Recetas pavas: cosas ricas y simples para el mate

Publicada el día: 12 noviembre, 2016

Un libro de recetas de la periodista y editora Ana D’Onofrio con propuestas muy originales y poco vistas, de recetas prestadas, heredadas y propias, híper probadas y testeadas, para disfrutar la ceremonia más argentina: el mate.



 

SOBRECITOS DE MANZANA
(rinde 8 sobrecitos)

Ingredientes
16 tapas para pastelitos
30 g de manteca en pedacitos
3 manzanas Granny Smith
45 g de azúcar rubia
1 cda. de té de canela molida
1 pedacito para raspar de chaucha de vainilla
1 cda. sopera de jugo de limón
20 g de harina de almendras
1 huevo para batir
2 cdas. soperas de azúcar para espolvorear

Preparación

Colocá en un bowl las manzanas cortadas en cubos pequeños, la manteca, el azúcar rubia, la canela, los pedacitos de vainilla y el jugo de limón. Revolvé y colocá en una fuente para horno. Horneá a 200°C por unos 20’, removiendo de vez en cuando. Las manzanas deben ablandarse, pero sin perder firmeza ni forma. Sacá, poné en un bowl y agregá la harina de almendras. Combiná todo y dejá enfriar. Poné una tapa de pastelito sobre un papel manteca, en el medio una cucharada de la mezcla de manzanas, pincelá los bordes con huevo batido y cerrá con otra tapa. Sellá los cuatro bordes con los dientes de un tenedor. Pintá con huevo y espolvoreá con azúcar antes de llevar al horno.

 

SCONES CON LEMON CURD

Ingredientes
1 kilo de harina leudante
200 gramos de manteca fría
1 cucharadita de sal
Ralladura de dos limones
Leche fría, c/n
4 cdas. soperas de azúcar
Manteca extra para pincelar

Para el lemon curd
130 cc de jugo de limón
100 gr de manteca
250 gr de azúcar impalpable
3 huevos

Preparación
Precalentar el horno a 180° y forrar una placa de cocción con papel manteca enmantecado o humedecido con rocío vegetal. Poner un cuarto litro de leche en un jarro y agregar una cucharada de jugo de limón. Reservar. Colar la harina y mezclar con el  azúcar, la sal y la ralladura de limón. Volcarla en una fuente de gran boca para poder trabajar bien con las manos. Cortar la manteca en pedacitos y arenar. Unir la masa lentamente, añadiendo la leche agria de a poco hasta formar una masa grumosa. Estirar sobre mesada enharinada hasta dejarla de1 centímetro de espesor. Doblarla sobre sí misma y cortar los scones con un cortapasta (unos 4 o 5 centímetros de diámetro). Llevar al horno en la rejilla del medio por 15 minutos. Pincelar con manteca apenas sacados del horno para que queden tiernos.

Lemon  curd
Exprimir los limones, rallar sus cáscaras y mezclarlos en un bol. Añadir el azúcar y la manteca en pedacitos. Llevar a baño María a fuego suave hasta que todo esté disuelto. Dejar que enfríe. Batir ligeramente los huevos, pasarlos por un colador y unir la preparación anterior. Volver sobre fuego suave, revolviendo sin cesar hasta que la mezcla espese, cuidando que no hierva. La crema estará lista cuando comience a humear y el surco no se junte al pasar el dedo por la cuchara de madera. Envasarla en frascos bien esterilizados.

 

ROSQUITAS DE ANÍS

Ingredientes
250 gramos de Harina 0000
3 huevos
100 gramos de azúcar
90 cc de aceite de oliva suave
1 sobrecito de levadura seca
1 cucharada de té de anís en grano molido
2 copitas de licor de anís

Preparación:
Batir los huevos con el azúcar hasta blanquear; en ese momento agregar el aceite, el licor de anís y el anís en polvo. Integrar todo muy bien. Añadir el harina con la levadura y comenzar a amasar sobre la mesada. Si se pega demasiado en las manos, añadir algo de harina, con prudencia. Nuevamente se debe lograr una masa lisa, suave y flexible, de modo que hay que amasar bastante, sea a mano o con la máquina. Estirr la masa con el palote hasta obtener medio centímetro de espesor. Cortar redondeles con una cintura de 10 cm de diámetro y hacer el agujero del medio con una tapita de botella (de 1,8 cm de diámetro, más o menos).

TIPS

Versión al horno: colocar las rosquitas separadas en una placa de horno enmantecada y cocinarlas a 190° por 10 minutos. Dejar enfriar sobre una rejilla.

Coberturas: hay varias opciones. Una de ellas es derretir unos 120 gramos de chocolate a baño María y verterlo sobre algunas de las rosquillas. Dejar enfriar en la heladera. Otra es hacer un glaseado con una taza de azúcar impalpable y dos o tres cucharadas soperas de agua tibia. Hay que batir bien y bañarlas sobre una rejilla. La tercera variante es sumergir las rosquitas en almíbar.