Sierra de la Ventana, capital del aire puro

Publicada el día: 20 abril, 2015

Al sur de la provincia de Buenos, ahí donde la llanura pampeana empieza a cobrar altura, se encuentra esta ciudad, ideal para disfrutar del aire libre un fin de semana largo.



 

En plena llanura bonaerense, a 259 m.s.n.m., se encuentra Sierra de la Ventana, a 550 kilómetros al sur de la ciudad de Buenos Aires y a solo 120 de la populosa Bahía Blanca. Su nombre se debe al cerro con un destacable hueco en la cima. Toda la zona se conoce como Comarca Turística y además de esta ciudad, también la componen otras localidades que se pueden visitar, como Tornquist, Villa Ventana y Saldungaray, donde también se respira un aire puro y se puede disfrutar de la inmensidad de la pampa y el cielo despejado, eternamente azul.
Sierra de la Ventana está emplazada en el cauce del río Sauce Grande y del arroyo Grande. El sistema de Ventania conforma lo que se conoce como las sierras australes del sur bonaerense y ocupan casi 200 kilómetros de noroeste a sudoeste y son las más altas de la provincia. Los cerros más importantes son Cura Malal Chico, Cura Malal Grande, Napostá Grande, Cerro Ventana, Destierro Primero y el más alto de la provincia, Cerro Tres Picos, que tiene 1239 m.s.n.m.

 

Qué hacer
Sierra de la Ventana cuenta con diversas actividades que permiten disfrutar del aire libre a pleno. En sus alrededores y en los de las localidades vecinas se pueden realizar actividades deportivas, como rappel, mountain bike y cabalgatas. Los amantes de la pesca pueden darse el gusto en los diversos arroyos de la zona, como Sauce Grande y Negro, laguna Las Encadenadas y el Dique Paso Las Piedras. Incluso, en alguno de estos lugares se puede practicar la pesca con mosca de truchas arco iris. El clima es muy agradable, seco, y quienes visitan el lugar en invierno hasta pueden llegar a disfrutar de una ocasional nevada.
Sin lugar a dudas, uno de los mayores atractivos de la zona es el Parque Provincia Ernesto Tornquist, una reserva natural de más de 6000 hectáreas, ubicado al pie del cerro Ventana. Se destaca por la variedad de ambientes y la convivencia de flora y fauna diversa, con necesidades y adaptaciones variadas, lo que lo convierte en un ejemplo de biodiversidad. Ahí se pueden visitar múltiples lugares, por ejemplo:

* Si se dispone de movilidad, se puede hacer un faldeo por las sierras y luego seguir a pie, para llegar a la reserva natural donde están las Cuevas del Toro y las pinturas rupestres.
* En la ladera occidental del Cerro Ventana se encuentran unos piletones naturales, a los que se acceden a pie, tas dos horas de caminata, por el mismo camino que asciende al hueco del Cerro.
* El ascenso al Cerro Bahía Blanca lleva unas tres horas de caminata, pero vale la pena, porque desde la cima hay una hermosa vista del Abra de la Ventana y de las sierras de los alrededores.
* El sur de la provincia de Buenos Aires también tiene su Garganta del Diablo, una serie de cascadas y piletas con grandes caídas de agua encajonadas entre las paredes de roca de más de 10 metros de altura. Es una excursión que se hace con guía, no se puede hacer por cuenta propia, pero vale la pena las horas de caminata para acceder al lugar.
* La otra opción es Garganta olvidada, otra atractiva caída de agua en la ladera del cerro Ventana y solo lleva una hora de caminata.
* Desde la cima del Cerro Ceferino se tiene una magnífica vista panorámica de toda Sierra de la Ventana.

El Parque Tornquist también cuenta con un interesante vivero forestal y el Jardín botánico Pillahuincó.
Sobre las márgenes del río Sauce Grande se encuentran varios balnearios, como Los tres álamos, Los angelitos, La hoya y El dique.

 

Cómo llegar
Desde la ciudad de Buenos Aires se llega por RN 3 hasta Azul y tomar la RN 226, hasta el final. Tomar la RP 72, que llega hasta Sierra de la Ventana. Desde Bahía Blanca, tomar la RP 51 hasta el Paraje Frapal, donde se sigue por la RP 72 hasta el centro de la ciudad.

 

Texto: Florencia Romeo.