8 claves para viajar de shopping a Chile

Publicada el día: 10 junio, 2016

Santiago de Chile es una ciudad moderna y atractiva con mucho por conocer. Pero además, hoy es el nuevo destino de compras para los argentinos. Consejos para hacer las mejores compras en la capital vecina.



 

Santiago se ha transformado en una de las ciudades “top” en oportunidades de negocios a nivel internacional y ha cimentado una imagen de tranquilidad, limpieza y calidad de vida bien valorada por los visitantes. Tu mejor opción como viajero sigue siendo caminar por sus calles y descubrir una metrópolis que renueva cada vez más sus espacios.

En el centro de Santiago se desarrolla la mayor parte de la vida cívica del país, ahí está La Moneda (el palacio de gobierno), la Plaza de Armas y los edificios del poder judicial y ejecutivo. Con sus variados museos y paseos peatonales, el centro es un espectáculo en sí mismo. Barrios como ProvidenciaBellavistaLas Condes o Vitacura mezclan comercio, gastronomía y una agitada vida nocturna que termina pasadas las 05:00 de la mañana.

Pese a todo el cemento propio de una metrópolis, en Santiago encontrás espacios verdes de real valía: el Parque Metropolitano, conocido como “cerro San Cristóbal” es visible desde gran parte de la ciudad y podés subir hasta su cumbre caminando, en bicicleta o auto y, también, en un antiguo pero reformado ascensor (llamado “funicular”).

Y no hay que perderse el paseo por los viñedos que han quedado en medio de la ciudad y que ofrecen degustaciones de los mejores vinos chilenos. O internarte hacia la Cordillera de Los Andes hacia el pueblo de Pirque o por el cajón del río Maipo, para encontrarte con la naturaleza, probar comida típica, comprar unos souvenirs o alojar en las orillas del río.

Pero una de las mayores virtudes de Santiago es que estarás a menos de 60 km de los centros de ski y muy cerca del puerto de Valparaíso (poco más de 1 hora), Viña del Mar y otros centros de veraneo a orillas del Pacífico. La nieve y el mar a tu alcance.

1 – ¿Cómo viajar? La mejor manera de llegar a Santiago es en avión –salvo desde las provincias cordilleranas centrales que tienen fácil acceso en auto- ya que hay vuelos directos desde las principales capitales muy baratos y los límites de compra cuando se pasa por la Aduana aeroportuaria son del doble que por tierra.

2 – Hospedaje: todo depende del estilo de viaje que cada uno quiera armar y de la cantidad de días que prevea permanecer. Hay muy buenas promociones de aéreos con hotel pensadas para este tipo de viaje. Pero si son varias personas y van por al menos tres días, es recomendable alquilar un departamento. También hay hostels y hospedajes más baratos que los hoteles para quienes viajan solos: se recomiendan los barrios cercanos a los cerros Santa Lucía y San Cristóbal, y la zona de RQ City Center.

3 – Transporte: Santiago tiene un tendido de subtes muy moderno y de gran extensión, por lo que cuanto antes te familiarices con él, más fácil va a resultarte la estadía en la ciudad y ahorrarás mucho tiempo y dinero. Tanto para el subte como para los colectivos se necesita la tarjeta Bip!

4 – Shoppings: los malls o shopping centers son los lugares que nuclean a quienes van de compras a Chile, ya que reúnen una gran variedad de rubros y marcas y simplifican la organización. El más grande y concurrido es el Mall Costanera Center, al que se accede en subte y tiene absolutamente de todo, también grandes marcas. Estación Central y Patronato son dos centros de compras alternativos, en los que se consiguen  muy buenas ofertas y una variedad diferente.

5 – Circuitos alternativos: como cualquier capital, Santiago tiene tantas posibilidades de hacer compras como calles y barrios, pero sin duda uno de los lugares que merece un paseo es Las Tarrias, un barrio tan hermoso como bohemio, donde se nuclean los artistas y en el que hay muchas galerías, ferias, librerías y bares. Los amantes de las artesanías tienen una cita en el Barrio Italia.

6 – ¿Qué comprar? Todo el rubro de electrónica es lo más buscado, ya que los precios son realmente mucho más bajos que los de la Argentina. Además, es muy común que haya grandes y buenas rebajas a lo largo de todo el año: se pueden conseguir televisores, computadoras y celulares de última generación a mitad de precio en cualquier tienda y hasta en los supermercados. Otro de los rubros más tentadores es el de indumentaria: ropa deportiva, urbana y elegante, todo se puede conseguir. Las marcas internacionales de alta costura tiene precios similares a los del resto del mundo, pero hay tiendas que no hay en la Argentina como H&M, Forever21, Carter’s, etc. Por último, las tiendas chilenas Fallabela son enormes y tienen excelentes precios: ¡no te olvides la tarjeta CMR de acá!

7 – ¿Cómo pagar? En Chile no es común que se hagan descuentos por el pago en efectivo, con lo cual lo mejor y más cómodo es pagar con tarjeta de débito -además, así se garantiza el cambio con el dólar en ese momento- Si no, la tarjeta de crédito también es una buena opción. No conviene cambiar pesos argentinos allá. En caso de querer llevar dinero, es mejor llevarlo en dólares.

8 – ¿Cuánto se puede comprar? Si viajás en avión, los adultos pueden traer hasta U$S 300 libres de impuestos y los menores de 16 años, U$S 150. Estas cifras bajan a la mitad si el viaje es por tierra. El excedente debe abonar un 50% en impuestos: por ejemplo, si se gastan U$S 500, se deben pagar U$S 100 de impuestos (es decir, la mitad del excedente). El Free Shop no está dentro de estos límites.

Más información: www.chile.travel