Escultórica y funcional

Publicada el día: 4 diciembre, 2014

La vivienda Balcony House es una creación del estudio de arquitectura español A-cero, que dirigen Joaquín Torres y Rafael Llamazares. Ubicada en Madrid, está dispuesta en tres niveles, sobre un terreno con una moderada pendiente. Su imagen escultórica, rica en juego de volúmenes y planos cortados, responde a la distribución interior, a la necesidad espacial y de iluminación natural de los ambientes.



 

La Balcony House del estudio español A-cero es una vivienda unifamiliar con una superficie de 947 m2, dispuesta en tres niveles y asentada en una parcela de 2100 m2, con una moderada pendiente y una ubicación privilegiada en un entorno natural, a tan solo 14 kilómetros del centro de la capital española.
Se accede a la vivienda por una puerta principal que se destaca por su gran altura y su resolución en vidrio negro y acero, brillo negro. En esta planta baja, que es la de acceso, se ingresa a través de un hall de entrada con una doble altura que, además, vertebrará la vivienda en dos partes fundamentales. En esta planta, en el ala izquierda, se sitúan las zonas más públicas y de servicio: la cocina con despensa, la zona del comedor y las escaleras que comunican todas las plantas. En el ala derecha, el dormitorio principal con gran vestidor y baño, y un segundo dormitorio de invitados.
El estar se destaca por su gran altura, lo que le da al espacio una gran sensación de amplitud. Una faja central de madera recorre el techo hasta la pared y se convierte en contenedor de la televisión con unos paneles rebatibles en el mismo acabado y finalmente desemboca en una chimenea. Este elemento sirve, además, para dividir el estar del comedor que está equipado con 2 mesas para 8 comensales que pueden juntarse y así convertirse en una mesa para 12. Todo el estar se vuelca al exterior, a la zona de porche y piscina, con amplios ventanales en vidrio negro y grandes aperturas que permiten una fluida comunicación interior – exterior.
El dormitorio, con una filosofía de practicidad y confort, tiene como particularidad que sus ventanas se abren comunicándose de manera directa con la piscina exterior. Posee vistas hacia ella y a la extensa superficie arbolada que configura el entorno de la parcela. En la parte posterior se sitúan dos generosos vestidores abiertos a un baño que se destaca por su amplitud, calidad de acabados y  detalles que lo configuran como al resto de la vivienda.
En la planta alta, la misma doble altura del recibidor se prolonga hasta aquí con una pasarela en vidrio que aloja una librería. A un lado se ubica una zona de estudio – despacho y cine y al otro lado dos dormitorio infantiles en suite.
La planta sótano se reserva para cuartos de instalaciones, cuartos de servicio y plancha, bodega y un gran gimnasio con zona de juegos que conecta directamente con un porche mediante unas ventanas correderas conectando también este área con el jardín. Dicho porche se desarrolla como una zona de comedor, barbacoa y cocina exterior, conectándose visualmente con el interior de la piscina de la planta superior.
En el exterior, la vivienda está diseñada con una imagen escultórica en formas curvas para dar un acabado más orgánico con el entorno y revestida en piedra caliza blanca y vidrio negro. En síntesis, es una arquitectura rica en juegos de volúmenes, planos cortados y otras soluciones estéticas .que dan sentido a las distribuciones interiores y a la abundante luz que inunda la vivienda.

FICHA TÉCNICA
Estudio: A-cero
Autores del proyecto: Joaquín Torres, director, y Rafael Llamazares, arquitecto socio.
Proyecto: Vivienda unifamiliar en Madrid.
Ubicación: Madrid, zona residencial al Norte de la ciudad.
Superficie de parcela: 2.094 m2.
Superficie construida: 947 m2 construidos de vivienda.
Fecha de proyecto: enero de 2011.
Fecha de terminación: junio de 2013.
Fotógrafo: Plasmalia.
Dirección y coordinación de obra: A-cero / www.a-cero.com