Mesadas de cocina: ¿sintéticas o naturales?

Publicada el día: 2 marzo, 2015

La oferta de diseños y colores es amplia, y los precios, variados. Una guía con las opciones tradicionales y las novedades, más la opinión de los expertos.



 

Las mesadas donde se manipulan y preparan los alimentos deben ser, fundamentalmente, higiénicas. Para eso, es preciso que la superficie sea dura, no porosa y de fácil limpieza. También debe resistir el calor y las manchas.

En la lista de los materiales disponibles, el acero inoxidable es uno de los más asépticos. Para la diseñadora de interiores Judith Babour es ideal para cocinas industriales, pero estéticamente no resulta el más adecuado para una casa porque se desluce: se raya y se marcan las gotas de agua. Sin embargo, para una cocina hogareña la lista de materiales que cumplen con los requisitos de higiene adecuados es amplia y ofrece propuestas estéticas muy interesantes.

 

Materiales sintéticos

Como lo más novedoso, Babour destaca al Neolith, un nuevo material que se fabrica a partir de diversos minerales granulados sometidos a altas temperaturas para obtener una piedra artificial con prestaciones notables: no se raya ni se mancha y resiste el calor, con diversidad de diseños y una extensa carta de colores: “Hemos iniciado la comercialización del producto seleccionando 13 de los 40 colores disponibles, principalmente en terminaciones satinada y pulida”, explica Facundo Garófalo de De Stefano S.A., importadora del material.

Esta nueva piedra artificial resulta mucho más liviana que una natural y tiene la ventaja de que se pueden disimular las uniones. “La misma materia prima con que se fabrica la placa de Neolith, pero en granulometrías más finas, se emplea en la preparación de los adhesivos con los que se trabaja el producto”, aclara Garófalo. Esto también permite simular un espesor mayor al de la placa en el regrueso de la mesada. El precio del material, según el diseño, va desde 450 hasta 900 dólares por m2 (cotización oficial) en 12 mm de espesor, el adecuado para mesadas. Si se desea emplear el material para revestir también la pared, se puede estimar entre 170 a 220 dólares/m2. El valor es más bajo porque el espesor de la placa es menor.

Otra piedra artificial ideal para mesadas es un compuesto de cuarzo, siliconas y colorante. También es importado y tiene varios nombres comerciales (Silestone, Technistone, por ejemplo). “Es lo que más uso, resiste rayas, manchas y no se reproducen las bacterias”, acota Babour, quien diseñó para una de las ediciones de Casa FOA una mesada donde la pileta tenía una tapa del mismo material para unificar toda la superficie. El precio varía entre 3440 a 8000 pesos por m2. Como restricción, no se recomienda exponer la mesada a grandes cambios térmicos, y no puede colocarse en el exterior.

Una tercera opción es el Corian, un material 100 % no poroso al calor, que se puede moldear y trabajar de muchas formas. Las placas se pueden unir para hacer instalaciones de cualquier tamaño en una superficie de apariencia monolítica. Con él incluso se puede resolver la pileta. La seguridad antimanchas también está garantizada: Con un paño se pueden remover manchas difíciles con facilidad, como aceite, limón y café”, asegura la arquitecta Rocío Conesa, de DuPont Building Innovations. El precio por metro lineal de mesada ronda los 3200 pesos, y está disponible en diversos colores.

 

Piedras naturales

En estos materiales los tonos se acotan a la gama de los grises, negros, marrones, verdes y algunos rojizos o amarillos. Aquí no es posible obtener colores plenos como en las piedras artificiales y las placas presentan variaciones de grano y color en cada hoja justamente por ser naturales. Los expertos recomiendan utilizar granitos o cuarcitas para mesadas de cocina, ya que son menos absorbentes que el mármol, aunque hay quienes prefieren éste último por una cuestión estética. “Un cliente me pidió mármol de Carrara y quedó hermoso, acepté porque el uso no iba a ser intenso”, rememora Babour quien aconseja en esos casos proteger la superficie con un producto especial hidro repelente.
El rango de precios en los granitos y mármoles es más accesible, parte de los 2600 pesos por m2. Aunque, si el material es importado, llega a los 1950 dólares.

Entre los materiales menos convencionales, se puede mencionar el cemento. En este caso hay que considerar que tarde o temprano se va a agrietar, afectando la estética y la limpieza. Para quienes deseen privilegiar la calidez, la opción es la madera, que debe ser dura (pinotea, por ejemplo) y estar protegida para obtener una superficie impermeable. El punto débil, según Babour, es el borde de unión con la pileta.

Las opciones son muchas y los materiales se pueden combinar aprovechando que no todos los sectores de la cocina tienen el mismo nivel de exigencia  ni cumplen la misma función. La imaginación es el límite.

 

Texto: Paula Baldo.
Asesoró:
Diseñadora de interiores Judith Babour / www.judithbabour.com.ar
De Stefano S.A. / www.destefano.com.ar
Baremes / www.baremes.com.ar
Metama SRL / www.metama.com.ar