en un rato y disfrutar a la hora del té.



 

MOUSE DE DULCE DE LECHE, CHOCOLATE Y CAFÉ
Ingredientes
(6 porciones)

1 caja de polvo para preparar mousse de dulce de leche (6 porciones)
3 cucharadas de polvo de cacao instantáneo
3 cucharadas de polvo de café instantáneo
1 taza de crema de leche batida
Masitas de chocolate, para decorar

Preparación
Preparar la mousse siguiendo las instrucciones, dentro de un perol. Aparte, mezclar el cacao y el café con 2 cucharadas de crema batida y agregar al preparado de dulce de leche. Completar con el resto de la crema removiendo cuidadosamente con cuchara de madera. Llenar vasos de whisky, shots o compoteras y llevar al frío. Antes de servir, decorar con una figura de chocolate.

 

TARTA DE NUECES Y CHOCOLATE
Ingredientes
(8 porciones)

2 tazas de vainillas desmenuzadas
1 cucharada de licor
200 g de manteca
1/4 de taza de nueces molidas
2 claras
100 g de azúcar molida
100 g de chocolate para taza
2 yemas
50 g de nueces picadas

Preparación
Formar una pasta con las vainillas reducidas casi a polvo, el licor y la mitad de la manteca blanda (100 g). Agregar las nueces molidas, unir bien y tapizar con la preparación una tartera enmantecada, apta para llevar a la mesa (son ideales las de aro desmontable). Enfriar en la heladera. Mientras tanto, batir las claras a nieve, añadir el azúcar en forma de lluvia y seguir batiendo enérgicamente hasta obtener un merengue espeso y brillante. Reservar. Fundir la manteca restante en un tazón sobre baño de María. Agregar el chocolate en trocitos y revolver hasta que se disuelva. Retirar y dejar enfriar, mezclando siempre. Incorporar al merengue las yemas apenas unidas, la mezcla de manteca con chocolate y las nueces picadas, trabajando con movimientos envolventes. Rellenar la tarta preparada y volver a llevar a la heladera hasta el momento de servir. Si se desea, adornar con nueces en mitades.

 

CHARLOTTE DE CEREZAS
Ingredientes
(10 porciones)

250 g de azúcar molida
5 yemas
Gelatina en polvo sin sabor
½ litro de leche hervida y fría
Esencia de vainilla, a gusto
2 paquetes de galletitas de chocolate
250 g de cerezas en almíbar
200 g de crema chantilly

Preparación
Batir en una cacerola que no sea de aluminio (acero, enlozada, vidrio térmico) el azúcar con las yemas, hasta que tomen color limón. Agregar la gelatina remojada en la leche, y colocar sobre fuego bajo hasta que esté por soltar el hervor, revolviendo continuamente. (hay que evitar que hierva, porque se corta). Colocar el recipiente rápidamente sobre agua fría, para cortar la cocción, y añadir la esencia. Forrar un molde alargado, tipo budín inglés, con papel de aluminio, y colocar en la base y costados, bien unidos, las galletitas de chocolate ligeramente humedecidas con el almíbar de la fruta, que se debe escurrir bien. Colocar en forma alternada galletitas, siempre humedecidas, y cerezas descarozadas, hasta terminar ambos ingredientes. Finalizar con una capa de galletas. Verter encima la mezcla de gelatina aún líquida y fría y llevar el molde a la heladera (no freezer), hasta que se note firme, por unas 4 ó 5 horas. Desmoldar, quitar el papel, cubrirlo con la crema chantilly en la parte superior y rodear la base con las mismas frutitas.

 

TIPS CHOCOLATADOS

* Los distintos tipos de chocolate se elaboran modificando las proporciones entre sus componentes y añadiendo otros productos a la composición básica de pasta de cacao, manteca y azúcar. Su presentación puede ser en forma de tableta o en polvo.

* El chocolate negro o blanco reposteros (este último apenas contiene un 20% de pasta de cacao, el resto es leche en polvo) son especiales para bañar tortas; para taza (con una proporción de fécula de maíz), ideal para submarinos, y artesanal para su presentación en rama o en bombones.

* El chocolate propiamente dicho es el resultado de la mezcla de la pasta y manteca del cacao con azúcar, sin el añadido de ningún otro producto (exceptuando el aromatizante –vainilla- y el emulsionante –que suele ser lecitina de soja-).

* Un chocolate negro y amargo debe presentar una proporción de pasta de cacao superior al 50% del producto, pues es a partir de esa cantidad cuando el amargor del cacao empieza a ser perceptible.