Perfume de la naturaleza

Publicada el día: 8 septiembre, 2014

Para crear un clima especial en el jardín, nada mejor que unir color y aroma. Por eso, lo ideal es intercalar plantas aromáticas entre otras especies y dejar que invadan el aire y refresquen el alma. Además, muchas pueden utilizarse en la cocina o integrar un popurrí.



 

Algunos árboles y arbustos de flores perfumadas son el naranjo, el espino, el aromo, el tilo y algunas variedades de rosas. Otras que poseen follaje o ramillas con aroma son el limonero, el eucaliptus, el pino, el alcanforero y el cedrón.
Flores que otorgan un delicioso olor y decoran con natural belleza son la madreselva, los alisos, la violeta de los Alpes, la verbena, los jacintos y las fresias.
También se puede integrar a esta lista a ciertas hierbas, las cuales además de sus mágicos poderes medicinales tienen un aroma muy sutil y hasta pueden ser condimentos que dan sabor y fragancia a las comidas. Entre ellas:

* Lavanda. Es un arbusto de flores azul violáceo muy aromático. Se debe ubicar en lugares secos y con abundante exposición solar. Alcanza una altura que va de 60 centímetros a 1 metro.

* Cedrón. Es un arbusto perenne y sus hojas tienen un intenso aroma a limón. Florece en verano, época que produce la máxima concentración de aceite con esencias; crece al sol y a la sombra y alcanza hasta tres metros de altura.

* Menta. De flores pequeñas y aromáticas en un tono azul violáceo, obtiene el mejor aroma cuando se cultiva a pleno sol, aunque también tolera la media sombra y requiere de abundante riego. Florece todo el verano.

* Romero. Es un arbusto frondoso, que crece en primavera y verano, sus flores son blancas o moradas, muy aromáticas. También se usan en la cocina para aliñar carnes rojas y blancas. El arbusto alcanza de 80 centímetros a 1,20 metros de altura, crece tanto a pleno sol como en la media sombra.

* Melisa o toronjil. Despide un agradable aroma a limón, sobre todo cuando se acerca la floración a mediados de verano. Vive muchos años y es adecuada para bordes y macizos. Atención a dónde se la ubica, porque es una planta invasora, que alcanza una altura que va de los 40 centímetros a 1 metro en un tiempo bastante rápido. Ideal para ambientes húmedos y sombríos.

* Madreselva. Se trata de una enredadera que crece tanto al sol como en media sombra. Se enrosca en cualquier soporte, de flores blancas o amarillentas muy perfumadas, que llenan el ambiente de grata fragancia de octubre a marzo. Tiene un crecimiento rápido y desordenado, lo que obliga a cortar los brotes laterales a 15 centímetros en septiembre.

 

Texto: Florencia Romeo.