Dientes más blancos: ¿cómo lograrlos?

Publicada el día: 2 noviembre, 2014

Hoy no hay excusas para no lucir una hermosa sonrisa. Tratamientos blanqueadores médicos, productos de venta libre… y secretos para resaltar su blancura natural. Te lo contamos.



 

Todas queremos lucir una sonrisa encantadora pero a veces nuestros dientes nos traicionan. La blancura es uno de los puntos fuertes de su belleza. Aquí te contamos cómo destacar su brillo y luminosidad, si la tenés naturalmente, o cómo restaurarla.

La gran novedad
Un nuevo sistema de tiritas flexibles de venta libre produce resultados a partir de los 3 días de uso. Recubiertas por un gel blanqueador que contiene peróxido de hidrógeno, y diseñadas para adaptarse a la forma de los dientes, mantienen el producto en contacto con los dientes. El ingrediente blanqueador es el mismo que usan los odontólogos y no causa daño al esmalte.

Blanqueamiento dental
Un blanqueamiento dental profesional es un procedimiento odontológico, no invasivo, que elimina manchas y pigmentos de la superficie dentaria. “Para ello se utilizan peróxidos que, activados por una luz de arco de gas plasmático, logran descender hasta ocho tonos el color de los dientes tratados, en una sesión de 40 minutos” señala el doctor Eduardo Godoy (MP 8080), odontólogo de La Posada del Qenti, quien agrega que el blanqueamiento dental es una cuestión recurrente entre los pacientes: “Aproximadamente, un 90% está interesado en rehabilitar su boca mediante implantes dentarios, coronas de porcelana o carillas, y lograr restablecer estética y función”, resume.
Los químicos que se utilizan para realizar blanqueamientos son, por lo general, peróxidos de hidrógeno o carbamidas en altos porcentajes que no generan daño alguno en los dientes: “Durante el procedimiento pueden dañar la encía. Por eso, usamos barreras gingivales para evitar esta contraindicación”, aclara el especialista.
Cuando los dientes están muy deteriorados, o poseen machas endógenas que no pueden eliminarse mediante blanqueamiento, se indican carillas dentales: “Son pequeños frentes laminares de cerámica o zirconio que se colocan en la cara frontal de los dientes. Esto devuelve una excelente estética al modificar forma y color de las piezas tratadas”, comenta Godoy.
Este tratamiento puede realizarse a cualquier persona que haya completado erupción dentaria, o o sea, después de los 14 años. Según explica Godoy: “Las coronas necesitan un poco más de desgaste del elemento dentario, su indicación radica en el deterioro excesivo del dientes. Con ellas se logra una estética muy similar a las carillas pero con un costo biológico mayor, debido al desgaste que debemos realizar para colocarlas en los dientes tratados”.
Respecto de los cuidados, los pacientes que portan coronas o carillas deben visitar a su odontólogo en forma semestral. “Actualmente contamos con limpiadores de ultrasonido, jet de micro esferas de bicarbonato y ozono terapia, para combatir estas bacterias que atentan contra la salud y estética de estas restauraciones” resalta.

Prevención durante el tiempo libre
Hay actividades durante las vacaciones y cierta relajación en la higiene bucal que pueden provocar dañar la dentadura. Para ello, se recomienda:
1- Una dieta saludable en el verano debería incluir jugos de frutas, verduras y agua en forma abundante (buena hidratación), lo que ayudará a prevenir patologías orales; y disminuir la ingesta de alimentos y bebidas azucaradas, ya que aumentan los niveles de ácido que afecta a los dientes.
2- Si vamos a ingerir alimentos entre comidas, sería recomendable un buen el cepillado y enjuagar la boca varias veces.
3- Protección solar, porque los rayos del sol son peligrosos para la piel y también para los labios. Por eso, se aconseja utilizar una crema protectora siempre que estemos expuestos al sol. La excesiva exposición al sol es un factor de riesgo para padecer cáncer oral.

Tips para mantener el color inalterable
- Tomar café o té con moderación.
- Es preferible tomar vino blanco en lugar de tinto.
- No fumar.
- Cepillarse los dientes después de cada comida.
- Utilizar dentífricos blanqueadores.
- Efecto óptico: en los labios, usar solo brillo, lo que produce un efecto neutro en el color. Sin embargo, el rojo con un tinte azulado como el frambuesa dará la sensación de dientes más blancos.
- A evitar: los tonos rosa subidos o anaranjados, que los hacen ver más amarillentos.

Asesoró: Doctor Gastón Horacio Miñones (MN 23756-MP 44273), Director de Cool Dent, Clínica Odontológica.