6 juegos para hacer con los chicos en la pileta

Publicada el día: 26 noviembre, 2016

Llega la época de calor y los chicos quieren estar todo el tiempo en el agua. Para que se diviertan jugando, acá van algunas propuestas para diferentes edades.



 

¿MUCHOS CHICOS? PROBÁ ESTA CARRERA
A partir de 7 años, que sepan nadar. Ideal para una fiesta de cumpleaños. Con dos chicos es suficiente, pero cuantos más sean, más divertido y con hinchada. Necesitás dos pelotas de playa, de las inflables. Hay que armar dos equipos.
El juego consiste en llevar la pelota de un extremo de la piscina al otro ¡sin usar las manos! Deberán nadar y empujar la pelota con la nariz. Es una carrera, así que compiten de a dos por equipo y el primero que llega, gana. Los demás tienen que esperar fuera de la pileta haciendo cola. Gana el primero que llegue. Si son muchos, pueden armarse dos colas, una a cada lado de la pileta,  y cuando llega uno sale el otro. Así gana un equipo.

PING PONG DE JUGUETES
Para chicos de todas las edades. Se necesita una red y diferentes objetos y juguetes flotantes o no, pero que no sean muy rígidos ni pesados. Cuantos más sean, más divertido va a ser.
Colocar la red –puede ser una soga también o algo que quede por encima del agua- dividiendo la pileta en dos partes iguales y armar dos equipos. Dividir los juguetes a cada lado –si no hay juguetes pueden ser bombitas de agua a medio llenar, para que floten-. Debe haber la misma cantidad de cada lado. Ubicados los juguetes y los chicos, hay que establecer un tiempo de juego: dos minutos, tres, cuatro. A la cuenta de tres empieza ¡la batalla! Cada equipo debe intentar sacar los objetos o juguetes de su lado y pasarlos al otro. Cuando suene el silbato o el grito del final, el que tenga menos, será el ganador.

UNA MANCHA MUY PARTICULAR
Para chicos de todas las edades y para jugar en familia. Sólo se necesita un globo. ¡O más si querés hacerlo más divertido todavía! Lo que hace falta son al menos seis u ocho personas.
Inflar un globo y tirarlo en la pileta. Todos los participantes deben hacer una ronda alrededor del globo. El juego consiste en evitar que el globo los toque sin soltarse nunca de las manos. Pueden mover el cuerpo para hacer olas  e intentar que el globo vaya hacia los demás. Pueden soplarlo también. Si alguien es tocado por el globo, queda eliminado y la ronda se achica. Así hasta que queden dos.

CUIDADO CON EL COCODRILO
¡Sólo se necesitan chicos y una pileta mediana a grande! Es ideal para chicos de entre 7 y 11 años, que sepan nadar y bucear.
Por sorteo hay que decidir quién es el cocodrilo. A quien le toque, debe ponerse en medio de la pileta de espaldas al resto, que estarán todos apostados de pie, dentro del agua, contra una de las paredes de la pileta. Cada uno de ellos debe elegir el nombre de un pez que lo identifique. Entonces el “cocodrilo”, sin darse vuelta, va a elegir un nombre y ese deberá cruzar la piscina buceando sin que el cocodrilo lo detecte. El cocodrilo tiene prohibido darse vuelta y debe intuir por dónde viene el pez. Una vez que el pez cruza la mitad de la pileta y entra en su zona de visión, el cocodrilo puede ir tras de él e intentar “cazarlo” –con tocarlo basta- antes de que llegue a la otra pared. El pez cazado será el nuevo cocodrilo.

GLOBOS ¡PARA QUE TODOS SE DIVIERTAN!
Ideal para los más chiquitos -entre 2 y 5, aunque todos pueden participar-, que están empezando a ganar seguridad en el agua. Para jugar entre todos, chicos y grandes. Sólo se necesitan globos.
Inflar varios globos y tirarlos en la pileta. Conviene no inflarlos demasiado. El juego consiste en que cada uno debe intentar hundirlos y esconder la mayor cantidad de globos bajo su cuerpo. ¡Y mantenerlos sin que salgan a flote algunos segundos! Pueden jugar todos al mismo tiempo o de a uno y se puede usar un cronómetro para ver quién tiene más tiempo más globos.

PARA LOS QUE AUN NO SABEN NADAR
Para los más chiquitos, de entre dos y tres años. Sólo se necesita una pileta de chicos, de las inflables, una freezer para hacer cubitos, colorante comestible y vasos.
Este juego permite a los chicos divertirse y desarrollarse ya que empiezan a jugar con los colores y también a motivar la motricidad fina. Lo único que hace falta es colocar el día anterior una cubetera o varias en el freezer: lo ideal es conseguir dos o tres colorantes comestibles y colocar una gotita en cada cubito o preparar el agua de un color y rellenar las cubeteras. Se tiran los hielos en la pileta y a cada niño se le da un vaso plástico para que los “pesque”. Si ya están en una edad para reconocer los colores y tenés varios colorantes, el juego puede organizarse asignándole a cada chico un color

 

IMPORTANTE: Todos los juegos deben realizarse bajo supervisión de un adulto, sin importar la edad de los menores.