¡Todos a cocinar! (los chicos, también)

Publicada el día: 17 noviembre, 2014

Estudiar cocina es una estimulación permanente en un ambiente relajado donde los chicos aprenden a compartir, trabajar en equipo y tener paciencia. Además genera ideas para festejar cumpleaños y festejos familiares.



 

Cocinar no solo es una vía para poder alimentarse o para desarrollar capacidades gourmet, sino que también es una forma de compartir lazos afectivos y de socializar. La enseñanza de la cocina a los chicos, tiene muchas otras ventajas, además del aprendizaje de la disciplina misma.
“Para los niños, la cocina es una estimulación permanente. Por ejemplo, los ayuda a desarrollar la paciencia: hay que esperar que el plato esté listo, decorarlo antes de servir, limpiar el lugar cuando terminamos de trabajar…”, explica Silvia Belocopitow, coordinadora de la escuela de cocina Los Chicos en su Salsa, cocinera y maestra jardinera. En un clima desestructurado, los chicos también aprenden abrir la mente y probar verduras y otros alimentos resistidos. “Probá, no tiene que gustarte, pero si no probás no sabés”, persuaden las maestras cocineras a sus alumnos que van de los 4 a los 12 años.

Un poco de todo, es cuestión de probar
De este modo los más pequeños se acostumbran también a comer variado y a salir de los clásicos menús llamados infantiles, como el pancho y la gaseosa. Para que no se aburran se cocina una semana dulce, otra salado, y también se aprovechan las fechas importantes del calendario para hacer talleres de primavera o Navidad, entre otros.
¿Rechazo al pescado? Se preparan croquetas con caritas que son irresistibles. ¿No les atrae el brócoli? Se acompaña un budín con una salsa muy sabrosa para hacerlo más atractivo.
A través de juegos se van incorporando conocimientos como el valor nutricional de los alimentos, se explica qué pasaría si no contáramos con el calcio de la leche, por ejemplo, y cada plato que se cocina está supervisado por una nutricionista. Es fundamental una presentación atractiva y el relato de lo bueno que es cada ingrediente para la salud.
Se comienza con cursos básicos y tienen opción de ir ascendiendo en el nivel de complejidad. También se organizan cumpleaños para cocinar con los amiguitos. Y en la casa, con la complicidad de algún familiar, se prepara el menú sorpresa para un cumpleañero.
“En estas épocas de sobreexigencia escolar, el espacio de la cocina es más relajado. Si se rompió un huevo no hay que llorar, porque a todos nos pasa. Limpiamos y seguimos adelante, para evitar el perfeccionismo”, dice Belocopitow.
Pero a veces, claro, se descubren talentos latentes. Ya surgieron dos chefs profesionales que comenzaron jugando a cocinar y hoy tienen carrera internacional.

 

SCONS DE QUESO
Ingredientes
(para 18-20 scones)

325 g de harina leudante
1 cucharadita de sal
2 cucharadas soperas de queso rallado
50 g de manteca en trocitos
180 cc de leche
150 g de queso port salut
1 huevo para pintar

Preparación
1. En un bol colocá la harina tamizada.
2. Agregale la cucharadita de sal.
3. Luego el queso rallado y revolvé bien.
4. Incorporale la manteca en trocitos. Mezclá bien con la cuchara de madera, tratando de deshacer la manteca en la harina.
5. Añadí la leche de a chorritos. Seguí mezclando con la cuchara hasta terminar la leche.
6. Con tus manos amasá la preparación hasta que la masa te quede bien unida.
7. Tomá una porción abundante de masa y hacé un chorizo grueso, de 3 centímetros de diámetro aproximadamente.
8. Cortá el rollo cada 2 centímetros y seguí así hasta terminar la masa.
9. Cortá el queso en cuadraditos.
10. Guardá un cuadradito de queso en cada scon, escondiéndolo bien.
11. Enmantecá una placa.
12. Colocá los scon sobre la placa, bien separaditos, porque se inflan por la harina leudante.
13. Pintalos con huevo para que queden bien doraditos.
14. Pedile a un adulto que los cocine en horno caliente durante 15 minutos aproximadamente.
15. Y ahora, ¡listos para saborear! Podés comerlos en la merienda o llevarlos en la vianda para el recreo.

 

ALBÓNDIGAS DE CARNE
Ingredientes
(para 4 a 6 porciones)

½ kg de carne picada
1 huevo
5 cucharadas de queso rallado
½ taza de pan rallado
1 cucharadita de orégano
Sal y pimienta a gusto
Salsa de tomate

Preparación
1. Colocá la carne picada en un bol.
2. Condimentá con sal, pimienta y orégano.
3. Agregale el huevo. Mezclá bien.
4. Luego el queso rallado. Revolvé muy bien.
5. Incorporá el pan rallado. Mezclalo bien.
6. Uní todo con las manos.
7. Comenzá a hacer bolitas hasta que se acabe la carne.
8. Colocá las albóndigas en la salsa.
9. Pedile a mamá que las cocine durante 15 minutos a fuego mediano, con la olla tapada y agregando agua si fuera necesario.
10. Servilas calientes con puré de papas, arroz, spaghetti a la manteca o como más te guste.

 

SCONS MORENITOS
Ingredientes
(24 scons pequeños)
1 ½ taza de harina leudante tamizada
½ taza de almidón de maíz tamizado
120 g de manteca
¼ taza de azúcar negro
1/3 taza de pasas de uva
120 cc de leche
Azúcar común, para espolvorear

Preparación
1. En un bol deshacé la manteca con la harina y el almidón de maíz hasta que te quede como arenilla.
2. Agregale el azúcar negro y las pasas de uva. Revolvé.
3. Incorporale la leche, mezclando muy bien.
4. Formá una masa con tus manos, hasta que te quede bien unida.
5. Enhariná la mesada. Formá un chorizo gordito, de unos 3 centímetros de diámetro.
6. Cortá el rollo cada 3 cm y seguí así hasta terminar la masa.
7. Dales formá cuadrada o redondeada con un cuchillito chico.
8. Pintales la superficie con leche.
9. Espolvorealos apenitas con azúcar común.
10. Enmantecá y enhariná una placa.
11. Colocá los scones sobre la placa, bien separaditos, porque se inflan por la harina leudante.
12. Llevalos a horno de mediano a fuerte durante 15-18 minutos.

 

TARTA DE MANZANAS
Ingredientes
(para 8 a 10 porciones)

Para la masa
200 g de manteca
300 g de harina
100 g de azúcar
1 huevo
Para el relleno
4 cucharadas de mermelada de duraznos
2 ½ manzanas verdes grandes hervidas con 4 cucharadas gordas de azúcar y hechas puré
4 cucharadas soperas de crema de leche
2 cucharadas gorditas de miel
Para la cubierta
2 manzanas cortadas en gajos
1 huevo batido con 2 cucharadas de azúcar

Preparación
Masa
1. En un bol grande mezclá muy bien la harina y la manteca blanda. Hacelo hasta que no veas más a la manteca.
2. Agregá el azúcar. Mezclá.
3. Incorporá el huevo, uniendo todo pero SIN AMASAR.
4. Enmantecá y enhariná un molde de 24 centímetros de diámetro.
5. Tomá pedacitos de masa y enharinándote las yemas de los dedos forrá la base de la tartera.
6. Hacé lo mismo con el borde.
7. Pedile a mamá que la lleve a horno moderado durante 10 minutos, no más.

Relleno
1. Untá la base con la mermelada de duraznos.
2. En un bol colocá los gajos de manzanas hervidas y hacelos puré.
3. Agregá la miel. Mezclá.
4. Añadí la crema de leche y revolvé bien.
5. Rellená la tarta con este puré.

Cubierta
1. Cortá los gajos en láminas bien finitas.
2. Colocalas en forma circular sobre el relleno formando un círculo con las rodajitas desde el borde hacia el centro.
3. Batí un huevo y agregá 2 cucharadas de azúcar. Mezclá.
4. Pintá las rodajitas con el huevo.
5. Pedile a mamá que la cocine en horno moderado hasta que esté doradito el borde de la masa y las rodajitas de manzanas de la superficie.
6. Si querés, podés acompañarla con crema chantilli o helado.

Texto: Patricia Melgarejo.
Fotos: Los chicos en su salsa.