Casi origami

Publicada el día: 24 noviembre, 2014

Ya existe el paraguas sin varillas que no se dobla con el viento y se pliega, porque es de un material flexible. Además, se pueden intercambiar su piezas, en diferentes colores. ¿Qué más se puede pedir?



 

Los diseñadores norteamericanos Justin Nagelberg and Matthew Waldman reimaginaron el paraguas tradicional y lo reemplazaron por uno que no lleva varillas y se pliega cual figura de origami. La gran ventaja es que no se da vuelta por el viento. Es de un material flexible y se pueden intercambiar sus piezas para variar los colores: amarillo, magenta, turquesa, blanco, negro y gris.
El paraguas Sa, tal su nombre, consiste en dos hojas circulares de un plástico sumamente fino y liviano, una exterior y una interior de menor tamaño, unidas por un sistema de imanes. Se pliega de modo que estas hojas se extienden y se contraen según se abra o se cierre el paraguas. Tien seis cantos reforzados, para mantener la rigidez de la estructura. Tiene otras dos grandes ventajas: carece de terminaciones puntiagudas y si se da vuelta con el viento, enseguida se lo puede volver a su forma original, sin que afecte la forma.