Dos cabezas para una empresa

Publicada el día: 12 febrero, 2015

Un negocio puede encararse solo o acompañado y muchas veces es esa sociedad la clave para sacar adelante un proyecto. En Urenko, Anita Nava y Nicolás Bertolo dan fe de aquella máxima que reza “la unión hace la fuerza”.



 

Nicolás Bertolo (29, soltero) estudiaba Diseño de Indumentaria (UP) y durante la realización de un trabajo de diseño surgió la idea de encarar un proyecto propio, que terminó de tomar forma mientras trabajaba como pasante en Kostüme. Finalmente, nació Urenko y, como toda marca de ropa que se precie, necesitaba su campaña gráfica. La elegida para hacerlo fue la productora de moda y diseñadora de Indumentaria (UBA) Anita Nava (36, casada), quien también tenía ganas de encarar un proyecto propio de diseño, pero no quería hacerlo sola: “Tuvimos buen feeling, nos vimos para charlar y me propuso que fuera su socia”. La primera colección que diseñaron en conjunto fue la de otoño-invierno 2012. Como dice Anita, “Urenko tenía lo que yo quería, así que nos asociamos”.
Pero no solo se juntaron ellos, sino que además, hasta el año pasado integraron el Proyecto Cuadrilla, un colectivo de diseñadores: “Hicimos juntos todo el BAFWEEK y abrimos nuestra primera tienda con ellos, porque la fuerza hace a la unidad –cuenta Anita-. Queríamos que nos escucharan y era difícil que una sola voz fuera escuchada. Nos juntamos para avanzar y crecer como colectivo de diseñadores independientes”.
Difícilmente un proyecto se mantenga igual desde el comienzo, a medida que avanza el tiempo. En ese sentido, dice Nicolás: “En un comienzo yo buscaba hacer prendas con cuero, geométricas, experimentales, y luego fue mutando hasta lo que es hoy. El proyecto sigue con el mismo concepto, pero mutando constantemente. Nos gusta variar, no aburrirnos con lo que hacemos y mostramos” y agrega su socia: “Estamos en búsqueda constante y vamos adaptando la marca a lo que nos piden nuestras clientes y el mercado”.

Cómo arrancar
El capital inicial es uno de los puntos difíciles a tener en cuenta cuando se emprende un negocio. Una de las claves está en pedir ayuda y encargarse de tareas varias… ya habrá tiempo de delegar. Como explica Nicolás, “arranqué con el apoyo de mi familia, de a poco, con esfuerzo. Con una inversión inicial para armar de a poco las colecciones. La moldería la hacía yo, el corte, compras etc. Y llevaba las prendas a algunos locales, como piezas únicas”. Luego se sumó Anita: “Cuando entré hicimos una inversión en la colección, para abrir el local, bafweek, etc. Fue difícil pero como íbamos vendiendo nos quedábamos tranquilos con la repercusión. Las inversiones son fundamentales para proyectos independientes. ¡Estamos siempre buscando mas!”.
Hasta el año pasado, tenían el local de Proyecto Cuadrilla, hoy cerrado, y ahora abrieron un showroom en Palermo: “Queremos relanzarnos y comenzar con este espacio antes de abrir el primer local de Urenko. También vendimos en local multimarca. Y ahora tenemos venta online en nuestra pagina web… vamos armando cada vez mejor la estructura de ventas”. Es que el canal de ventas es fundamental y en parte se define y decide de acuerdo al perfil de la marca. Como explica Anita, “ hoy en día hay circuitos de showrooms de diseño de autor. Y aparte nosotros tenemos días fijos de atención jueves, viernes y sábado de 16 a 20 hs. Por lo cual los clientes pueden pasar cuando quieran esos días y sino con cita previa los otros” y agrega Nicolás: “Hoy los clientes son mas versátiles y arriesgados, les gusta la idea de ir a un espacio propio e intimo de la marca”.

Una clave: el equipo
Comenzamos nosotros dos, al tiempo entro Inés de Sagastizábal como asistente, luego Paula Inés Aguirre Nolsoe en la parte de estampas, Tato Aráoz en videos/web, Fernando Bertolo en diseño gráfico. Actualmente somos 6 fijos, más alguien que incorporamos recientemente que es nuestra community manager. Y también están nuestros preciados y leales talleres, modelistas, planchadores, estampadores, etc. que están desde el inicio, más los que se van incorporando. Nos gusta trabajar con los mismos como equipo ya que hay una relación estrecha y cercana”, cuenta Anita.
La división de tareas es otro asunto importante, porque no sirve que todos hagamos lo mismo. En este caso, ambos son los directores creativos, diseñan y piensan la colección juntos, con el equipo. Aparte, Anita se encarga de las ventas internacionales, planificación de la colección, fichas, costos, compras, agenda de colección y ambos hacemos las pruebas de calce juntos antes de producir. Nico, por su parte se encarga de las ventas nacionales, en producto de molderéa, corte, talleres, etc.
Si tomaron una community manager es porque saben que las redes sociales hoy son decisivas al momento de dar a conocer un emprendimiento, pero no se limita a eso: “también les prestamos modelos a celebrities y diversas personalidades, producciones en revistas, desfiles, pero lo cierto es que cada día se potencia más el uso de las redes sociales como medio masivo de difusión”.

El futuro a la vista
Una vez que un negocio está marchando, es fundamental dar pasos seguros, para lo cual es decisivo planificar con cuidado. Dice Nicolás: “tenemos varios pasos ya decididos para nuestra marca de acá a unos años. Primero queremos fortalecer nuestro cliente y captar nuevos. Que se animen sin miedo al diseño de autor. Vendiendo más por nuestra web, showroom y multimarcas. Hacia adelante vamos sin problema”, y amplía Anita: “¡El siguiente paso es vender en el exterior! Creemos que nuestra marca puede tener un buen impacto, y que tenemos muy buenas chances para hacerlo. Cuesta hacerlo pero lo vamos a lograr”.

Urenko, por sus creadores
Nuestras prendas atemporales, urbano/contemporáneas, con una elegancia despreocupada. Son prendas con un estilo marcado, universales, fáciles y cómodas de llevar, nos gustan las prendas prácticas, que no estés dos horas para vestirte, que no te dejen mover libremente. Lo bello en el uso, para nosotros, pasa por estar relajado y ser original con lo que uno lleva puesto. Son prendas que no siguen la moda sino más bien siguen la identidad de Urenko, la universalidad al vestir. Es por eso que perduran en el tiempo, nuestras clientas no vienen a buscar lo que dicta la moda, vienen a buscar  una prenda que las identifique, que las haga sentirse únicas”.

 

Texto: Florencia Romeo.