Costa Rica, el ecoparaíso del planeta

Publicada el día: 29 mayo, 2016

Lleva el sello de sustentabilidad. Ubicada en América Central, entre Panamá y Nicaragua, esta república atesora el 5% de la diversidad del planeta y casi todo su territorio son áreas protegidas. ¿Vamos?



 

Costa Rica tiene un pequeño territorio cuyo ancho entre el océano Pácífico y el Mar Caribe, en el Atlántico, es de apenas 322 km.  Y en sus 51 mil kilómetros cuadrados, el viajero puede encontrar sol y playa, selva, deltas, volcanes, cascadas, cataratas, aventura, naturaleza y cultura, con la posibilidad de desplazarse desde el Caribe hasta el Pacífico en apenas 3 horas de vehículo o 45 minutos de avión.

Sus siete provincias -San José, Alajuela, Cartago, Heredia, Guanacaste, Puntarenas y Limón-, ofrecen un atractivo destino turístico de posibilidades casi ilimitadas, cuyo paisaje está resguardado por una importante organización de parque nacionales y reservas.  San José es la más poblada del país. Ubicada en el Valle Central, se extiende hacia el noreste, atravesando las impresionantes montañas de la Cordillera Central, que incluyen parques nacionales, reservas forestales y tierras fértiles donde abundan las plantaciones de café.

Allí se ubica la capital del país, del mismo nombre, en una extensa planicie custodiada por majestuosos volcanes y verdes cerros que confirman la riqueza natural. Fundada en la primera mitad del siglo XVIII,  es hoy una ciudad cuya arquitectura es diversa, como lo es la gente que transita por sus calles. En el sector norte se pueden encontrar las muestras más refinadas del urbanismo de principios del siglo pasado. Entre los sitios más representativos de la ciudad, se destaca el Teatro Nacional, casa histórica de los mejores artistas nacionales y extranjeros inaugurado en 1897, y también el Museo Nacional, el Paseo Gastronómico La Luz, el Museo Calderón, el Museo Nacional para Niños, el Mercado Central y el Museo de Arte de Costa Rica.

Desde San José, los visitantes pueden acceder a decenas de tours de un día a los sitios naturales más admirables dentro y fuera del Valle Central, y a una gran cantidad de deportes de aventura y actividades de exploración.

Limón o la región del Caribe

La ciudad de Limón es el punto de acceso y recibe cruceros con turistas. El casco antiguo de la ciudad tiene las características de un centro histórico y actualmente está en un proceso de renovación urbano.

La carretera que desde San José lleva a Limón, cruza el majestuoso Parque Nacional Braulio Carrillo, un ejemplo de biodiversidad donde habita gran cantidad de flora y fauna y donde todo está pensado para no alterar el medio ambiente. En este punto comienza una travesía hacia las tierras bajas del Caribe, atravesando una zona de volcanes. Poco a poco, se experimenta un cambio significativo en la temperatura y el paisaje.

La provincia de Limón se extiende desde el río San Juan hasta el río Sixaola en la frontera con Panamá. Toda la zona  es un verdadero paraíso natural, formado por una combinación de cerradas junglas, imponentes montañas y paradisíacas playas. Limón posee el más alto porcentaje de tierras protegidas en Costa Rica, con una extensa variedad de flora y fauna. Su vegetación es exuberante, así como las culturas que convergen en toda la provincia, que turísticamente se divide en Caribe Norte y Caribe Sur.

Caribe Norte

En esta zona se hallan las islas Calero y Brava, ubicadas en la zona del extremo norte del área caribeña y forman parte del Refugio Nacional de Fauna Silvestre Barra del Colorado.

Toda la costa del Caribe Norte y en el sector de playa marítima es un área de gran oleaje no apta para baños de  mar, pero sí para el avistaje de fauna en los canales fluviales paralelos a la playa, pescar  y contemplar el mar. De todos modos, quizás, la región más exuberante de Limón es el Parque Nacional de Tortuguero, al norte. Una vasta extensión de tierra protegida y el lugar más importante en la costa atlántica del continente americano para el desove de la tortuga verde, entre abril y agosto, y tres especies más de tortugas marinas: la tortuga baula, de febrero a julio: la tortuga carey, de abril a octubre y la tortuga caguama, de abril a mayo.  Asimismo, el cerro Tortuguero con sus 119 metros de altitud es la única elevación existente en todo este sector costero y, por ello, desde su cima se disfruta una panorámica inigualable.

En este sector fluvial de Caribe Norte se encuentra el río Pacuaré de gran exuberancia tropical, y que es de renombre mundial entre los aficionados o expertos al rafting. Es considerado por muchos como uno de los ríos más bellos del mundo.

Cinco kilómetros  al norte de la ciudad de Limón se encuentra playa Bonita, con un fácil acceso. Posee fuerte oleaje, ideal para los amantes del surf. Está rodeada por frondosa vegetación tropical. Debido a su paisaje y cercanía con la ciudad de Limón es el sitio preferido por sus residentes y por los turistas para disfrutar del mar. En esta playa se suelen realizar diferentes tipos de actividades como conciertos y torneos de surf.

Caribe Sur

Esta zona, al sur de la ciudad de Limón, posee una mezcla única en el país de playa, recurso natural y cultura afrocaribeña en las localidades de Cahuita, Puerto Viejo y Gandoca-Manzanillo, donde también descollan la gastronomía y la música. Se puede disfrutar de arrecifes coralinos, playas de arenas multicolores (desde negras, amarillas y grises), vegetación costera y bosques de altura media. Aquí, las playas caribeñas van variando en paisaje y están respaldadas por la belleza del Parque Nacional Cahuita, que protege una importante extensión de arrecife coralino. Las tranquilas aguas en este sitio, son un punto a favor para los amantes del snorkeling. Asimismo, hacia el sur se halla la famosa  “ola Salsa Brava”, en el lugar llamado Punta Pirripli que es uno de los mejores lugares en toda la costa caribeña para surfear. En este sitio se organizan torneos de ese deporte a nivel internacional.

Pacífico

Guanacaste y Puntarenas son dos provincias que abarcan la zona de Costa Rica que da al Pacífico.  Guanacaste comprende la costa pacífica de Costa Rica desde el límite con Nicaragua hasta la desembocadura del Río Bongo, en la península de Nicoya. Existe en este territorio un significativo número de áreas protegidas que incluyen ecosistemas acuáticos, terrestres, montañosos y costeros, en cuyos territorios la vida se desarrolla con exuberancia. Es un área con mucho turismo internacional y hoteles de alta gama.

A lo largo  del litoral se ubican numerosas playas de arena blanca bañadas por el agua azul intenso del Océano Pacífico. El pacífico central se extiende desde la ciudad de Puntarenas hasta la desembocadura del río Barú, en el sector conocido como Dominical de Osa. En la costa hay hermosas playas, muchas a apenas 2 horas de San José y en cuanto a las áreas silvestres, hay parques nacionales, refugios y reservas biológicas. En esta costa también se puede acceder a los Manglares de Damas, zona de estuarios en la Isla de Damas. Aquí se pueden hacer tours para conocer la fauna que incluye monos carablancas, perezosos, iguanas verdes, cocodrilos, caimanes, boas, mapaches comedores de cangrejos y el oso hormiguero sedoso, así como los cangrejos y numerosas especies de aves. Y otro de los atractivos, son los puentes sobre las copas de los árboles (Rainmaker), ubicados en una reserva privada llamada Fila Chonta.

En el Pacífico Sur se encuentra la ciudad de Pérez Zeledón que es la puerta de entrada a las cataratas del Nauyaca y se trata de un área ideal para disfrutar de deportes acuáticos, playa y la observación de ballenas y delfines, caminatas, surfing y buceo. Hacia el sur se suma la playa a los bosques tropicales en playa Dominicalito y Punta Dominical,  y un poco más al sur, se encuentran playa Hermosa y su vecina Uvita, una de las más bellas del Pacífico Sur que posee esteros y manglares. Cerca, se puede acceder a Isla Ballena. Estas aguas son frecuentadas por las ballenas jorobadas en los meses de agosto a octubre y de diciembre a abril de cada año.

Más al Sur, se puede llegar al Parque Nacional de Corcovado utilizando la vía del río Sierpe y en el recorrido se observan muchas especies de aves, mamíferos y reptiles. Las playas y los bosques verdes siguen hacia el sur y se destaca en este trayecto la comunidad de Golfito, ubicada dentro de un área protegida. En una pequeña ensenada en el Golfo Dulce, se asienta la ciudad en una larga franja donde resalta el estilo arquitectónico de las casas de la antigua Compañía Bananera. Imposible no visitar en esta zona las esferas grises de piedra, piezas arqueológicas que son únicas en el mundo.

El Valle Central

Estas llanuras se ubican en varias provincias: San José, en Alajuela y en Cartago, entre otras. Todo el Valle cuenta con servicios turísticos de calidad.

La provincia de San José posee la ciudad de San Isidro del General, ubicada a 702 m. de altitud, principal acceso a la zona sur del país, y es el punto de partida para sitios de gran interés turístico como San Gerardo de Rivas y Dominical.  En San Gerardo de Rivas hay aguas termales en un área montañosa con hermosos paisajes. En esta zona se puede navegar por el caudaloso río El General, que nace en la laguna San Juan que se encuentra en el Parque Nacional Chirripó y desemboca en el Pacífico, con el nombre de río Grande de Térraba, que es el más largo (196 km) y uno de los más caudalosos de Costa Rica.  Estas llanuras cuentan con varias áreas protegidas, lagos, lagunas, volcanes, ríos y cataratas, una zona que es santuario para aves acuáticas, reptiles, mamíferos y el prehistórico pez Gaspar.

Alajuela es una de las provincias más extensas, y su territorio se extiende hacia el norte, hasta limitar con Nicaragua. Los visitantes tienen a su disposición dos de los volcanes activos más impresionantes del país. Uno es el volcán Arenal, en actividad desde 1968 y su encanto se acentúa cada noche, cuando se pueden apreciar el colorido de sus erupciones y los ríos de lava. Muchos hoteles ofrecen vistas a su espectáculo nocturno.

Hacia el centro del mapa de Costa Rica, es posible encontrarse con el Embalse del Arenal, que Alajuela comparte con la provincia de Guanacaste. Es un lago artificial de 87,8 km2 de superficie, ubicado a 546 msnm., el que se puede recorrer en grandes lanchas para paseos turísticos, pesca o sky acuático o windsurfing. Cerca está la laguna de Cote o Coter, a 680 msnm con un diámetro aproximado de 1 km. Se cree que la laguna se trata de un cráter por sus características geológicas. En las cercanías del Volcán Arenal se encuentra el Río Tabacón con aguas termales, que combaten el estrés. Al sureste del Volcán Arenal, se ubica el Volcán Chato, de 1140 msnm, y tiene un cráter de 550 m de diámetro con una imponente laguna bordeada por vegetación exuberante. Y a 5,5 km del pueblo Fortuna, cercano también al volcán Arenal, se encuentra la catarata del mismo nombre, que cae desde 70 m de altura.

Cartago incluye La Vieja Metrópoli, que fue la capital de Costa Rica hasta 1823. Es una provincia pequeña pero muy importante por su arte colonial. Quizás, el mejor ejemplo es el templo de Orosi, que data de 1743. Es esta una tierra de tradición y religiosidad. Hacia el norte se encuentra el Monumento Nacional de Guayabo, ubicado en las afueras de la ciudad de Turrialba y sitio del volcán Irazú, un esplendoroso gigante que aún se encuentra activo y cuyos cinco cráteres atraen a miles de turistas anualmente.

Costa Rica es un país pequeño, pero inmenso porque a cada paso guarda una sorpresa. Un lugar para visitar, sin duda, más de una vez, y disfrutar siempre, en un marco absoluto de sustentabilidad, donde todo es cuidado para que mantenga su equilibrio ecológico y su belleza natural.

 

Texto: Silvia Fittipaldi.