Tali Wasserman: “Revalorizo el carácter ancestral de la joya”

Publicada el día: 14 octubre, 2016

Como joyera y como docente, su trabajo busca devolverle el espíritu a este arte y desprenderlo de la mera idea del adorno. En el marco de la misma la 1º Bienal de Joyería Contemporánea Latinoamericana, mostrará sus piezas y las de su taller.




 

“Revalorizando el carácter ancestral de la joya nos desprendemos de la mera idea de adorno y construimos joyas con espíritu, joyas con relato. Latinoamérica es la mirada de treinta joyeros diferentes sobre un mismo tema, es la posibilidad de descubrir diversidad en todo lo que hacemos y nutrirnos de ella”, dice la joyera argentina Tali Wasserman, invitada de la 1º Bienal de Joyería Contemporánea Latinoamericana organizada por Joyeros Argentinos. Allí mostrará el trabajo propio y el de su taller, donde todos desarrollaron piezas de joyería inspiradas en un mismo tema: Latinoamérica. “Tengo la joya como lenguaje, entrelazados el lori lori y la madrecita para rendir culto al vínculo primario, al cuenco que contiene. Soy mujer latinoamericana, soy Latinoamérica”, se presenta.
Nació en Buenos Aires en 1976 y se enamoró de los metales a los 13, en la escuela secundaria Fernando Fader, un colegio industrial con orientación artística de la Ciudad de Buenos Aires. Luego, comenzó su formación como joyera en la Escuela Municipal De La Joya, donde cursó  las carreras de joyería y engarce. “Tuve la suerte de aprender lapidación de piedras semi preciosas con el Maestro Mario Zárate, quien además de transmitirme todos sus conocimientos, me transmitió el amor por las piedras”. A los 19 fui aprendiz del prestigioso engarzador Richard Ordenanz y trabajó como engarzadora varios años para la firma Terra Veneta, y luego de una beca en la Universidad De Artes Betzalel, en Jerusalén, de regreso en la Argentina inició su marca propia de joyas, mientras siguió formándose con diversos joyeros, en la Escuela De Diseño y Producción de joyas de María Medici, en laca japonesa aplicada a la joyería con la joyera Francine Schloeth.

-¿Cuál es el concepto detrás de tus creaciones?

-Hago joyas funcionales, cómodas, con buena terminación, pero que además tienen espíritu. Como el anillo Palo de lluvia que cuando lo movés tiene el sonido del agua. Trabajo principalmente con plata 925, me gusta su color y sus posibilidades para trabajarlo. Y piedras naturales, que le aportan energía al metal.

-¿Cómo es el proceso creativo?

-No siempre trabajo de la misma forma, tengo épocas de elegir un tema, y otras en donde me meto con el material directo. A veces dibujo; otras, agarro una chapa sin saber adónde voy y, al final, descubro el origen inconsciente de inspiración. La música, el cine, el amor, un bosque… Todo puede movilizarme a generar una colección.

-¿Cómo fue el proceso de crear una marca propia? -Lleva tiempo encontrar una identidad, desarrollar una colección, reconocerse en las joyas. Ese día, cuando te ves en ellas, tenés marca propia.  

-¿Qué es lo más difícil de recorrer un camino independiente y hacer de una pasión un modo de vida y un trabajo? -No tener horarios, a cualquier hora puede surgir una idea o un llamado de un cliente o un posible alumno consultando por las clases… Es difícil cortar. Así todo, no cambiaría por nada del mundo mi trabajo, levantarme y saber que lo que me espera es llevar a mi hijo al cole en bici y luego meterme en mi taller, es insuperable. Tanto mi marca, Tali Wasserman, como mi espacio de enseñanza, Estudio Joya, me motivan día a día y sacan lo mejor de mí.
 
-¿Qué te aporta la docencia y el trabajo con otros? -Hace más de diez años doy clases en mi taller, actividad que me genera mucho placer y en dónde aprendo cosas nuevas todos los días. Tengo 36 alumnos y acabo de fundar Estudio Joya junto a Melisa Nicolau. Estudio joya es un espacio de enseñanza donde además de tenerme como directora se le da lugar a otras disciplinas dentro del oficio y se suman miradas de nuevos docentes.  

-¿Qué más podés contarnos sobre tu participación en la Bienal? -Latinoamérica es el nombre de la muestra pero también la idea rectora en la que todos se inspiraron. Además de los alumnos invitamos a tres joyeras consagradas: Paulina Jaschan de Chile (editora de la revista Orfebre, Organizadora del concurso nacional de joyería contemporánea), Francine Schloeth de Suiza (especializada en la técnica de Laca japonesa) y María Pía Panzica de Argentina (Diseñadora industrial).

 
Más sobre la 1º Bienal de Joyería Contemporánea Latinoamericana en Buenos Aires
Dónde: Centro Cultural Rector Ricardo Rojas – UBA – Corrientes 2038 – CABA
Cuándo: Del 29 de octubre al 28 de noviembre. De 10 a 22.
Joyeras invitadas: María Pía Panzica, Francine Schloeth y Paulina Jaschan.

 

Texto: Ana Césari