Un guiño a Mies en la sabana brasileña

Publicada el día: 28 julio, 2014

Una vivienda fresca y joven en Brasilia, resuelta como un gran espacio, dedicado a la vida social y al contacto con la naturaleza. Una suerte de homenaje que la arquitecta Ana Paula Barros hace a Mies Van de Rohe, el famoso arquitecto de los años 50.



 

El gran techo aparece como suspendido, apenas soportado por unas delgadas columnas. Debajo fluye el espacio del estar y el comedor y todo queda exhibido como en una vidriera. La arquitecta Barros cuenta que se inspiró en los conceptos de la Bauhaus, la escuela alemana de diseño, germen del modernismo. Este loft de 160 m2 es también un guiño a la famosa casa Farnsworth de Mies Van der Rohe (año 1951): un contenedor vidriado, suspendido en el terreno en medio de un bosque.
Así planteado, el proyecto también explora cuatro puntos que se repiten en la arquitectura moderna: la planta libre, la estructura independiente de las paredes y las ventanas de corrido. Aquí, las líneas limpias y rectas del más ascético purismo se combinan con elementos orgánicos y naturales como la piedra, el hierro y la madera, que son una constante en la obra de Barros, entregando calor y refugio al espacio interior.
La vivienda se compone de un amplio espacio de estar y comedor que también funciona como terraza: las paredes de vidrio están conformadas por paneles sin ningún tipo de marco que se pueden abrir por completo.
De ese modo, los únicos ambientes cerrados son la cocina y la habitación. El baño queda integrado al dormitorio con la bañera frente a un gran ventanal que da al jardín.
El clima cálido y húmedo de esta región animó a la arquitecta a tomar recursos de la arquitectura bioclimática para reducir la demanda de energía para acondicionamiento. La casa está sobreelevada unos 60 centímetros del suelo y también tiene ventilación en la parte superior para optimizar el confort térmico: las aberturas por sobre la viga que recorre el frente hacen que el aire caliente que tiende a elevarse tenga una salida.
Aprovechando que el piso está suspendido, las instalaciones se realizaron por debajo y sin necesidad de excavación. Al quedar a la vista y accesibles se facilita su mantenimiento posterior.
En cuanto a los materiales usados para el revestimiento son reutilizados de la reforestación del pino y fueron recuperados restos de metal de otras construcciones y piedras de la zona.
La arquitecta también pensó en la accesibilidad al definir el ingreso a la casa por una rampa y evitó dentro de la vivienda todo tipo de desnivel.

 

Perfil del estudio
La arquitecta Ana Paula Barros trabaja desde Brasilia, Minas Gerais y Miami. Participa en muestras, como Casa Cor y en Fendi Casa.
Recibió los premios “Preferida del público” en la edición 2010 de la revista Casa Claudia y el “International Property Awards” en Londres (2012/2013). Y es autora del libro “Residências em Brasília” (2001).
Ana Paula define su profesión como el arte práctico de compilar el espacio, los sueños, deseos y necesidades. Y divide su vida entre sus casas de Brasilia y Jaguara, un lindo lago donde se inspira para sus proyectos. “Los viajes y todo lo que podemos aprender y aprehender mirando son la fuente mayor de inspiración”.

 

Ficha técnica
Arquitecta: Ana Paula Barros.
Ubicación: Brasilia, Distrito Federal (Brasil).
Superficie: 160 m2.
Año construcción: 2011.
Fotografías: Edgard Cézar.

 

Texto: Arq. Paula Baldo