La vigencia del loft

Publicada el día: 10 noviembre, 2014

El espacio intervenido por el Estudio Flavio Domínguez en Casa FOA apostó a la madera como gran protagonista de un lugar de medidas generosas, en el que conviven varios ambientes, con sutiles divisiones.



 

Las distinciones que recibió el espacio 25 dan testimonio del altísimo valor de la propuesta: obtuvo la Segunda Mención a la Arquitectura y Diseño de Interiores Casa FOA 2014 y la Mención Calello a la mejor aplicación de producto de Casa FOA y Calello.

El estudio, integrado por los arquitectos Flavio Domínguez, Gastón Ramos y Melisa Ciampi, definió la obra a partir de tres claves: versatilidad, convergencia de estilos y calidez. Se valoró la posibilidad de contener, en una superficie reducida, diferentes espacios necesarios para el desarrollo de la vida cotidiana, que es la esencia y definición del loft. Los ambientes se mezclan entre sí y las actividades se integran.

Como se buscó mantener la identidad de la cáscara, y el lenguaje monacal existente, se incorporaron gestos que mezclen lo moderno y lo clásico, logrando un espacio distendido, luminoso, cálido y armónico. “La cáscara nos inspiró en varios aspectos. Quisimos mantener la existencia de las arcadas, y dejar a la vista las vigas y las ventanas, contagiando el lenguaje monacal a nuestro loft. Buscamos permitir el ingreso de la luz y el verde del paisaje exterior y hacerlos partícipes de  nuestra propuesta. Particularmente nos inspiró el desafío de poder lograr, en un ambiente pequeño, desarrollar todas las funciones de la vida cotidiana”, explican los profesionales.

Los arquitectos tomaron como punto de partida la idea de que en este espacio vivía una pareja que encuentra en su hogar un lugar para distenderse y conectarse mutuamente. La versatilidad de los espacios les permite hacer uso del loft de diferentes maneras. En ese sentido, explican: “La biblioteca que alberga la cama es uno de nuestros objetos más sobresalientes. Le da contención al lugar para descansar, orden al espacio de habitación, y un marco escenográfico a la totalidad de la vivienda. Otro elemento es la “U” que se conforma con la cocina y dos planos perpendiculares a esta, que albergan las funciones de comer y trabajar”.

El material vedette es la madera. “La elegimos –dicen los arquitectos- porque le da calidez y simpleza al ambiente. La trabajamos de diferentes formas, en crudo y en combinación con melamina. Es protagonista de espacios de contención, como los dos tabiques del escritorio y la mesa, y contenedor del espacio de descanso”. El loft incorpora elementos de materialidad sencilla, como la madera de pino Brasil y la melamina Visón que,  trabajados con armonía, logran el equilibrio del espacio para el descanso. Dos paneles revestidos en madera en forma de rubí, contienen el lugar de trabajo y de comer. Además, en estos tabiques la madera fue intervenida por el artista Hernán Marina y su obra “Los Colosos”.
Respecto al color, se trabajó con tonos neutros, para resaltar el tratamiento de la madera y armonizar el espacio. Así, resalta también la luz natural que invade el loft. La iluminación es una grilla suspendida del cielorraso que busca unificar todo el espacio.

 

Texto: Florencia Romeo.
Fotos: Adela Aldama.