Sobria modernidad…

Publicada el día: 9 febrero, 2015

…en una casa de Nordelta, decorada por el estudio SCH, que hace gala de un sutil uso del color, sin estridencias, y un buen aprovechamiento del espacio.



 

Lejos de esas viviendas que se asemejan a un showroom de decoración, en esta queda a la vista que nada es accesorio y que todo hace al confort necesario para la vida diaria. Colores que no cansan (pero tampoco aburren), los muebles adecuados y un particular énfasis en favorecer la circulación caracterizan a este proyecto del estudio SCH, de la arquitecta Mónica Schuvaks y asociados.

En la planta baja
… se encuentra el área social, una caja monocromática de paredes grises y piso de porcellanato simil piedra -de grandes dimensiones y junta cerrada- con cerramientos de aluminio anodizado, transparentes al verde y al agua. La iluminación general, es embutida y domotizada, para no interrumpir la continuidad de los cielorrasos y lograr diversas intensidades.

En el estar, la biblioteca de piso a techo, enchapada en madera de lapacho, contrasta por su color y se vuelve protagonista al ocupar una de las sólo dos paredes ciegas del ambiente. Es el único mueble de frente abierto, con objetos a la vista. Los sillones merecen un aparte: se enfrentan dos butacones “Elena” con apoya pies giratorios en jaquard negro, a las sillas de metal  y ambos juegos con el contundente sillón “Anna” tapizado en jaquard gris. Apenas unos detalles amarillo y negro – en las mesas auxiliares de metal esmaltado, y en la de tapa de vidrio –cortan los tonos neutros que dominan el estar.

En el comedor, una gran mesa con base metálica y tapa de vidrio, acompañada por sillas con estructura de madera de lapacho y tapizado gris, ocupa el centro del espacio. Sirve como auxiliar una mesa de baja altura- para no interferir las visuales al jardín interior-, enchapada en madera de lapacho. Como remate del comedor, la cocina-office con muebles laqueados en gamas de grises y mesadas de Silestone al tono. Paneles de piso a techo, laqueados y corredizos permiten integrar la cocina al comedor.

En la planta baja también se diseñó un dormitorio para huéspedes, de hecho, tiene una estética y disposición de hotel y es independiente del resto de los cuartos. Está en una esquina y cuenta con una raja de vidrio en ángulo como ventana.


En la planta alta…
Se concentran las zonas privadas. En el dormitorio principal se destaca el respaldo de la cama con bordes redondeados y tapizado en símil gamuza. Cuenta con dos lugares de trabajo: un escritorio junto a la ventana, de vidrio y acero, y otro laqueado que, a un lado de la cama, es parte del mueble que también contiene la mesa de luz.

Estudio SCH: Arq. Monica Schuvaks y asociados

http://www.monicaschuvaks.com.ar/

 

Texto: Florencia Romeo.
Fotos: Adela Aldama.