Popcakes, dulces y divertidos

Publicada el día: 5 enero, 2016

Son protagonistas de mesas dulces y candy bar en todo tipo de festejos, en especial infantiles, pero también de adultos. Además, son muy fáciles e ideales para hacer con los chicos en las tardes de verano.



 

 

Seguro que los vieron en muchos cumpleaños y fiestas. También llamados cakepops, los popcakes son unas bolitas de masa de torta desmigada y queso crema o chocolate, bañada en chocolate y sostenida con un palito de chupetín. Son simples, fáciles y rápidos y admiten una amplísima variedad de sabores y terminaciones, según las habilidades de quien las prepara.
Hay una receta básica, que luego puede adaptarse de múltiples maneras, por ejemplo, para adaptar el color a la deco de la fiesta.

 

CAKEPOPS DE VAINILLA
Ingredientes
(para 20 unidades)

Para la masa:
200 g de manteca
200 g de azúcar
4 huevos
Esencia de vainilla
200 g de harina leudante
Para la ganache de chocolate blanco:
200 g de chocolate blanco
100 cc de crema de leche
Para el armado:
Chocolate cobertura, cantidad necesaria
Palitos para chupetín

Preparación
Colocar la manteca a temperatura ambiente en un bol junto con el azúcar. Batir con la batidora eléctrica hasta obtener una crema. Agregar los huevos y la esencia de vainilla. Seguir batiendo hasta integrar. Añadir la harina con un tamiz, para evitar que se formen grumos en la masa. Seguir trabajando con la batidora eléctrica. Disponer la masa en un molde enmantecado. Precalentar el horno y cocinar a temperatura moderada (180 oC) por 25 minutos. Retirar y dejar enfriar. Desmoldar y disponer la masa en un bol para desmenuzar con las manos. Aparte, para preparar la ganache, calentar la crema y cuando llegue a hervir, retirar y verter en un bol, sobre el chocolate blanco cortado en trocitos. Esperar que se derrita, mezclar con cuchara de madera y dejar que entibie. Mezclar las migas de masa con la ganache de chocolate blanco hasta obtener una masa moldeable. Formar bolitas con las manos y colocarlas en un plato. Reservar en la heladera por unos minutos. En un bol, colocar el chocolate cobertura y derretir a baño María. Retirar del calor y revolver con una espátula. Retirar las bolitas de la heladera. Tomar un poco de chocolate derretido con una punta de los palitos para chupetín y pincharlos dentro de las bolitas de masa fría. Acomodar sobre un plato. A continuación, sumergir los cakepops, uno por uno, en el chocolate derretido y escurrir. Dejar secar sobre una base de telgopor o en frascos llenos de azúcar.

 

VARIEDADES DE SABOR
* La masa puede prepararse o comprar un budín o un bizcochuelo ya listos.
* Los sabores de la masa se varían a gusto. Algunas opciones: vainilla, chocolate, naranja, limón y coco.
* La masa se forma con la miga y ganache de chocolate blanco o queso crema tipo Philadelphia. Debe quedar de una consistencia que permita armar las bolitas.
* Los popcakes se bañan con chocolate, en cualquiera de sus variedades: con leche, semiamargo, amargo o blanco.
* El chocolate blanco se puede teñir del color deseado con un par de gotitas de colorante comestible: así es posible tener popcakes de color celeste, lila, rosa o verde, pero siempre con gusto a chocolate.

 

FORMAS Y DECORACIÓN, A GUSTO
Las opciones para decorar son infinitas. Estas son solo algunas de las opciones:
- Grana de colores.
- Fruta seca molida.
- Figuras de mazapán o de cualquier pasta comestible para decorar tortas.
- Cereales molidos.
- Coco rallado.
- Bolitas de chocolate o confites de galleta, bañados en chocolate.
- Colocar glasé de colores en pequeñas mangas descartables y trazar hilos sobre la bolita bañada.
- La bolita se puede aplastar, para darle forma de chupetín. Luego se baña y decora como cualquier popcake.
- Uno de los popcakes más populares son los mini helados: la bolita no lleva palito, sino que se coloca sobre un pequeño cucurucho.
- Combinando bolitas de masa se pueden armar figuras, como ositos, gatos o pingüinos. En esos casos, la bolita del cuerpo se hace un poco más grande que la de la cabeza y el chocolate para bañar se tiñe del color que haga falta.

 

Texto: Florencia Romeo.