La capital del diseño sueco

Publicada el día: 30 marzo, 2015

Småland es una ciudad ubicada al sur de Suecia, rodeada de lagos y bosques, que se destaca por sus fábricas de cristales y de muebles. La mejor manera de combinar turismo y deco.



 

En el sudeste de Suecia, en el triángulo formado por Gotemburgo y Estocolmo, las dos ciudades más importantes del país, más la vecina y danesa Copenhague se encuentra la provincia de Småland una de las más grandes del país, con más 5000 lagos, enormes bosques y conocida como el Reino de las cristalerías y los muebles. Sí, es la provincia donde nació IKEA, la empresa que cambió la forma de ver el diseño del equipamiento para la casa, nada menos.

Todos a bordo
Para aprovechar mejor el paseo, lo ideal es alquilar un auto y viajar al propio ritmo. Un punto de partida interesante es el Parque Nacional Store Mosse o Isaberg entre las ciudades de Jönköping, en el extremo sur del lago Vättern, y Halmstad. Entrando apenas en el bosque se pueden alquilar cabañas y si hay niños, disfrutarán enormemente de este paseo. A la vez que se aprovecha el aire libre se pueden recoger frutos, hacer caminatas y paseos en bicicleta o a caballo, en tanto que la pesca en los lagos es el deporte favorito de suecos y turistas así como los paseos en canoa.
Al norte del Jönköping se puede visitar el pueblo de Gränna y la isla de Visingsö, de donde proceden los caramelos de menta más famosos de Suecia. Cerca de ahí, en Vimmerby se conserva perfecta la casa de Astrid Lindgren, la escritora de cuentos infantiles que ganó un premio Nóbel. Es posible visitar su universo y reencontrarse con todos los personajes de sus libros, el más famoso de ellos Pippi Calzaslargas, y hasta presenciar un show en vivo. En este lugar hay un chalet que ofrece hospedaje y también un camping disponible.
Estas tierras agrícolas del sur de Suecia son las más fértiles de Europa y allí se encuentran numerosas plantas de elaboración de alimentos, artesanos a pequeña escala y mercados de granjeros.
En el centro de Småland está Växjö, su capital, y allí pueden visitarse pequeñas iglesias de madera y escuchar en calles y plazas bandas de música y coros. En la costa oriental se encuentra la histórica ciudad de Kalmar con su castillo y, siguiendo hacia el norte un salpicado de pequeños pueblitos de pescadores, camino al espléndido archipiélago y vía de acceso a la isla de Öland.

Cristales y muebles
Pero una de las mayores atracciones son las cristalerías, que datan de 1742 y abarcan cuatro municipios, 13 fábricas y unos 20 hoteles en esta área tan visitada. Entre las más famosas del reino del cristal (glasriket) podemos mencionar a Kosta Boda y Orrefors. En algunas de las cristalerías el visitante podrá poner a prueba sus habilidades como soplador de vidrio –con extremo cuidado- y observar cómo lo hacen los que saben. Y luego, por supuesto, elegir algunos recuerdos de vidrio azul, negro o cristales transparentes y frágiles.
Los muebles de diseño son otra de las especialidades de la región, conocida también como reino del mueble (möbelriket). El diseñador de muebles Bruno Mathsson tiene un centro de exhibición en Värnamo y también puede visitarse la fábrica de muebles IKEA en la ciudad de Älmhult.

Islas y playas
La mayor isla cercana a la costa oriental es Gotland de casi 3000 kilómetros cuadrados. mientras que la segunda en tamaño, es la isla de Faro. Pueden hacerse paseos en barco para conocerlas. En la parte sur de Småland, en una especie de gran bahía, hay playas de arena sobre el mar Báltico que vale la pena conocer.

Dónde alojarse
El alojamiento en Suecia es abundante y de distinto tipo: hay hoteles lujosos y más económicos, hostales, hospedaje en casas de familia, cabañas, etc. La oferta es amplia y variada: hoteles de gran categoría y precio, cálidos hostales, pensiones familiares, albergues de juventud, campings que son modelo en Europa, y bed and breakfast rurales, muy populares entre los suecos. Además algunas cosas más extravagantes que cada cual puede elegir según su creatividad, como dormir estilo príncipe en un monasterio del siglo XV, o en un hotel perdido en una isla del archipiélago. Conviene reservar con anticipación.

Para tener en cuenta
* Una sugerencia: habiendo llegado tan lejos, vale la pena considerar una escapada a Estocolmo, la capital, donde hay bastante para explorar, o a Malmö en el extremo sur con un delicioso sabor medieval y  donde se encuentra el puente Öresund, que aparece por momentos sobre el agua.y por otros se sumerge.
* Otra opción es cruzarse a Copenhague, bastante cerca, a través del imponente puente de arco de Öresund.
* El sueco es el idioma predominante en Suecia, aunque no es idioma oficial. Es una lengua germánica parecida al danés y al noruego pero muy diferente en pronunciación y ortografía. Sin embargo facilita las cosas que la mayoría de las personas habla inglés y muchos hablan o entienden español, es cuestión de suerte.

Texto: Silvia Ostrovsky.