El arte siempre suma

Publicada el día: 11 enero, 2016

Desde siempre el arte y la arquitectura estuvieron relacionados. En ocasiones, la fusión entre ambas disciplinas en un espacio es tal que resulta difícil establecer definiciones. Lo cierto es que incluir una obra de arte en un espacio de la casa aportará un plus de estilo y personalizará la ambientación.



 

En las muestras de diseño y decoración que marcan tendencia es notoria, desde unos años a esta parte, la mayor participación que tienen el arte y los artistas en las propuestas de los interioristas y arquitectos. Casa FOA, Estilo Pilar y Casa Portal (Córdoba) conformaron escenarios donde el arte se amalgamó con el diseño de interiores y demostraron que basta un pequeño detalle para marcar la diferencia.

¿Cómo incluir una obra de arte en la arquitectura? Para el artista y fotógrafo Pedro Roth en la actualidad las obras de arte son concebidas en tres dimensiones y pensadas para un espacio determinado. “En el Renacimiento, el arte y la arquitectura no estaban separados, los artistas trabajaban para un sitio en particular y creaban todo un ambiente, asumiendo el rol de un arquitecto. Luego, en el Romanticismo posterior a la Revolución Francesa los burgueses pasaron a ser los “sponsors” de los artistas. Las obras dejaron de ser pertenecer a un sitio en particular y eran móviles, es decir, objetos que se los burgueses podían llevar a sus casas”, resumió Roth en una charla que brindó en Casa FOA.

Para el artista, ahora se ha vuelto a una concepción renacentista del espacio, donde el creador interviene la totalidad del espacio como una obra tridimensional. “En los espacios de FOA pude ver que están muy bien incluidas las obras de arte”, opinó Roth. Y acotó: “Es un tipo de arte que no surgió del malhumor de nadie, no es un arte que protesta o que hace planteos, pero representa el 50% de la producción argentina. Yo pude ver “Sin pan y sin trabajo”, de Antonio Berni en el comedor de Costantini y les aseguro que queda bien. Cuando es arte, pesa la calidad y debe estar en el living de la gente”.

En ese sentido, el artista expresó que sería bueno que nos podamos reconocer en el arte que incorporamos a nuestra casa: “En Brasil o en México los burgueses compran arte de protesta por millones y se sienten reflejados en él, algo que no es fácil”, señaló. A la vez que invitó a apoyar a los creadores que recién se inician: “Les puedo asegurar que las obras de artistas jóvenes cuestan lo mismo que un afiche en el Metropolitan de Nueva York, ¡pero son obras originales!”.

El mercado del arte en nuestro país es muy chico y es lo que hace difícil para los artistas vivir de eso. Según Roth, se considera que un artista es profesional cuando ha realizado más de cinco muestras en una década. Hay 60.000 en Argentina, para un mercado que mueve 100 millones de dólares por año.

 

ARTE APLICADO
En cualquier ambiente de la casa hay una historia para contar con el lenguaje del arte. La clave es encontrar la forma de expresión que mejor la identifica y establecer algún tipo de relación entre ellos. Pintura moderna, esculturas y objetos, fotografías en formato gigante, textiles, papeles decorados y hasta graffitis.

 

Texto: Arq. Paula Baldo.