Mochilas lindas y seguras

Publicada el día: 2 marzo, 2015

Es uno de los accesorios que se usa todo el año, no solo para ir al cole, sino también para campamentos y otras salidas. Qué debemos tener en cuenta para cuidar el estado de su espalda.



 

Los modelos de mochilas y morrales son cada vez más lindos, pero nos preocupa que los chicos que las llenan demasiado y terminan encorvados, porque su columna está soportando más peso del recomendable. Para ello, hay algo fundamental a tener en cuenta: no solo su contenido sino su correcto armado, además del modelo de mochila. El sobrepeso que puede ejercer una mochila mal colocada o con un peso incorrecto, puede generar desviaciones y alteraciones en las vertebras de la columna. Sumado a esto, “llevar un peso inadecuado por un tiempo prolongado, sumado a otros malos hábitos, pueden provocar escoliosis” advierte el Doctor en Quiropraxia Diego Mellino.

Tipos de mochilas

Mochilas de dos tiras. Es la más clásica y se usa desde el jardín hasta la universidad y también para la actividad deportiva y recreativa. En este caso, lo ideal es que siempre lleven puestas ambas tiras para mantener equilibrado el peso y evitar la tendencia a encorvarse. Además, el cuaderno o libros deben ir pegados a la espalda, ya que de ésta forma no se exige a la columna haciendo un esfuerzo indebido de ningún costado. A su vez, en el caso de los más pequeños que suelen llevar juguetes lo correcto sería que los juguetes los lleven en una valijita aparte para que no se pinchen la espalda, o quede más peso de un lado que del otro. Por otro lado, la mejor opción son aquellas mochilas que tienen tiras anchas ya que agarran mejor el hombro, que aquellas con tiras finas que pueden ejercer mayor presión.

Bandoleras. Hay de dos tipos: las cortas donde la mochila queda sobre la espalda y las largas donde la mochila queda a la altura de la cintura, en ambos casos lo ideal es que sean de tiras anchas. En cuanto al orden del material que se debe guardar lo aconsejable es que los objetos más pesados deben ir en forma vertical y bien cerca de la espalda o cintura, para que no se produzca un desequilibrio. Además si se debe llevar material extra, lo ideal es llevarlos en una bolsa o bolsito separado. Por último, el peso se deberá ir cambiando, es decir, se debe ir alternando el hombro sobre el que se lo va a llevar para no forzar siempre el mismo costado del cuerpo.

Mochilas con carrito. Es una de las opciones más recomendadas, ya que se libera a la columna de cargar su peso, y no requieren de mucho esfuerzo por parte del niño para su traslado. Igualmente, no es recomendable sobrecargarlas, y los materiales deben ir distribuidos como en el caso de las bandoleras para evitar desequilibrios que puedan generar un mal movimiento del brazo.

Maletines. Se trata de una renovación y modernización del clásico maletín o portafolio tradicional. En este caso es importante saber que el peso máximo que los chicos pueden cargar es equivalente al 10% de su peso corporal. Estos modelos suelen venir con correas opcionales que permiten que se transformen en una mochila de dos tiras o en bandoleras para facilitar su traslado. Al igual que en los modelos anteriores es aconsejable que el niño vaya alternando la mano con que lo lleva, el peso sea distribuido equilibradamente, los libros y cuadernos deben ir pegados a la parte trasera del maletín, y en caso de llevar material adicional el mismo deberá ir en una bolsa aparte.

 

Datos fundamentales

-El peso máximo que los niños pueden cargar es equivalente al 10% de su peso corporal, por ello al momento de armar la mochila controlar que dicho porcentaje no sea superado.
-Los objetos más pesados deben ir en forma vertical y bien cerca de la espalda.
-Ambos tirantes de la mochila deben colgarse de la espalda.

 

Más información: http://mujercountry.biz/2013/03/consejos-para-el-uso-de-mochilas-escolares/

Asesoró: La Clínica de la Columna / www.laclinicadelacolumna.com

 

Texto: Florencia Romeo.