En el aire, entre peces o sobre un árbol, los restaurantes más insólitos del mundo

Publicada el día: 30 julio, 2016

Cenar puede ser también una experiencia fascinante y adrenalínica. En esta nota te contamos cuáles son los restaurantes más extraños del mundo.



 

1. Ithaa, Islas Maldivas
En pleno Oceáno Índico, cerca de las Islas Maldivas, hay un restaurante súper exclusivo para 14 personas. Se llama Ithaa, que significa perla en Dhivehi, y es un restaurante submarino recubierto de cristal acrílico situado a 5 metros bajo el nivel del mar en el Conrad Maldives Resort & Spa en Rangalifinolhu, Maldivas. Su tamaño es de 5 metros de ancho por 9 de largo y la entrada está formada por una escalera espiral. Si bien hasta allí llegó el tsunami que siguió al terremoto del Océano Índico de 2004, alcanzó hasta 0,3 metros por debajo de la entrada a la escalera, por lo que no se produjo ningún daño al restaurante. Está dentro de un hotel y su particularidad es que la gente come en un túnel bajo el mar y puede desde su mesa elegir el pez que desea comer.

Más información: Conrad Maldives Rangali Island Resort

 

2. The Redwoods Treehouse, Nueva Zelanda.
Es un restaurante situado en Nueva Zelanda, cuya peculiaridad reside en que se ubica en lo alto de una secuoya. Se trata de un establecimiento surgido de una campaña ecológica que desarrolló Yellow Pages (Páginas Amarillas) en 2008 con el objetivo era promocionar el reciclaje de papel y, para ello, los arquitectos Peter Eising y Lucy Gauntlett, del estudio PEL (Pacific Environments Architects Ltd.), diseñaron una estructura inspirada en las casas de chicos colgadas de las ramas de los árboles. Estaba en un secuoya del pueblo de Warkworth, al norte de Auckland, a unos 10 metros del suelo y sostenida por tirantes de acero.

Cuatro meses después, terminada la campaña, se decidió reciclar como un restaurante para 32 comensales. El menú combina cosas sencillas como canapés variados con platos más elaborados, así como con una buena carta de vinos nacionales. Para llegar, hay que cruzar 60 metros de una pasarela elevada de madera que serpentea entre los árboles del bosque y se accede a los salones, husiformes y con largos listones de pino y álamo para imitar los nidos de las aves

Más información: The Redwoods Treehouse

 

3. The Rock, Tanzania
Ubicado en la localidad de Zanzibar, en Tanzania, África del Este, es un restaurante tan original en su unicación que sólo se puede acceder a él en alguna embarcación cuando la marea esta alta: es que The Rock está construido encima de una roca que está rodeada completamente por agua y que se ve afectado por el movimiento natural del mar. Además, su locación en el mar de la playa Michanvi Ringue Beach, es paradisíaca: el agua cristalina y turquesa que lo rodea hace que la sensación de comer allí sea única. Su especialidad es, claro, la comida de mar: pescados de todo tipo con influencia de la gastronomía local, lo mismo que la decoración, simple y autóctona, que invitan a disfrutar de la naturaleza que lo rodea.

Más indormación: The Rock Restaurant

 

4. Dinner in the sky, Bélgica.
En busca de nuevas experiencias adrenalínicas, la idea nació en Bélgica hace ya unos años: una plataforma que se eleva con una grúa a 50 metros de altura y con capacidad para 30 personas se convierte en un restaurante súper exclusivo. Claro, es que no hay manera de que nadie vaya a interrumpir esa comida y menos aun que alguien pueda escuchar la conversación. Utilizado para todo tipo de eventos, es contraindicado para personas con vértigo. Si bien su lugar de nacimiento es Bruselas, donde las vistas son impresionantes, la iniciativa ya está en 12 ciudades del mundo.

Más información: Dinner in the sky

 

5. Vampire Café, Japón.
Japón es junto a Taiwan, uno de los países que más restaurantes temáticos tienen. Entre los más extraños está el Vampire Café, inspirado en Drácula y en todo el imaginario que circula alrededor del legendario personaje. Apto sólo para los amantes del terror, el lugar tiene todo decorado de manera oscura y sangrienta: ataúdes, calabazas de Halloween, velas, cruces y un mobiliario exclusivamente en rojo y negro. El menú es también tematizado, como sus cócteles, y el personal vestido para la ocasión. ¡Sólo para personas no impresionables!