Cómo se descubre “el color del año”

Publicada el día: 1 marzo, 2016

Grupos de expertos en seguimiento de tendencias en el ámbito de la arquitectura, el diseño y la gráfica, realizan investigaciones con base científica para identificar los tonos que mejor captan el espíritu del momento.



 

Los estudiosos de las tendencias de todo el mundo y de varias ramas del diseño como arquitectura, textiles, diseño de productos, gráfica e investigación, debaten sobre lo que ellos creen que serán los principales desarrollos en los próximos años, en base a tendencias mundiales sociales y de diseño que ellos mismos identifican. “Ese proceso nos permite designar una serie de tendencias con una idea predominante que capta el sentir del momento, y luego consideramos cómo esto influirá en el consumidor”, explica Heleen Van Gent, Directora Creativa del Centro de Estética Mundial de Akzo Nobel, uno de los fabricantes de pintura más importantes del mundo.
A partir de esa información, cada año los expertos del Centro de Estética ofrecen un atractivo catálogo que presenta el resultado de esas investigaciones. “El contenido de ‘Colour Futures’ puede ser usado para atraer e inspirar a nuestros clientes y consumidores. Nuestras imágenes comunican las últimas tendencias y son ejemplificadoras en cuanto al uso de pintura en diseño de interiores y arquitectura”, señala Van Gent. Y agrega: “Este año, nos encontramos en una encrucijada singular en el tiempo. Estamos en un punto muy interesante en el que podemos ver la ventaja tanto de la tradición como también de la innovación moderna”. Según la experta, la importancia de sopesar opiniones y perspectivas opuestas nunca fue más fuerte que ahora: “Las técnicas digitales y modernas están aquí para quedarse pero buscamos inspiración en el pasado para poder diseñar el futuro”, reflexiona.

La dualidad es la tendencia predominante para el 2016, y los especialistas la definen como “mirar hacia ambos lados”. Los expertos la explican con ejemplo: vivimos en áreas urbanas superpobladas en las que por la noche nos falta oscuridad, pero las investigaciones demuestran que necesitamos la oscuridad. De igual modo, la tecnología ahora forma una parte tan importante de nuestras vidas que disfrutamos de un libro impreso o de lápiz y papel.

Entonces, los opuestos aparecen en las cuatro tendencias definidas para 2016: Legado y futuro, Palabras e imágenes, Oscuro y claro y Las estructuras y el dejar fluir. De estas propuestas se define también un color del año, que en este caso corresponde al Oro Monárquico. “Al identificar un color que se conectara con la tendencia general de mirar hacia ambos lados, observamos que todas las tendencias clave para 2016 tenían un elemento dorado en ellas”, aclara Van Gent.

De una amplia paleta de amarillos, los especialistas seleccionaron el que mejor represente la influencia dorada de las tendencias en color del año, lo que resulta un tono casi ocre que sigue siendo lo suficientemente brillante como para atraer la atención, al tiempo que también se refiere sutilmente al pasado y al color de la tierra.

El dorado es un color y un material recurrente en ferias de diseño y en la gráfica, al igual que en la arquitectura, la moda, la belleza y la decoración de interiores. “Creemos que esta es una evolución y una transición natural del naranja cobrizo, que fue el color del año en 2015”, concluye la experta.

 

TODAS LAS TENDENCIAS DEL AÑO

Legado y futuro. El lema sería “Debes conocer tu pasado para diseñar tu futuro”. Las marcas mundiales actuales valoran mucho el hecho de explorar y presentar su historia pasada. En la feria del diseño de Milán, por ejemplo, muchas de las compañías mostraban sus trayectorias junto a sus futuros productos. ¿Por qué? Porque sus legados les confieren una autenticidad y credibilidad a prueba de falsificación. Al mirar hacia ambos lados, se pueden inspirar en el pasado para mostrar las bases de su identidad y ganar confianza para sus próximos pasos. Las referencias a lo antiguo pueden contrastarse con la actualidad, o fortalecerla, y hay una sensación de que al apreciar nuestra historia, tanto como personas como compañía, generamos valor, tomamos forma y nos preparamos para diseñar el futuro. Llevando esto a una paleta de colores, los rojos que reflejan nuestro rico legado, pero también con un toque de brillante contemporaneidad que apunta al futuro.

Palabras e imágenes. Vivimos en una época de saturación visual en la que cada uno de nuestros momentos es registrado y publicado en las redes sociales mientras que a las palabras se las restringe y acorta en las redes sociales. Cada vez más nos comunicamos solo a través de imágenes. Por ende, las palabras ahora tienen un poder renovado, sobre todo si se las usa en el contexto correcto. En China, el arte de la tradición oral ha vuelto a estar de moda y comenzamos a ver clubes y sociedades también dedicados a ello en el mundo occidental. La tendencia a las palabras también puede verse en el uso de letras en el diseño de interiores y en la arquitectura, pero más que tener palabras e imágenes contrapuestas, lo que tenemos ahora es unas completando a las otras. La paleta de colores correspondiente usa el azul de la tinta y el gris del grafito en contraste con tonos familiarizados con los teléfonos inteligentes y los filtros de las redes sociales.

Oscuro y claro. Una de las principales tendencias para 2016 es la importancia de la oscuridad. La introducción de “La hora de la Tierra”, en que millones de personas de todo el mundo apagan sus luces el mismo día, ha puesto de manifiesto cuánto nos afecta la contaminación lumínica a todos. Las investigaciones han demostrado la importancia de un sueño reparador sin la influencia perturbadora de la luz. De la misma forma que necesitamos de la oscuridad para ver las estrellas más claramente en un cielo nocturno, los pintores holandeses del siglo XVII mostraron cómo con sus técnicas capturaban el lustre y cómo el juego de luces quedaba mejor plasmado en la tela en contraste con los tonos oscuros. Muchos de los colores de esta paleta se mezclan sin fisuras, rememorando los tonos del atardecer y del amanecer durante la ‘hora dorada’.

Las estructuras y el dejar fluir. La libertad solo puede entenderse dentro del contexto de una estructura. En otras palabras, no podemos romper el molde sin antes tener uno. Cada vez más vemos el atractivo derivado de salir de las estructuras para poder encontrarnos a nosotros mismos en el mundo moderno. Los empleados oficinistas van a bailes por la mañana, antes de ir a trabajar. Las agencias digitales organizan clubes para tejer, valorando la oportunidad para producir algo físico y tangible. El uso de formas orgánicas en el diseño de productos es otro caso en el que se deja que la imaginación aflore, sin sentirnos atados a estructuras o limitados por ellas. Por ende, los colores de esta paleta son vívidos y traviesos, pero se encuentran fijados dentro de una estructura de blanco y negro.

 

 

Texto: Arq. Paula Baldo.
Información y fotos: Del libro ” Tendencias de color 2016″, de Alba.