Claves para manos perfectas

Publicada el día: 27 abril, 2015

Las uñas y las manos se han convertido en la carta de presentación de una mujer, así como lo son los ojos, la boca y el cutis. Por eso hay que cuidarlas como a lo más visible de nuestro look.



 

Las manos son la parte de nuestro cuerpo más expuesta a las inclemencias del tiempo y al envejecimiento de la piel. Por eso, para que luzcan perfectas hay que mantenerlas firmes y bien hidratadas. Las uñas realzan la belleza de las manos y aportan una nota de frescura si se las pinta con un esmalte color natural o de sofisticación si la elección es un sugestivo rojo o uno de los originales tonos tan de moda en este momento, como verde, turquesa, amarillo o violeta.

Consejos para manos impecables
* Usar un producto exfoliante, una vez a la semana, para eliminar la piel seca de las manos y una crema hidratante para suavizarlas, ya que el viento, el frío, y el calor las resecan y perjudican. Lo mejor es adoptar una que además tenga filtros UV. Quienes suelen ocuparse del jardín o al realizar tareas domésticas, deben ponerse guantes dobles de algodón para las plantas o de caucho si se trabaja con agua, ya sea lavando platos, verduras etc.
* Para flexibilizar los dedos, realizar este ejercicio de aflojamientotodas las veces que se pueda: cerrar la mano y apretar los dedos, imaginando que se tiene una pelotita en la palma; luego, relajarlos lentamente y estirarlos apuntando hacia delante. También realizar movimientos rotativos con las muñecas.
* Aparte de los cuidados domésticos, procurar una sesión de manicura semanal para proteger y mantener las uñas en forma.

¿Uñas quebradizas y opacas?
Como dijimos, los cambios climático afectan a las uñas y las resecan. También la mala alimentación o algunas enfermedades, pero eso amerita una consulta médica. Por de pronto, con un poco de aceite de oliva virgen se prepara un remedio casero muy útil y sencillo. Cortar círculos de algodón en cuatro triángulos y, en papel de aluminio, cuadrados de 10 cm de lado. Tomar un triángulo de algodón y mojarlo en un poco de aceite. Pasar por toda la uña pulgar, haciendo un masaje que produzca un poquito de calor. Dejar el algodón sobre la uña y envolver la punta del dedo con el papel de aluminio, haciendo una especie de bonete. Repetir la operación con cada una de las uñas. Dejar actuar el aceite sobre las uñas unos 15 minutos y retirar todos los bonetes. Se puede dejar el aceite en las manos como si fuera una crema o enjuagarse las manos con agua tibia si molesta la grasitud. Hacerlo dos o tres veces por semana. En unos 15 días ya se notará la mejoría pero antes se irán advirtiendo diferencias. Ojo: no usar esmalte mientras se hace el tratamiento.

Para tratar las cutículas
Sumergir los dedos en agua tibia previamente mezclada con una cucharada de aceite de oliva durante 10 minutos. Sacar las manos del agua y con un hisopo o un palillo de naranjo empujar suavemente la piel muerta hacia atrás. Aunque los especialistas recomiendan no cortarla, muchas personas insisten en cortar la cutícula. Lavar las manos sin usar jabón y secar bien con toalla. Esto retira todo residuo antes de aplicar el esmalte que, sino, no corre ni se adhiere bien.

Para las estrías desiguales sobre las uñas
Evitar los esmaltes nacarados o con efecto de rayas o facetas que resaltan las imperfecciones.

El esmalte de uñas (y el quitaesmalte también)
* Hay productos que los secan casi enseguida. Ideal para ansiosas que en cuanto terminan de pintarse ya están buscando algo en la cartera. Se coloca sobre las uñas recién pintadas.
* Para que el esmalte dure más, guardarlo en la heladera.
* No sacudir el frasco para obtener un contenido homogéneo. Alcanza con dar vuelta el frasco con la boca hacia abajo una sola vez, y luego hacerlo rodar suavemente entre las manos.
* Si se espesó, aligerar con un par de gotitas de quitaesmalte.
* Ahora hay unos frasquitos con esponja empapada en quitaesmalte, que facilita la operación. Se introduce el dedo, se gira un poco y la uña sale despintada.

Para elegir el color del esmalte
* El color de la piel es decisivo. Para las de piel blanca y fina, con venas visibles, mejor los tonos sobrios. Con una piel dorada o mate, se recomiendan colores cálidos.
* La línea blanca en la punta para las francesitas, ok. La medialuna blanca en la base de la uña, out. ¿Colores? Todos, absolutamente todos. Desde los clásicos rojos, rosa y fucsia hasta azul, celeste, verde, violeta, naranja, amarillo, negro… Lisos o con aplicaciones para hacer dibujos.
* Truquito fácil: con un palillo o un alfiler, dibujar pintitas de un color contrastante sobre las uñas ya pintadas.
* La combinación de uñas de manos y pies es clásica, pero hoy todo vale en materia de colores y tranquilamente se puede tener un tono en los pies y otro en las uñas de las manos.